Home
>
Sabueso
>
Te Explico
>
¿Comparten ideales? Sandra Cuevas se viste de naranja, pero sus posturas se oponen a las de MC
¿Comparten ideales? Sandra Cuevas se viste de naranja, pero sus posturas se oponen a las de MC
FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM
5 minutos de lectura
¿Comparten ideales? Sandra Cuevas se viste de naranja, pero sus posturas se oponen a las de MC
Aunque Sandra Cuevas se une al equipo naranja, sus posturas difieren a las que plantea Movimiento Ciudadano en su plataforma electoral.
24 de febrero, 2024
Por: Regina López Puerta
@admanimal 

La alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, sacudió al partido naranja al registrarse como candidata al senado con esa fuerza política, en fórmula con Alejandra Barrales en la Ciudad de México. 

Esto causó descontento entre algunos integrantes de Movimiento Ciudadano –como Patricia Mercado quién decidió dejar la coordinación de la campaña de Máynez–, y su dirigente Dante Delgado intentó calmar las dudas de los militantes diciendo que ella “comparte” los ideales de ese partido.

“Ella misma es de las candidaturas más jóvenes que llevamos”, dijo.

Pero las acciones de gobierno de Cuevas en la alcaldía Cuauhtémoc y sus relaciones con grupos de ultraderecha demuestran que sus políticas no se alinean con las de Movimiento Ciudadano. 

El Sabueso revisó la plataforma electoral del partido, y encontró que la alcaldesa difiere en temas de seguridad, arte y cultura.

Seguridad y militarización

En más de una ocasión Sandra Cuevas se ha vuelto viral por mostrar su predilección hacia la cultura policiaca y militar. Recorre las calles de su alcaldía portando un uniforme de policía, ha subido videos disparando un arma de fuego, presumió un vehículo RZR todoterreno con un costo de más de 600 mil pesos, e invitó a la escolta militar a la inauguración de su organización política.

Cuevas ha sido denunciada por activistas de derechos humanos de promover la violencia policiaca en su gobierno, específicamente con el Operativo Diamante, en el que ella participa de manera activa con el cuerpo de policías.

Este proyecto, que algunos defensores de derechos humanos han calificado de un intento de limpieza social, fue implementado por Cuevas con la intención de promover la “paz y orden”. Debido a esto, ordenó el desalojo de comerciantes de las calles, y cesar con prácticas comunitarias como música y bailes populares.

La activista Victoria Samano, fundadora de la organización Lleca- Escuchando la Calle, declaró que  “Con el Operativo Diamante hemos visto que se han intensificado estas acciones [de violencia] contra poblaciones”.

Estas acciones contrastan con lo que Movimiento Ciudadano plantea como parte de su proyecto de gobierno, en su plataforma electoral. En la sección de seguridad, alertan sobre la creciente militarización del país y la violencia policial, por lo que aseguran que es necesario lo siguiente:

“Evitar enfoques reactivos que no solo vulneran los derechos humanos, sino que también fracasan en la prevención y reducción del crimen a largo plazo” y “garantizar el goce pleno de los derechos humanos”.

Además, denuncian que “el Estado mexicano no solo ha sido impotente para detener los agravios que se cometen por los grupos criminales, sino prepotente en el uso de sus policías, sus fiscalías y sus fuerzas armadas”.

Por lo tanto, declaran que impulsarán una certificación para todos los cuerpos policiales del país, para que tengan una enfoque de derechos humanos y perspectiva de género, y que además regularán la interacción entre el personal de seguridad y la ciudadanía.

Arte y el operativo diamante

Con el Operativo Diamante, Cuevas ha obligado a retirar el arte urbano que representa la cultura mexicana moderna de las calles de Cuauhtémoc. 

Los rótulos que decoraban taquerías, tortillerías, restaurantes de comida tradicional, y otros negocios, fueron sancionados por el gobierno de la alcaldesa, por lo que vecinos y dueños de los locales denunciaron. La política de Cuevas consiste en pintar los rótulos y sustituirlos con el logotipo de la alcaldía, eliminando esta forma de expresión urbana.

Por el contrario, Movimiento Ciudadano asegura que en su proyecto “respaldará las condiciones necesarias para la creación y la divulgación de las artes y para proteger y ampliar los espacios donde nace y se multiplica, sin imponer ninguna agenda y ninguna dirección política”.

Además de los rótulos, la alcaldesa también prohibió a sonideros y a los habitantes de realizar bailes y tocar música en la vía pública. Por la violencia ejercida contra los Sonideros de Santa María de la Ribera, se vio obligada a suspender funcionarios, pero aseguró que eso no la detendría y el Operativo seguría en pie

Mientras que la idea del partido naranja es impulsar “los estímulos a la creación artística en todas las disciplinas, danza, cine, música, teatro, pintura, escultura”, y mejorar las condiciones de la comunidad artística por la aportación valiosa que hacen a la sociedad.

Asociación con grupos de ultraderecha

La postura naranja sobre género, aborto y educación sexual es estar a favor de los derechos de la mujer y la libertad de elección.

Declaran que sus gobiernos “garantizarán servicios de salud para el acceso seguro a la interrupción legal del embarazo, así como las políticas para el acceso al derecho a decidir y al libre desarrollo de la personalidad.”

Además expresan la necesidad de integrar contenidos con perspectiva de género en el sistema educativo y que desarrollarán “contenidos académicos para la prevención de la violencia, el lenguaje incluyente, y la salud sexual y reproductiva, con perspectiva de género y enfoque de derechos humanos”.

Aunque Cuevas no se ha manifestado abiertamente a favor o en contra de esto -El Sabueso buscó a su equipo para pedir su postura pero se negaron a declarar una–, sí se ha asociado con organizaciones de ultraderecha.

La alcaldesa presumió en sus redes sociales su gira por Estados Unidos, donde se reunió con grupos como la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC) y la familia ultraconservadora Schlapp.

Matt Schlapp preside la American Conservative Union y su esposa Mercedes trabajó con Donald Trump y George W. Bush; son conocidos por posicionarse en contra de los derechos LGBT y apoyar la construcción del muro con México. Por otro lado CPAC mantiene paneles y promueve el discurso anti aborto en sus cumbres anuales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image
Cómo funciona el sistema de salud de Colombia que Petro no logra reformar (y cómo se diferencia de otros países de América Latina)
7 minutos de lectura
Cómo funciona el sistema de salud de Colombia que Petro no logra reformar (y cómo se diferencia de otros países de América Latina)

El funcionamiento del sistema de salud en Colombia ha sido tema de debate durante meses por un proyecto de reforma de Gustavo Petro que se archivó esta semana en el Congreso.

05 de abril, 2024
Por: BBC News Mundo
0

El gobierno izquierdista de Gustavo Petro en Colombia vive una de sus semanas más convulsas. Según señalan varios analistas políticos y medios nacionales, este miércoles sufrió “su mayor derrota política” desde que está en la presidencia.

La reforma de la salud, una de las mayores apuestas de su programa, fue archivada en el Congreso tras 14 meses de debate político y público.

La reforma contenía varios puntos destacados, pero ninguno causó tanta división como la propuesta de transformar el rol de las llamadas Entidades Promotoras de Salud (EPS), unas cuestionadas aseguradoras público-privadas que compiten entre sí y median entre el paciente y el servicio de salud.

“Petro considera que estas entidades reciben recursos públicos que capturan para sí mismas y que no son necesarias”, le dice a BBC Mundo Johnattan García Ruiz, investigador de sistemas de salud globales en la Universidad de Harvard en Estados Unidos.

Tras el revés legislativo, a la administración de Petro le quedan dos vías: apelar o presentar una alternativa cuando ya corre el ecuador de su mandato y el tiempo se agota.

Mientras, en un movimiento que críticos y opositores interpretan como una prueba de fuerza frente al hundimiento de su reforma original, el gobierno “intervino forzosamente” dos de las EPS más grandes del país por “problemas de financiación” y por “poner en riesgo” los servicios a los usuarios.

Aunque la Superintendencia Nacional de Salud asegura que estas medidas pretenden “salvar el sistema” y no implican “cierre de servicios ni despido de trabajadores”, generan incertidumbre y despiertan una serie de cuestionamientos sobre el sistema de salud colombiano que en BBC Mundo intentamos responder.

1. ¿Cómo funciona el sistema de salud en Colombia?

Centro Médico EPS, Sanitas, en Bogotá.
Getty Images
La EPS Sanitas, con 5,7 millones de afiliados, fue una de las intervenidas esta semana por la administración de Petro.

Ramón Abel Castaño Yepes, médico de la Universidad CES en Medellín, define el sistema de salud colombiano, vigente desde 1993, como “un modelo de competencia gestionada”.

García Ruiz explica el funcionamiento del modelo actual desde tres aristas: financiación, gestión y prestación de servicios.

En financiación, en Colombia hay una entidad, la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES), que recauda recursos de impuestos y subsidios.

Cada persona con empleo formal contribuye con impuestos obligatorios de su salario. Los otros ciudadanos están cubiertos por un régimen subsidiado de fondos de contribuyentes y del Estado.

Para febrero de 2024, 23 millones de personas estaban afiliadas al régimen contributivo frente a 26,5 millones acogidas al subsidiado. En total, hay 51,7 millones afiliados, según el Ministerio de Salud.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) dice que en Colombia hay 52,3 millones de habitantes. Es decir, que el sistema sanitario tiene una cobertura del 98,46%.

Presidente de Colombia, Gustavo Petro.
Getty Images
Analistas políticos y medios nacionales consideran el hundimiento de la reforma a la salud de Petro como su “mayor derrota política” hasta la fecha.

En la parte de la gestión entran las controvertidas EPS, cuyo protagonismo divide a gobierno y oposición.

“El ADRES entrega a las EPS un monto per cápita por cada afiliado que tenga”, le explica Castaño Yepes a BBC Mundo.

A las EPS se suman las llamadas cajas de compensación, adscritas a grandes empresas, y los regímenes exceptuados, sistemas alternativos para las Fuerzas Armadas, las universidades y la petrolera estatal, entre otros.

Las EPS contratan a una red de prestadores, hospitales públicos o privados, y a través de estos ofrecen los servicios sanitarios.

Por ejemplo, si una persona necesita del sistema de salud, acude a su EPS, solicita sus necesidades y, buscando en su red propia o de otros prestadores, la EPS autoriza el acceso a los servicios, como recoger un medicamento en la farmacia o acudir a una cita médica.

Ningún colombiano paga directamente a la EPS y, desde que nace, automáticamente tiene un número de identidad y debe estar incluido dentro del sistema de salud.

2. ¿Qué hay de los seguros privados?

“En general, nuestro sistema de salud funciona como lo acabamos de explicar, pero también hay seguros privados que ofrecen servicios como en otros países”, advierte García Ruiz.

En el caso colombiano, estima el especialista, al menos un 8% de la población paga un seguro privado.

Pese a ello, este seguro sería adicional a lo que ya se obtiene a través del Estado.

“Uno, en teoría, no puede renunciar a su afiliación con la EPS aunque tenga seguro privado. Si uno tiene empleo, el empleador, por ley, tomará parte de ese salario y lo enviará al Estado”, explica García Ruiz.

En resumen, conviven los dos sistemas y no son excluyentes.

3. ¿Es necesario reformar este sistema?

Protestas contra la reforma de la salud de Petro en febrero de 2023.
Getty Images
La reforma de la salud de Petro generó protestas en contra organizadas por la oposición.

A grandes rasgos, los expertos consultados por BBC Mundo consideran que el sistema sí necesita una transformación más allá de posiciones políticas.

Aunque también opinan que la propuesta de Petro no garantiza de por sí la solución a varios de los desafíos de la sanidad colombiana.

En este país con altos índices de desigualdad y graves problemas de acceso a la salud, sería necesario invertir en desarrollo en zonas marginadas.

Una de la preguntas de quienes cuestionan el sistema es para qué contar con las EPS si el Estado puede contratar directamente a los prestadores.

Durante muchos años, estas entidades también han sido criticadas por problemas de acceso, como demoras en citas médicas por meses, o por personas que necesitaban medicamentos o procedimientos no cubiertos por el sistema.

Las EPS, además, acumulan deudas con los prestadores, “por lo que Petro argumenta que estas entidades son ineficientes y que esas deudas acaban quebrando hospitales y clínicas”, explica García Ruiz.

“Petro también dice que estas entidades han apremiado más las zonas urbanas que las rurales, lo que ha provocado amplias brechas en infraestructura y servicios”, continúa el experto.

Indígenas tikuna durante la pandemia de coronavirus en Leticia, departamento de Amazonas.
Getty Images
Más allá de la gestión de las EPS, la salud en Colombia tiene otros graves problemas de fondo como el difícil acceso de muchas comunidades, como las indígenas o afrocolombianas del Pacífico.

García Ruiz considera que las EPS, independientemente de las críticas de Petro, atraviesan una situación financiera crítica, con problemas de flujo de recursos que derivan en problemas de atención porque las prestadoras de servicios no quieren tener más deudas.

“Este sistema, en general, gasta más de lo que recauda y eso no es sostenible”, añade Castaño Yepes.

Como crítica a la reforma de Petro, dice que ésta no enfrentaba la necesidad de “priorizar y tomar decisiones sobre la finitud de recursos y promete un espejismo irrealizable de que todas las personas tendrán acceso sin límites a todos los servicios de alta complejidad”.

Para Andrés Vecino, del Centro de Innovación Digital de la Salud de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos, debe crearse un sistema diferencial de atención para zonas rurales y mejorar cómo se provee en las áreas urbanas.

“La reforma de Petro planteaba un sistema único y no diferencial, y eso un problema claro que tiene el sistema de salud actual que quiere cambiar”, argumenta para BBC Mundo.

4. ¿Cómo se compara este sistema con el de otros países en América Latina?

Castaño Yepes, también máster en gestión política en salud en Harvard, dice que ningún sistema en la región tiene un modelo propiamente dicho de competencia gestionada como el de Colombia.

En Chile, por ejemplo, el servicio está compuesto por un sistema mixto de atención integrado por el seguro público, el Fondo Nacional de Salud (FONASA), y otro privado denominado Instituciones de Salud Previsional (ISAPRE), según recoge la web de la Superintendencia de Salud chilena.

A diferencia que en Colombia, en Chile no es posible estar afiliado a los dos sistemas. En la práctica, la afiliación al ISAPRE está reservada a los altos ingresos.

En Brasil y Costa Rica, otros ejemplos, prima un sistema público, “aunque el de Costa Rica es más prevalente y en Brasil hasta un 25% de personas opta por un sistema suplementario voluntario, privado, para complementar la cobertura”, explica Castaño Yepes.

En México, al igual que en otros países centroamericanos y otros de Sudamérica como Bolivia, Paraguay, Perú o Ecuador, “hay un sistema de seguros sociales que responde por las personas del sector formal que pagan impuestos de sus salarios”, agrega el experto.

En paralelo, complementa, coexiste un sistema público financiado por los ministerios de Salud que financian hospitales públicos para atender a personas de bajos recursos y en informalidad.

Un sistema interesante es el de República Dominicana, que recientemente adoptó uno parecido al colombiano, con aseguradores que compiten entre sí y que reciben montos distribuidos por un fondo grande.

Sin embargo, a diferencia de Colombia, éste solo funciona para el sector formal de la economía.

“El sector informal o de bajos recursos está en un esquema de subsidios directamente manejado por el gobierno”, dice Castaño Yepes.

Línea gris.
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...