Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
Res Pública
>
Un nuevo acuerdo militarista
plumaje-icon
Res Pública
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación... Continuar Leyendo
3 minutos de lectura
Un nuevo acuerdo militarista
La Guardia Nacional bajo la estructura de la SEDENA vulnera nuestro estado constitucional de derecho, pone en riesgo los derechos y la integridad de las personas y amenaza con profundizar la crisis de violencia.
11 de agosto, 2022
Por: Humberto Francisco Guerrero Rosales
0

El pasado lunes 7 de agosto, el presidente López Obrador anunció la emisión de un acuerdo presidencial por el cual ordenaría que la Guardia Nacional (GN) pase a formar parte de la estructura de la SEDENA. Este cambio implicaría la militarización absoluta de un cuerpo de seguridad que constitucionalmente debería ser civil. Así, con este anuncio el presidente parece empeñarse (una vez más) en hacer crujir los goznes de nuestra endeble institucionalidad democrática. Esta medida es una amenaza en muchos sentidos, en esta colaboración mencionaremos sólo tres.

En primer lugar, militarizar a la GN pone en riesgo, por no decir vulnera, nuestro Estado constitucional de derecho. La tarea de garantizar la seguridad ciudadana debe recaer en cuerpos de seguridad civiles y que respondan a mandos y mecanismos de rendición de cuentas civiles. Asimismo, nuestra Constitución claramente establece que la utilización de las fuerzas armadas en tareas de seguridad debe ser una medida extraordinaria, regulada, fiscalizada y subordinada a mandos civiles. En este sentido, no hay forma de conciliar el Acuerdo anunciado por el presidente con los principios constitucionales que rigen la seguridad pública y la participación de las fuerzas armadas en esta tarea. Ubicar a la GN dentro de la SEDENA es normalizar lo que debería ser excepcional

En segundo lugar, completar el proceso de militarización de la GN pone en riesgo los derechos y la integridad de las personas. Desde Fundar y muchas otras organizaciones de la sociedad civil hemos documentado y denunciado desde hace más de una década los efectos devastadores de una política de seguridad basada en el paradigma militar. Por 20 años hemos hecho propuestas para enfrentar la crisis de violencia y de violaciones a los derechos humanos desde un paradigma de seguridad ciudadana, colocando al centro de la política el ejercicio de los derechos de las personas, no obstante, dicha propuestas no han sido escuchadas hasta ahora.

En doce años, la política de seguridad basada en la militarización ha acumulado cientos de miles de personas ejecutadas, más de 100 mil personas desaparecidas, y más de 300 mil desplazadas. Estas no son sólo cifras, cada una de ellas representa una historia de dolor para las víctimas en lo individual y para la sociedad en su conjunto. Los avances que esta administración pudo haber tenido en materia de derechos humanos, se ponen en riesgo con la adopción de una medida que arraiga un modelo de seguridad incompatible con una democracia, ya que según nos dice la historia y la evidencia, generará daños imposibles de reparar en la vida de las personas.

Y finalmente, la militarización de la GN amenaza con profundizar la crisis de violencia. Contrario a lo que dice el presidente, la historia y la evidencia también indican que las fuerzas armadas no son inmunes a la captura de las redes macrocriminales. Casos como el de Ayotzinapa, Coahuila o Tamaulipas demuestran que, aun recibiendo órdenes de no reprimir, el Ejército y la Marina son susceptibles de apartarse de la legalidad e integrarse a las dinámicas regionales del poder criminal, político y económico.

Tanto las fuerzas civiles como las militares han sido rebasadas por la violencia, o se han involucrado en la dinámica de la violencia y se han vuelto parte o causa de violaciones a los derechos humanos. En ese sentido, la crisis mexicana es una crisis principalmente de impunidad. Así, consideramos que se necesita un modelo de seguridad que incluya una política criminal de acción contundente de cara a los delitos que han deteriorado profundamente la confianza del pueblo en las instituciones: las desapariciones, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y los feminicidios.

* Humberto Francisco Guerrero Rosales es coordinador del programa de Derechos Humanos de @FundarMexico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
Qué es el síndrome de Cushing que sufre la actriz y comediante Amy Schumer
4 minutos de lectura
Qué es el síndrome de Cushing que sufre la actriz y comediante Amy Schumer
La Guardia Nacional bajo la estructura de la SEDENA vulnera nuestro estado constitucional de derecho, pone en riesgo los derechos y la integridad de las personas y amenaza con profundizar la crisis de violencia.
26 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

“Fue como nacer de nuevo”. Estas fueron las palabras que utilizó la actriz y comediante estadounidense Amy Schumer para describir el momento en que recibió su diagnóstico de síndrome de Cushing.

Amy Schumer había sido objeto de comentarios sobre su cuerpo en redes sociales durante las últimas semanas, en los que algunas personas notaban que el rostro de la actriz se veía más “relleno”.

Al principio, Schumer había comentado que el cambio de apariencia se debía a que padecía endometriosis, una condición que afecta el sistema reproductivo de las mujeres.

Sin embargo, en los últimos días reveló que le habían diagnosticado el síndrome de Cushing, una enfermedad que puede alterar el funcionamiento del cuerpo como consecuencia de elevados índices de cortisol.

“Hay varios tipos de Cushing, algunos de ellos pueden ser fatales que requieren incluso de una intervención quirúrgica en el cerebro”, le dijo Amy Schumer al portal News Not Noise.

Schumer, quien es conocida por sus rutinas de comedia y películas como Trainwreck (Esta chica es un desastre), señaló que su diagnóstico no es tan delicado.

“El tipo de Cushing que sufro es el que de algún modo se soluciona solo, por lo que estoy saludable y esa es la mejor noticia que he podido recibir”, dijo la comediante.

La apariencia de Amy Schumer había causado revuelo en las redes sociales, por lo que ella misma consultó a los médicos a raíz de los comentarios que leyó, especialmente sobre su rostro.

Ella misma también había reportado a mediados de 2020 que había sido víctima de otro extraño padecimiento: la enfermedad de Lyme, que es causada por la picadura de un insecto.

Pero, ¿qué es el síndrome de Cushing y por qué puede ser fatal?

Síndrome de Cushing, una enfermedad rara

El síndrome de Cushing se le llama así porque, hacia 1932, el médico cirujano estadounidense Harvey Cushing lo reportó como un posible trastorno después de realizar varias investigaciones.

Cushing, conocido como un médico pionero de la neurocirugía, había observado que ciertos tumores hacían que el cuerpo produjera más cortisol que el normal y analizó las consecuencias que esto tenía en el cuerpo.

Ello dio inicio a la investigación del síndrome que llevaría su nombre.

De acuerdo al Servicio de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), el síndrome de Cushing se registra especialmente en personas que toman medicamentos con esteroides durante mucho tiempo, debido a que estos contienen una versión sintética del cortisol.

Ahora, aunque el síndrome había sido observado por Cushing por su trabajo en neurocirugía, lo cierto es que en muy raras ocasiones el cuadro puede ser causado porque el propio cuerpo produce elevadas cantidades de cortisol.

En estos casos, por lo general se debe a la presencia de un tumor en la glándula pituitaria del cerebro o en una de las glándulas suprarrenales.

Al cortisol se lo conoce como la hormona responsable de los reflejos de “pelear o huir”.

Cuando envía señales de alarma al cerebro en respuesta al estrés, puede influir en casi todos los sistemas del cuerpo, desde el inmunológico hasta el digestivo.

Esto hace que se presenten algunos síntomas en el cuerpo que están relacionados con este trastorno, como el aumento de grasa en el pecho y el estómago mientras se mantienen brazos y piernas delgados.

También la acumulación de grasa en la parte posterior del cuello y los hombros, que es conocida como “joroba de búfalo”.

Otro síntoma puede ser el rostro rojo, hinchado e inflamado, como en el caso de Amy Schumer.

Difícil diagnóstico

Aunque suele ser benigno, si no se trata, el síndrome de Cushing tiende a empeorar y puede llegar a causar la muerte.

El exceso de cortisol puede dañar tejidos y sistemas fundamentales para el cuerpo.

Y aquí surge otro inconveniente: es un trastorno infrecuente que afecta a apenas 2 personas en un millón.

Debido a eso, el diagnóstico suele ser tardío.

Para detectarlo, el paciente debe hacerse un examen de orina, sangre o saliva.

Según el NHS, la prueba de saliva es más precisa si se hace a medianoche, por lo que la persona debe ser ingresada en el hospital.

Para el test de orina el paciente debe tomar dexametasona, un corticoide sintético. Si la persona está sana, este medicamento disminuye los niveles de cortisol.

Si ello no ocurre, entonces es posible que tenga el síndrome de Cushing.

Línea
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.