Home
>
Analisis
>
Invitades
>
Francia esquiva la bala (por ahora)
Blog invitado
Blog invitado
Espacio de análisis, blogueo y... Continuar Leyendo
5 minutos de lectura

Francia esquiva la bala (por ahora)

Si Francia logró esquivar por poco un gobierno de extrema derecha este domingo, solo un cambio radical en sus políticas recientes podrá desactivar una bomba de tiempo que puede estallar en 2027, año en que los franceses renovarán a su presidente.
09 de julio, 2024
Por: Víctor Hugo Ramírez García

Los libros de historia en todo el mundo nos enseñan que fue la Revolución francesa la que marcó un hito en Occidente defendiendo el famoso eslogan de “libertad, igualdad, fraternidad”. ¿Cómo es que un partido con una historia de discursos racistas, segregacionistas y nacionalistas logró ganar tanto las elecciones europeas del 9 de junio de 2024, como la primera vuelta de las elecciones legislativas del 30 de junio de 2024, de la nación que se considera ella misma como un modelo de universalismo? Esta pregunta inundó los diarios del mundo la mañana del 10 de junio de este año, al conocer los resultados que colocaron al partido tradicional de extrema derecha (Agrupación Nacional) en primer lugar con un 31 % del voto.

A pesar de estas victorias de la extrema derecha, y contra todo pronóstico de las encuestas locales, la coalición de izquierdas (El Nuevo Frente Popular) ganó la segunda vuelta legislativa en Francia este domingo 7 de julio 2024 al colocarse como primera fuerza política en la Asamblea Nacional francesa (su Cámara de Diputados), seguida de la formación de Emmanuel Macron y de la extrema derecha en tercer lugar. El caso francés es solo un ejemplo de lo que está pasando a nivel geopolítico en el continente europeo: Alemania, Austria, España, entre otros países, viven un aumento espectacular de la fuerza política (no solo electoral) de la extrema derecha, y en países como Italia es la fuerza política que gobierna desde 2022.

El avance electoral del partido Agrupación Nacional (RN) en Francia no se logró de la noche a la mañana en 2024, ha tenido un incremento gradual elección tras elección, mismo que se intensificó en los últimos doce años: tan solo en elecciones legislativas sus votos se triplicaron entre 2012 y 2024, pasando de 3 millones a 9 millones; en cuanto a elecciones presidenciales, Marine Le Pen (líder del partido) obtuvo más de 6 millones de votos en la primera vuelta de 2012, aumentó a 7 millones en la primera vuelta de 2017 y logró más de 10 millones en la segunda vuelta frente a Emmanuel Macron. Pero su nivel más alto (hasta ahora) fue la segunda vuelta de 2022, cuando obtiene más de 13 millones de votos de los 48 millones de franceses habilitados para votar.

La sorpresa de muchos analistas ha sido mayor cuando se desentrañan las características sociodemográficas del voto, pues las cifras constatan un cambio radical en varios perfiles de la población que votaban tradicionalmente a partidos de izquierda o centro y que votan cada vez más a la extrema derecha. Tal es el caso de las clases populares o de nivel socioeconómico bajo: empleados u obreros (cuyo voto pasó de 33 % a 57 % por este partido). La extrema derecha ha logrado además atraer el voto de jubilados (quienes tradicionalmente votaban por las formaciones de derecha) y de las clases superiores.

Varios factores explican este contexto. El llamado “voto de castigo” al gobierno de Emmanuel Macron es uno de estos factores. Desde hace años Macron ha hecho todo lo que la extrema derecha quería: gobernar por decreto sin consenso e imponiendo reformas mayoritariamente impopulares (reforma al sistema de pensiones); desdeñar la oposición popular como ignorante, reforzando su imagen de líder tecnócrata alejado de la gente; centrar el debate y la agenda pública en los temas favoritos de la extrema derecha (inmigración, poder adquisitivo, regulación tecnocrática), y por último, construir como “enemigo” nacional a la izquierda.

La descomposición del sistema de partidos, característica que comparten muchos estados en todo el mundo actualmente, colapsó el nivel del voto de los partidos tradicionales en las últimas elecciones, lo que causó que éstos comenzaran a buscar el voto del electorado de los partidos de extrema derecha y de extrema izquierda. Esto ha causado a su vez la polarización de la política y de la sociedad misma. La llamada “crisis de representación” del sistema político no es sino el reflejo de una sociedad compleja que ya no se reconoce en formaciones políticas surgidas en la posguerra del siglo pasado.

A esto se suma la derechización predominante del debate público y del ambiente político desde hace años en varias sociedades europeas: la inmigración aparecía como uno de los primeros temas de mayor preocupación antes de las elecciones europeas, aunque los datos desmientan esta percepción. El surgimiento en Francia de un segundo partido de extrema derecha (Reconquista), aún más extremista en su programa, coloca a la extrema derecha tradicional como moderada en comparación.

La victoria de la izquierda sorprendió entonces este domingo 7 de julio a todo el mundo. No obstante, la extrema derecha logró duplicar el número de sus diputados en la asamblea, por lo tanto su derrota es solo relativa. Ya que ninguna de las tres formaciones logró la mayoría absoluta (289 diputados) necesaria para formar gobierno, varios escenarios inéditos se esperan para Francia: 1) un gobierno de coalición entre partidos de ideologías diferentes e incluso contradictorias (situación nunca conocida en Francia); 2) alianzas ad hoc según los temas de la agenda política (situación extremadamente volátil que derivaría en un Estado ingobernable; 3) el nombramiento de un gobierno de “expertos” nombrados por el presidente (tecnócratas encargados de sobrellevar las funciones del gobierno); o 4) la parálisis política, consecuencia del fracaso de alguna (o todas) de las opciones anteriores.

La izquierda tiene en sus manos una responsabilidad única. El aumento al salario mínimo, la derogación de la reforma a las pensiones macronista o la indexación de precios para contener la inflación son solo algunas de sus promesas de campaña. Ante un escenario nunca antes visto, Macron pidió a su primer ministro saliente conservar su puesto “mientras tanto”, ya que ante los resultados de las elecciones es él quien debe nombrar un primer ministro perteneciente a la fuerza política más votada, es decir, la izquierda. Si Francia logró esquivar por poco un gobierno de extrema derecha este domingo, solo un cambio radical en sus políticas recientes podrá desactivar una bomba de tiempo que puede estallar en 2027, año en que los franceses renovarán a su presidente. Y esta vez será muy difícil convencerles de no votar a la extrema derecha.

* Víctor Hugo Ramírez García (@vhramirezgarcia) es politólogo, investigador de la universidad de Newcastle, Inglaterra.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC
Elecciones en Reino Unido: Keir Starmer se convierte en primer ministro tras victoria del partido Laborista
7 minutos de lectura

El adelanto de los comicios no benefició ya ex mandatario, Rishi Sunak, y el Partido Conservador registró su peor resultado en la historia reciente.

05 de julio, 2024
Por: BBC News Mundo
0

El Partido Laborista británico logró una aplastante victoria en las elecciones parlamentarias celebradas este jueves en Reino Unido y su líder, Keir Starmer, se convirtió en primer ministro.

De acuerdo con el conteo, los laboristas lograron 412 escaños, frente a 121 del gobernante Partido Conservador. Es el peor resultado en la historia moderna para los conservadores, también conocidos como los “tories”.

Para lograr una mayoría sin necesidad de hacer una coalición se necesitan 326 de los 650 escaños del Parlamento británico.

Starmer, de 61 años, reemplazó este viernes al conservador Rishi Sunak como nuevo jefe del gobierno, luego de recibir del rey Carlos III el encargo de asumir las riendas del país.

En Reino Unido rige un sistema parlamentario, al contrario que en América Latina donde en su mayoría son sistemas presidencialistas. Por eso, el líder de aquel partido que logre mayoría de escaños en el Parlamento es primer ministro.

Al recibir su triunfo en su circunscripción, Starmer dijo ante los congregados: “La gente de aquí y de todo el país ha hablado y está preparada para el cambio, para la política de los resultados, para volver a la política como servicio público”.

“Ustedes votaron. Es hora de que nosotros cumplamos lo prometido”.

A las 5:00 am del viernes (hora Londres, GTM+1), cuando se confirmó que los laboristas tendrán la mayoría absoluta en el Parlamento, Starmer habló de nuevo desde el centro de Londres, agradeció a sus votantes y afirmó que: “el cambio comienza ahora”.

Insistió en que el “cambiado” Partido Laborista está listo para servir a Reino Unido.

“Lo siento”

El ex primer ministro Rishi Sunak reconoció el triunfo de los laboristas y asumió la responsabilidad por la derrota de su partido.

“Lo siento”. Con estas palabras inició el político su último discurso como jefe del gobierno a las puertas del número 10 de Downing Street.

“Me he entregado por completo para este trabajo, pero ustedes han enviado una señal clara de que el gobierno del Reino Unido debe cambiar y él de ustedes es el único juicio que importa. He escuchado su molestia, su decepción y asumo la responsabilidad por esta derrota“, afirmó.

Sin embargo, Sunak se mostró orgulloso de los resultados conseguidos en sus 20 meses en el cargo.

“La inflación ha vuelto al objetivo, las tasas de interés están cayendo y el crecimiento ha regresado”, afirmó.

“Creo que este país es más seguro, fuerte y seguro de lo que era hace 20 años y es más próspero, justo y resistente que en 2010”, remató.

La derrota de los “tories” se vio agravada por el hecho de que varios miembros del gobierno conservador perdieron sus escaños en el Parlamento, como el ministro de Defensa, Grant Shapps, o el de Justicia, Alex Chalk.

Tampoco fue reelecta la exprimera ministra Liz Truss.

“No hemos cumplido lo suficiente con las políticas que la gente quiere”, admitió Truss en declaraciones a a la BBC, diciendo que su partido no logró mantener los impuestos bajos ni reducir la inmigración.

A diferencia de la campaña, Sunak tuvo palabras de elogio para su sucesor al que no solo le deseó suerte sino que calificó como “un hombre decente”.

Starmer rodeado por su esposa y simpatizantes.
Reuters
Starmer rodeado por su esposa y simpatizantes.

Los datos

Los laboristas regresaron al poder después de 14 años de gobiernos conservadores y lo hicieron superando la mayoría necesaria en la Cámara de los Comunes (326) para poder gobernar en solitario.

Estas elecciones ha supuesto el colapso de los “tories”, después de que lograran un triunfo histórico en los comicios de diciembre de 2019, cuando Boris Johnson ganó con una mayoría aplastante.

Aquel había sido el mejor resultado del Partido Conservador desde 1987, cuando gobernaba Margaret Thatcher.

El Partido Conservador obtuvo aproximadamente el 23,7% de todos los votos, casi 20% menos de los que obtuvo en 2019. Los laboristas, en cambio, obtuvieron alrededor del 33,7% de los votos.

Starmer llega al poder cuatro años después de ser elegido para suceder al izquierdista Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista. Anteriormente había sido abogado de derechos humanos y director del Ministerio Público, el fiscal penal de mayor rango en Inglaterra y Gales.

Además de los grandes partidos que se han alternado en el poder desde hace más de un siglo, los liberales demócratas obtuvieron 71 escaños, 9 los nacionalistas escoceses del SNP, los populistas de derecha de Reform UK se quedarán con 4 y los nacionalistas galeses de Plaid Cymru, también con 4.

En el caso del partido Liberal Demócrata sus resultados suponen un gran aumento respecto a las elecciones de 2019, cuando regresaron al Parlamento pero solo con 11 diputados.

El líder de esta formación, Ed Davey, dijo que su partido parece dispuesto a lograr su “mejor resultado en un siglo”. La campaña que realizaron tuvo un enfoque poco ortodoxo, donde Davey hizo actividades llamativas como lanzarse por un tobogán o hacer puenting.

En el caso de los nacionalistas escoceses del SNP, los resultados son un fuerte golpe. En su feudo natural, Escocia, donde se concentran todos sus escaños logrados, pasaron de tener 38 en 2019 a los 9 actuales.

El laborismo les comió terreno y en esa misma nación pasó de tener un escaño en 2019 a 37.

Sunak en su último discurso
Getty Images
Sunak se disculpó con los británicos por no haber logrado atender sus demandas y también con sus colegas que no fueron electos.

Circunstancias “inciertas”

A pesar de los esfuerzos del ya ex primer ministro, Rishi Sunak, los conservadores no lograron darle la vuelta a una derrota que anticipaban las encuestas desde hacía más de un año.

Según expertos, parte de la debacle “tory” es culpa del populista Reform UK, el cual aunque solo consiguió 4 escaños, obtuvo el 14,5% de los votos en todo el país. Esos sufragios les costaron decenas de diputados a los conservadores.

Desde hacía meses los sondeos de intención de voto ya vaticinaban una abultada victoria de los laboristas.

El laborismo centró su campaña en la palabra “cambio”, en un momento en el que el país afronta importantes problemas económicos y sociales.

Los votantes de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, las cuatro naciones que componen Reino Unido, acudieron a las urnas con una sensación generalizada de estancamiento económico en el país, agudizada por la fuerte inflación de los últimos años.

Eso, sumado a las dificultades por las que atraviesa el sistema de salud público británico, el NHS (la sanidad pública), y a el número récord de migrantes que han llegado al país en los últimos años, habría animado a los votantes a apostar por el cambio.

Las últimas elecciones generales británicas se celebraron en diciembre de 2019 y las siguientes debían ser en enero de 2025. Sin embargo, Sunak sorprendió al anunciar a finales de mayo el adelanto de los comicios.

Sunak aceptó que el país se enfrentaba a circunstancias “inciertas” debido a eventos como la guerra en Ucrania y la inflación que afecta al bolsillo de los británicos.

Las presiones que el exmandatario recibió en su entorno, según apuntaba en mayo el editor político de BBC News, Chris Mason, aceleraron su decisión de adelantar la cita ante las urnas.

Fachada de Downing Street
Getty Images
Starmer se convertirá este viernes en el nuevo primer ministro del Reino Unido.

¿Qué pasará ahora?

En Reino Unido, el líder del partido con más diputados se convierte en primer ministro y, el segundo, en líder de la oposición.

Luego de ofrecer su último discurso en Downing Street, Sunak acudió al Palacio de Buckingham para presentar su renuncia al rey Carlos III.

Asimismo, anunció que también dejará la dirección de su partido, aunque no inmediatamente sino hasta que las normas para escoger a su sucesor “se hayan decidido”.

Sunak también dedicó unas palabras a sus colegas que no lograron ser reelectos.

Me duele pensar en cuantos buenos colegas que contribuyeron con sus comunidades y con el país ya no estarán en la Cámara de los Comunes. Les agradezco por su trabajo duro y su servicio”, dijo.

Apenas unos minutos después Starmer acudió también al Palacio de Buckingham, donde se reunió con el monarca, quien le pidió asumir el gobierno. Con este sencillo ritual se materializó el traspaso de poderes hacia el líder laborista, tras casi tres lustros de gobiernos conservadores.

Línea gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...