Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
México ¿cómo vamos?
>
Los retos del sector eléctrico mexicano
plumaje-icon
México ¿cómo vamos?
México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos... Continuar Leyendo
4 minutos de lectura
Los retos del sector eléctrico mexicano
Si la necesidad que tiene la CFE de mayores subsidios para evitar su continuo deterioro financiero es una realidad, ¿es adecuado para los mexicanos insistir en mantenerla como agente predominante de la generación eléctrica en nuestro país?
17 de mayo, 2022
Por: Rosanety Barrios

México, como cualquier otra economía, requiere de energía de buena calidad y al menor precio posible para impulsar su desarrollo. Pero en el siglo XXI hay que agregar un elemento adicional: esa energía debe ser libre de emisiones de gases de efecto invernadero hacia la atmósfera, a efectos de que la raza humana tenga condiciones mínimas para asegurar su supervivencia.

Para nadie es sorpresa que la situación legal por la que atraviesa nuestro sector eléctrico es sumamente compleja y que la inversión privada por el momento se encuentra reprimida. Por lo anterior, México regresa paulatinamente a depender de la empresa del Estado para atender nuestras necesidades eléctricas. Veamos cuáles son las circunstancias generales de la CFE, a efectos de determinar si le es o no posible hacerse cargo de semejante reto.

Descripción general

Empecemos por recordar su dependencia de combustibles fósiles. Para ello, hay que considerar que dos tercios de las plantas de la CFE dependen de dichos combustibles 1 y que depender de hidroeléctricas es imposible, dado el estrés hídrico que afecta al país. A continuación, dos gráficas que demuestran cómo la generación hidroeléctrica depende de la precipitación pluvial.

Si la fuente hídrica es escasa, entonces la única posibilidad de disminuir el riesgo del alza en los precios de los combustibles es contratando energía proveniente del viento y del sol. Veamos cómo se ha comportado esta energía en el Sistema Eléctrico Nacional:

Como podemos observar, estamos muy lejos de cumplir la meta que nos impusimos para disminuir en 22% nuestras emisiones a la atmósfera del sector eléctrico, ya que al cierre de 2021 debíamos haber terminado con el 30% de generación limpia en la matriz nacional, y en el primer trimestre 2022, justamente porque ya se refleja la época de sequía, vemos que la energía limpia solo aporta el 25% del total.

Estrategia de mitigación de riesgo anunciada por CFE

Recordemos que la CFE cuenta con plantas de generación que consumen varios tipos de combustible, lo cual ayudó para enfrentar la crisis de febrero de 2021, cuando de pronto nos encontramos con poca disponibilidad de gas natural, pero la crisis que estamos viviendo en 2022 tiene características muy diferentes, ya que absolutamente todos los combustibles que dicha empresa utiliza han subido de precio de manera relevante en el último año:

Por otro lado, la CFE ha anunciado en sus estados financieros que cuenta con coberturas para el precio del gas natural que cubren aproximadamente el 20% de todo su consumo promedio anual. Sin duda que cubrir el 20% ayuda, pero no es suficiente. El mayor problema que tenemos entonces no es si debemos cubrir o no con coberturas el precio del gas natural, sino cómo hacemos para que la dependencia a los precios de los combustibles baje de manera definitiva en nuestra matriz eléctrica. Con relación a sus coberturas, no puedo dejar de observar que en su reporte, 2 la CFE informa que tiene 63 contratos de cobertura, cada uno por 10,000 MMBTU. Sin embargo, el volumen contenido en 63 contratos cada uno por 10,000 MMBTU representa el 20% del consumo de un solo día de gas natural para la CFE, por lo que no queda claro si la cobertura consiste en 63 contratos por día.

Otro aspecto relevante son los 21 juicios de arbitraje detonados en esta administración por temas relacionados con gas natural, sin que hasta el momento se sepa a cuánto ascienden dichas demandas.

Las finanzas de la CFE

Es relevante conocer los aspectos nodales de las finanzas de la CFE. El siguiente cuadro resume sus resultados al cierre del primer trimestre de 2022:

El comparativo anual es positivo, ya que se elimina el efecto del vértice polar Uri, de febrero de 2021. Sin embargo, es de particular preocupación observar que el margen de operación de la CFE es únicamente del 6% y eso sumando los subsidios que Hacienda aporta de nuestros impuestos. Adicionalmente, hay que tomar en cuenta que a partir de abril de este año los precios de todos los combustibles estarán muy por encima de los niveles del año pasado, lo cual sin duda afectará la escasa rentabilidad de la empresa del Estado y que, de perder los juicios de arbitraje ya mencionados, el golpe a las finanzas podría ser muy relevante.

Termino esta participación con una reflexión para el auditorio: por razones históricas, la CFE es una empresa que tiene costos de operación muy elevados y una enorme dependencia a los combustibles. Si esta es su realidad y, por lo tanto, la necesidad que tiene la empresa de mayores subsidios para evitar su continuo deterioro financiero es una realidad, ¿es adecuado para los mexicanos insistir en mantenerla como agente predominante de la generación eléctrica en nuestro país? Espero haber brindado elementos suficientes para conformar su propia respuesta.

*Rosanety Barrios (@RosanetyBarrios) es Analista del Sector Energético, Consejera Fundadora del grupo Voz Experta, miembro del Consejo Directivo de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) y experta México, ¿cómo vamos?

 

 

1 El análisis de la capacidad de la CFE se encuentra en este artículo.

2 La explicación de las coberturas se encuentra en la Nota 10 de estos estados financieros.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image