Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
Una vida examinada: reflexiones bioéticas
>
El papel crucial de la bioética en la lucha contra el cáncer
plumaje-icon
Una vida examinada: reflexiones bioéticas
El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, docencia y difusión que promuevan la... Continuar Leyendo
6 minutos de lectura
El papel crucial de la bioética en la lucha contra el cáncer
En el Día Mundial contra el Cáncer reflexionamos sobre el uso de tecnologías emergentes en el tratamiento e investigación de esta enfermedad, de manera que se beneficie a toda la humanidad preservando la dignidad de cada individuo, asegurando la equidad y la justicia en su aplicación.
21 de febrero, 2024
Por: Juan Manuel Palomares Cantero

El cáncer es un desafío importante para la salud global y en el Día Mundial contra el Cáncer es importante resaltar la importancia de la prevención, la detección temprana y el tratamiento. En la bioética personalista destacan principios fundamentales que orientan las decisiones y acciones en el tratamiento y cuidado de los pacientes: el respeto a la vida física implica evaluar cuidadosamente los tratamientos para garantizar un equilibrio entre los riesgos y beneficios, evitando sufrimientos innecesarios; la solidaridad promueve la colaboración entre la comunidad médica y la sociedad en su conjunto, para apoyar a quienes enfrentan la enfermedad al buscar tratamientos más accesibles y equitativos; la subsidiariedad enfatiza la importancia de permitir que los pacientes participen activamente en las decisiones sobre su atención médica, respetando su autonomía; la justicia y el bien común exigen un acceso equitativo a la atención médica y a políticas de salud que prevengan la enfermedad y mejoren la calidad de vida de los pacientes.

Estos principios éticos son esenciales para abordar, de manera ética, los desafíos relacionados con el cáncer, y así garantizar el respeto y la compasión hacia los pacientes, y promover el bienestar general de la sociedad.

Los desafíos bioéticos en la investigación y tratamiento del cáncer

En la investigación del cáncer, uno de los desafíos bioéticos más apremiantes se relaciona con el consentimiento informado; especialmente la participación de pacientes terminales en ensayos clínicos plantea cuestiones éticas delicadas. Por un lado, existe la esperanza de que estos ensayos puedan proporcionar opciones de tratamiento de último recurso o incluso contribuir con avances médicos que beneficien a futuros pacientes. De ahí que sea esencial garantizar un consentimiento informado en estas circunstancias. Los profesionales de la salud deben brindar información completa y comprensible sobre los riesgos, beneficios y alternativas disponibles, y asegurarse de que el paciente tenga la capacidad de tomar una decisión informada. El delicado balance entre la búsqueda de avances médicos y la protección de los derechos y la dignidad del paciente es un desafío central en la investigación del cáncer desde una perspectiva bioética.

Otro aspecto crítico es el costo y la disponibilidad de tratamientos innovadores. Éstos, a menudo, resultan costosos, lo que crea desigualdades en la atención médica, en conflicto con la justicia y el bien común. La bioética aboga por una distribución más equitativa de recursos y políticas que hagan estos tratamientos accesibles a todos, sin importar su situación económica.

El respeto por la autonomía del paciente adquiere una relevancia particular, pues los pacientes deben ser escuchados y apoyados en la toma de decisiones que reflejen sus valores y deseos en cuanto a los cuidados al final de la vida. Esto puede incluir la elección de no continuar tratamientos agresivos y, en su lugar, optar por cuidados paliativos que mejoren su calidad de vida y alivien el sufrimiento.

Las políticas de salud y las directrices médicas deben respaldar las decisiones que respeten las preferencias del paciente y proporcionen cuidados compasivos al final de la vida. La bioética personalista aboga por una atención médica que honre la dignidad de la persona, respetando sus valores y preferencias.

El avance de tecnologías emergentes, como CRISPR y la Inteligencia Artificial (IA), ha transformado la forma en que abordamos el cáncer, ofreciendo herramientas más precisas y personalizadas; sin embargo, su adopción plantea desafíos éticos importantes.

El uso de CRISPR para la edición genética y la IA para el análisis de datos genómicos plantea preguntas profundas sobre la privacidad de los datos genéticos y el consentimiento informado. Los pacientes que comparten su información genética para la investigación o el tratamiento deben estar seguros de que sus datos se manejan de manera ética y no se utilizan de manera indebida. Además, la capacidad de modificar el genoma humano mediante CRISPR plantea desafíos éticos sobre la corrección de defectos genéticos versus la posibilidad de abrir la puerta a la modificación genética no terapéutica.

En este contexto, la bioética destaca la necesidad urgente de una gobernanza ética que regule estas tecnologías en el tratamiento del cáncer. La regulación debe garantizar que los beneficios de CRISPR, la IA y otras innovaciones estén al alcance de todos, en lugar de beneficiar sólo a una élite. Esto implica políticas que promuevan la igualdad de acceso y eviten la comercialización exclusiva de tratamientos costosos en el ámbito oncológico.

Además, la gobernanza ética debe establecer directrices claras para la recopilación, el uso y la protección de datos genéticos en el contexto del cáncer, garantizando que se respete la privacidad y la autonomía de los individuos. La transparencia en la investigación y el desarrollo de estas tecnologías es esencial para generar confianza en su aplicación.

La bioética personalista refiere utilizar tecnologías emergentes en el tratamiento e investigación del cáncer de manera que se beneficie a toda la humanidad, preservando la dignidad de cada individuo, asegurando la equidad y la justicia en su aplicación.

La bioética nos mueve a adoptar un enfoque global en la lucha contra el cáncer, abordando tanto desafíos técnicos y médicos como sociales y éticos. La justicia social implica políticas que reduzcan las desigualdades en la prevención y el tratamiento, como programas de detección temprana en comunidades desfavorecidas, inversión en atención médica en áreas marginadas y eliminación de barreras económicas para el acceso a tratamientos efectivos. La bioética personalista nos recuerda el valor intrínseco de cada vida en la lucha contra el cáncer, trabajando hacia un mundo donde la justicia social y la igualdad de oportunidades sean la norma.

Esta reflexión nos invita a adoptar una perspectiva global en la lucha contra el cáncer, sin limitarnos sólo a los desafíos técnicos y médicos, sino también abordando las cuestiones sociales y éticas relacionadas con la disparidad en el acceso a la atención médica; las desigualdades en la incidencia y supervivencia del cáncer a nivel global refleja factores socioeconómicos, geográficos y culturales.

La bioética personalista nos guía hacia un enfoque compasivo, respetuoso y justo en la lucha contra el cáncer. Uniendo nuestras voces y acciones, podemos cerrar la brecha en la atención y avanzar hacia un futuro donde el cáncer sea enfrentado con equidad y ética, honrando la dignidad de todas las personas afectadas.

* Juan Manuel Palomares Cantero es abogado, maestro y doctor en Bioética por la Universidad Anáhuac, México. Fue director de Capital Humano, director y coordinador general en la Facultad de Bioética. Actualmente se desempeña como investigador en la Dirección Académica de Formación Integral de la misma Universidad. Es miembro de la Academia Nacional Mexicana de Bioética y de la Federación Latinoamericana y del Caribe de Instituciones de Bioética.

 

Las opiniones publicadas en este blog son responsabilidad exclusiva de sus autores. No expresan una opinión de consenso de los seminarios ni tampoco una posición institucional del pub-unam. Todo comentario, réplica o crítica son bienvenidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image
¿Qué es un eclipse solar y cuáles son los otros tipos de eclipse?
7 minutos de lectura
¿Qué es un eclipse solar y cuáles son los otros tipos de eclipse?

Existen eclipses solares y lunares, con distintas variantes, e incluso hay un tercer tipo en el que intervienen dos estrellas distantes. Aquí tienes una guía que te ayudará a entender estos fenómenos astronómicos.

06 de abril, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Los eclipses son eventos astronómicos espectaculares que suelen movilizar a cientos de miles de personas que buscan obtener la mejor vista de estos fenómenos.

Algo que se espera vuelva a ocurrir el próximo lunes 8 de abril, donde se calcula que unas 31 millones de personas podrán ser testigos de un eclipse solar total.

La “franja de totalidad”, que se forma cuando la Luna pasa entre el Sol y la Tierra, bloqueando completamente la cara del Sol, atravesará los tres países norteamericanos a más de 2.500 km/h la superficie de México, Estados Unidos y Canadá.

Trayectoria del eclipse del 8 de abril de 2024
BBC
Porcentaje del Sol que quedará cubierto por el eclipse en América del Norte
BBC
Recorrido del eclipse por México
BBC

Pero un eclipse total de Sol es sólo una de las diversas variedades de este fenómeno.

“De forma general existen dos tipos de eclipses: los de Luna y los de Sol”, escribe Juan Carlos Beamín, astrofísico del Centro de Comunicación de las Ciencias de la Universidad Autónoma de Chile, en su reciente libro Astronomía ilustrada.

Pero acota: “Técnicamente existe un tercer tipo que involucra dos estrellas”.

En BBC Mundo te contamos cómo son estos tres y sus distintas variantes.

Eclipses solares

Variantes de eclipses solares
BBC

A veces, cuando la Luna orbita la Tierra, se interpone entre el Sol y nuestro planeta, bloqueando la luz del astro y provocando un eclipse solar.

En otras palabras, lo que hace la Luna es proyectar una sombra sobre la Tierra.

Existen tres tipos de eclipses solares que se diferencian entre sí por cuánto y cómo tapa la Luna al Sol.

1. Eclipse solar total

El eclipse solar total sucede cuando el Sol, la Tierra y la Luna se alinean de tal forma que esta última bloquea la luz solar por completo.

Tal es así que, durante segundos o incluso minutos, el cielo se vuelve tan oscuro que parece de noche.

En palabras de la NASA, “los eclipses solares totales son solo posibles en la Tierra debido a una coincidencia celestial”.

Es que el Sol es 400 veces más ancho que la Luna, pero también está 400 veces más lejos.

“Esa geometría significa que cuando se alinean a la perfección, la Luna bloquea toda la superficie del Sol, creando un eclipse solar total”, agrega la NASA.

Al recorrido de la sombra de la Luna a través de la superficie de la Tierra se le llama “franja de totalidad” y es en esa pequeña área donde se ve ese espectáculo de completa oscuridad.

Línea
BBC

En BBC Mundo transmitiremos el eclipse en vivo por nuestros canales de TikTok y YouTube. ¡Veámoslo juntos!

Eclipse en vivo
BBC

A ambos lados de esta franja se genera una extensión de miles de kilómetros de amplitud, desde donde el eclipse se ve de forma parcial.

Cuanto más lejos se esté de la franja de totalidad, menor será la fracción del área solar eclipsada.

Respecto a la duración, esta depende de “la posición de la Tierra con respecto al Sol, de la Luna respecto a la Tierra y de qué parte de la Tierra está siendo oscurecida”, escribe Beamín.

“Teóricamente, el eclipse solar más largo podría durar 7 minutos con 32 segundos”, agrega el astrofísico chileno.

En cuanto a su frecuencia, no son tan raros como se suele creer, pues ocurren cada 18 meses aproximadamente.

Lo realmente raro es que un eclipse solar total sea visible desde un mismo lugar, como una ciudad en particular, algo que pasa en promedio cada 375 años.

Eclipse solar
BBC

2. Eclipse anular

Cuando la Luna está más alejada de la Tierra y está “más pequeña”, no alcanza a tapar por completo a la superficie del Sol.

Entonces, se genera un anillo de Sol en torno a la Luna, evento que se denomina eclipse solar anular.

De forma análoga a lo que sucede durante un eclipse solar total, durante este fenómeno se genera una “franja de anularidad” en la cual el eclipse se ve como anillo.

A ambos lados de dicha trayectoria, a su vez, se genera una zona de parcialidad.

Esto fue lo que ocurió el pasado 14 de octubre de 2023, por ejemplo, donde la franja de anularidad de este tipo de eclipse recorrió partes de Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia y Brasil.

Según la NASA, estos eclipses suelen ser los más largos, ya que el anillo puede incluso vislumbrarse por más de diez minutos, aunque en general no duran más de cinco o seis.

3. Eclipse híbrido

Beamín explica que el eclipse híbrido es un fenómeno que se da “cuando la Luna está justo a la distancia donde sería capaz de cubrir al Sol por completo, pero, a medida que avanza, se aleja ligeramente de la Tierra y deja de eclipsar al Sol transformándose en un eclipse anular”.

Y continúa: “También puede comenzar como un eclipse anular y luego acercarse un poco para convertirse en un eclipse total”.

Estos eclipses constituyen tan solo el 4% de los solares, según el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

De acuerdo a datos de la NASA, el último ocurrió en 2023, siendo visible en Indonesia, Australia y Papúa Nueva Guinea, y el próximo tendrá lugar recién el 14 de noviembre de 2031.

Eclipses lunares

Un eclipse lunar sucede cuando la Tierra es la que se interpone en el camino de la luz del Sol hacia la Luna.

En otras palabras, durante un eclipse lunar, lo que se ve es la sombra de la Tierra proyectada sobre su satélite natural.

Como explica una guía didáctica del IAC, “la visibilidad de los eclipses de Sol depende de la situación geográfica del observador”.

“Por el contrario, en los eclipses de Luna el fenómeno se observa desde cualquier lugar de nuestro planeta donde la Luna se encuentre por encima del horizonte a la hora del eclipse”.

Además, se agrega, “a diferencia de los eclipses de Sol, en los que el horario de las fases del eclipse depende de la posición geográfica del observador, en los eclipses lunares éstos serán los mismos independientemente del lugar de observación”.

También existen tres tipos de eclipses lunares.

1. Eclipse lunar total

Eclipse lunar total
BBC

Durante un eclipse lunar total, explica la NASA, la Luna y el Sol están en lados exactamente opuestos a la Tierra.

“Aunque la Luna está en la sombra de la Tierra -aclara la NASA-, algo de luz solar llega a la Luna”.

Dicha luz solar pasa a través de la atmósfera de la Tierra, la cual filtra la mayor parte de la luz azul.

Es por eso que, durante este fenómeno, el satélite natural se ve rojo y recibe el apodo de “Luna de sangre”.

De acuerdo con el IAC, “debido a que el diámetro de nuestro planeta es cuatro veces mayor que el lunar, su sombra también es mucho más ancha, por lo que la totalidad de un eclipse lunar puede prolongarse hasta 104 minutos”.

2. Eclipse lunar parcial

Eclipse lunar parcial
BBC

Tal como indica su nombre, el eclipse lunar parcial ocurre cuando solo una parte de la Luna entra en la sombra de la Tierra.

Dependiendo de la magnitud del eclipse, un color rojo oscuro, oxidado o simplemente un gris carbón puede aparecer en la parte sombreada de la superficie lunar.

Esto es debido al contraste entre esta parte y la otra brillante de la Luna que permanece fuera de la sombra.

Según la NASA, mientras que los eclipses lunares totales son fenómenos raros, los parciales ocurren al menos dos veces por año.

3. Eclipse lunar penumbral

Eclipse lunar penumbral
BBC

El eclipse lunar penumbral ocurre cuando la Luna pasa a través de la sombra penumbral de la Tierra, es decir, una sombra mucho más tenue.

Por lo tanto, estos eclipses son tan sutiles que su percepción al ojo humano depende de la porción lunar que entra en la región penumbral: mientras más pequeña, más difícil su observación.

Por eso muchas veces estos eclipses no se mencionan siquiera en los calendarios de consumo no científico.

Eclipses estelares

No todos los eclipses están vinculados al Sol y la Luna: hay también eclipses de estrellas lejanas.

“El 50% de las estrellas son sistemas dobles o de más estrellas”, explica Beamín en su libro “Astronomía ilustrada”, disponible gratis online.

“Dado que hay tantas estrellas en nuestra galaxia, algunas de esas estrellas binarias orbitan en un plano que está muy alineado con la Tierra, entonces, en cierta parte de su órbita, una estrella pasa por delante de la otra y tapa el brillo de la que queda atrás”, agrega.

“A estas estrellas dobles se les denomina estrellas binarias eclipsantes”.

Cómo ver un eclipse de forma segura
BBC
línea gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...