Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
Lo que México Evalúa
>
Sin mujeres, la transición energética no será
plumaje-icon
Lo que México Evalúa
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de... Continuar Leyendo
10 minutos de lectura
Sin mujeres, la transición energética no será
El camino hacia una transición energética efectiva y justa pasa por adoptar comportamientos cooperativos y por empujar una mayor inclusión y desarrollo de las mujeres.
09 de marzo, 2023
Por: Ana Lilia Moreno
0

El gran desafío que nos toca afrontar como pasajeros en este mundo es llegar a vivir en ciudades y comunidades libres de carbono (net zero). Las generaciones venideras tienen derecho a consumir, producir y transportar bienes de maneras más sanas y más seguras.

El camino hacia una transición energética efectiva y justa (nos enfocaremos en la generación de energía y el transporte, que son las actividades humanas más contaminantes), pasa por adoptar comportamientos cooperativos y por empujar una mayor inclusión y desarrollo de las mujeres. Hoy uno de cada 100 puestos de liderazgo en el sector energético son ocupados por mujeres, según la secretaria de Energía de los Estados Unidos, Jennifer Granholm. Esto significa que se requieren cambios estructurales efectivos y rápidos, pues vamos contra el reloj del cambio climático.

Según datos del World Economic Forum (WEF), en 2022 México registró un índice de brecha de género equivalente a 0.764, que significa que en nuestro país las mujeres tenemos 24 % menos probabilidades de manejarnos en las mismas condiciones que los hombres. Según ese análisis, en nuestro país la diferencia salarial promedio anual se registra en 49.7%, es decir, 12,052 dólares –equivalente a 217 mil pesos– menos que el salario anual promedio percibido por los hombres en puestos equivalentes. Según datos del INEGI a 2022, se encuentra 14 % con subsectores donde hay brechas superiores al 45 %, como lo explica el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). El WEF ubica a México en este rubro en el vergonzoso lugar 124 de 146 países del mundo, una de las brechas más grandes, a pesar de que 33 % de los hogares en México son sostenidos económicamente por mujeres, según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). Aun así, la participación femenina en el mercado laboral está por debajo del promedio mundial y de la región latinoamericana: cuatro de cada 10 mujeres mexicanas tienen o están en búsqueda de un empleo pagado.

De acuerdo con Mckinsey & Company, la fuerza laboral a nivel mundial se compone en un 48 % de mujeres: sin embargo, en el sector de los hidrocarburos, esta proporción se reduce al 22 %, con un 16 % en los puestos directivos y un 11 % en los consejos de administración del sector. La Red Global de Mujeres por la Transición Energética (GWNet) y la International Renewable Energy Agency (IRENA), también estiman el porcentaje de mujeres que participan laboralmente en el sector energético en un 22 % (2021), pero, ojo, en el sector de las energías renovables su participación aumenta a un 32 %, aproximadamente. Es un dato relevante, pues según IRENA los empleos en 2050, en el sector de energías renovables, alcanzarán los 43 millones, cuando en 2019 se contabilizaban 11.5 millones; es decir, un salto de 274 %.

Con datos a 2019, sabemos que la participación de las mujeres en el sector energético en México fue de 25 %, mientras que el sector eléctrico registró un 17 %. En Pemex, el 28 % de la plantilla laboral es femenina, mientras que en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) puede llegar a 25 %. Sin embargo, si nos adentramos en el personal exclusivamente técnico, en la CFE las mujeres apenas participamos con 2 %. Por otra parte, la proporción de mujeres en el Consejo de Administración de Pemex ronda el 15.7 %, mientras que en el de CFE es del 12.2 %.

Después de revisar varios reportes internacionales y nacionales que cito en este artículo, es posible resumir en seis puntos los principales desafíos que las mujeres del sector energético enfrentamos:

  • Falta de representación y diversidad, que pueden dificultar nuestro avance profesional.
  • Sesgo, discriminación de género, falta de flexibilidad y brecha salarial en la contratación, promoción y compensación.
  • Dificultad para lograr equilibrio entre vida laboral y personal.
  • Falta de acceso a capacitación y desarrollo para adquirir nuevas habilidades y conocimientos
  • Falta de habilidades STEM –ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas–, lo cual nos dificulta el acceso a puestos técnicos.
  • Difícil acceso a salud y seguridad en condiciones de trabajo de campo o en alta mar, que pueden implicar riesgos, especialmente cuando las mujeres presentamos embarazo o menstruación.

En México, en el 2018, el Gobierno federal encabezado por Peña Nieto publicó un Diagnóstico de la perspectiva de género en el marco de la Propuesta de Instrumentos para facilitar medidas de eficiencia energética en el sector industrial de México –el cual, por cierto, no se ha actualizado–, en el que se proponía una lista de recomendaciones de política pública o, más bien, de buenas intenciones para lograr una mayor inclusión de las mujeres en el sector energético, rumbo a la transición. Empero, al final del documento el Gobierno admitía que existían numerosas limitantes para que dichas propuestas prosperaran: aspectos culturales, falta de voluntad política, mucha simulación y debilidad en las políticas públicas y dificultad para cuantificar los beneficios de la inclusión. En pocas palabras, concluían prácticamente con su propia derrota, pues no establecía una ruta para superar tales impedimentos.

Cinco años después del abrumado diagnóstico, nos encontramos con un contexto que ha cambiado para bien, pues el marco internacional y las mejores prácticas de contabilidad y responsabilidad social presionan por la adopción de criterios de sustentabilidad, y por la internalización de los mismos en métricas de desempeño financiero, que condicionan a las empresas y a los gobiernos el acceso a mejores oportunidades de financiación.

Los criterios ESG como impulsores de la inclusión

Los criterios ESG siglas en inglés de ‘medioambientales, sociales y de gobernanza’– han jugado recientemente un papel importante en el desencadenamiento de políticas de inclusión en muchas empresas públicas y privadas, pues están vinculados íntimamente con el avance de la responsabilidad corporativa. Los inversionistas que incorporan factores ESG en su toma de decisiones buscan cada vez más empresas que demuestren un fuerte compromiso con la diversidad, la equidad y la inclusión. Esto las induce a priorizar estos temas e implementar políticas ad hoc, incluidas las que buscan aumentar la representación de mujeres en su fuerza laboral.

En efecto, la incorporación de factores ESG en las decisiones de inversión ha provocado una mayor transparencia en torno a cuestiones de diversidad e inclusión. El esfuerzo que la CFE y Pemex realizan actualmente para incluir la perspectiva de género en sus políticas internas es muestra de ello. Recientemente, la compañía eléctrica publicó en su sitio web una sección dedicada a la perspectiva de género. De hecho, la iniciativa es resultado de un programa que plantea 16 estrategias y 89 acciones puntuales, que ya cuenta entre sus logros con la publicación de un libro virtual con los testimonios, previa convocatoria abierta, de numerosas trabajadoras de la empresa. Por lo demás, la CFE expresa en sus comunicados el deseo de contratar a más mujeres, lo cual, de pronto, parece ser una excelente noticia; sin embargo, hay que mirar un poquito más profundamente.

En su Plan de Negocios 2022-2026, la CFE apunta como estrategia 10 de su objetivo 8 la incorporación de los indicadores ESG en su estrategia de rentabilidad. Asimismo, en su Plan Anual de Financiamiento 2023 explica que con la adopción de estos criterios pretende “desarrollar proyectos basados en fuentes de energías limpias y renovables, de eficiencia energética, electromovilidad y edificios sustentables, así como proyectos de inversión que fomente la inclusión social en el acceso a servicios básicos de la población en condiciones de marginación, bajo la administración de un gobierno corporativo eficiente, que impulsa la transparencia y rendición de cuentas”. Lo anterior, si bien permitiría ampliar y diversificar el acceso de la CFE a fuentes de financiamiento, no incluye la adopción de la perspectiva de género como una vía prioritaria para solucionar las asimetrías estructurales de la empresa (al menos por lo estipulado en el documento). De hecho, enfatiza que su enfoque social se centrará más en otras áreas (no  en el impulso al proyecto Telecomunicaciones e Internet para Todos, que se orienta a proveer el servicio de internet en las comunidades y localidades más apartadas y, en materia de electrificación rural,  a atender a comunidades extremadamente marginadas.

Pemex, por su parte, en últimas fechas ha realizado esfuerzos relevantes en materia de perspectiva de género, que hay que destacar. Según el Informe de Sustentabilidad 2021, de un total de 120,900 empleados, 28 % son mujeres (33,852) y 72 % hombres (87,048). Una asimetría importante. Entretanto, en el ámbito directivo, 18 % son mujeres y 82 % hombres. La empresa admite el gran reto que tiene para disminuir la brecha, y señala que en su Plan de Negocios 2021-2025 incluyó una estrategia articulada por actividades con perspectiva de género, y un plan de atención integral para casos de hostigamiento y acoso sexual y laboral.

Asimismo, Pemex emitió en 2022 su primer reporte con enfoque ESG. Ha presentado resultados con esos criterios en sus conferencias de reportes financieros y ha puesto a disposición del público un espacio en su sitio web donde va proveyendo información sobre dicha estrategia. En diciembre 2022, Pemex informó sobre la constitución de un nuevo Comité de Sustentabilidad en su Consejo de Administración, que coordinará y supervisará las estrategias de ESG con el fin de generar iniciativas y metas de mediano y largo de plazo asequibles y alineadas con el Plan de Negocios, y hará público su Plan de Sustentabilidad 2023-2050 en algún momento del segundo semestre de este año. La empresa también señala que en el contrato colectivo de trabajo 2019-2021 las cuotas de salario tabulado estuvieron categorizadas sin distinción de género u orientación sexual.

Sin embargo, llama la atención que si bien el informe detalla los resultados de las actividades y da cuenta de la estructura de los tabuladores salariales, la empresa no aborda en su teoría de cambio el detalle de los aspectos que implementará en su política de evaluación y promociones para transformar la asimetría de su plantilla laboral. Esto es, no dice cómo ‘intervendrá’ en las condiciones estructurales que incentivan que la participación laboral de las mujeres sea minoritaria. Indica que en el 2018 se realizó un programa de mentoría, en el cual participaron como mentores el director general y 15 directores corporativos, titulares de unidades y directores generales de empresas productivas subsidiarias. Pues bien, ellos dieron mentoría directa sólo a 23 mujeres de mandos medios. No se cuenta con información pública disponible sobre el resultado de ese proyecto.

Cuidado con las simulaciones y sus inercias

La simulación de la perspectiva de género puede ocurrir más frecuentemente de lo que imaginamos. Cuando las empresas o instituciones realizan esfuerzos superficiales para promover la diversidad y la inclusión sin realizar cambios sustanciales en la cultura o en las prácticas de su lugar de trabajo, nos encontramos ante lo que se denomina gender washing o lavado de género. Para detectarlo es importante mirar más allá de los mensajes corporativos y evaluar si la empresa realmente está tomando medidas concretas para promover la diversidad y la inclusión de género. Algunas señales:

  • Falta de transparencia en las políticas y prácticas relacionadas con la diversidad e inclusión de género, y hermetismo para comunicar objetivos, avances y desafíos.
  • Falta de diversidad en el liderazgo, lo que puede indicar que la empresa no está realmente comprometida en todos los niveles de la organización, incluyendo los puestos de liderazgo.
  • Falta de acciones concretas como programas de mentoría, la adopción de esquemas flexibles que atraigan a mujeres valiosas que deseen permanecer en la organización, y que anhelen y puedan alcanzar cargos de liderazgo.
  • Falta de sistemas de evaluación y retroalimentación capaces de generar diagnósticos reales que puedan ser utilizados como base de programas de mejora, hacia la promoción de una cultura laboral inclusiva.

Sin embargo, la inclusión avanza

El desarrollo profesional de las mujeres se ha incrementado de forma lenta pero positiva en la industria energética. Hablamos específicamente de la paridad de género en los puestos de liderazgo. McKinsey & Company, en su estudio “Diversity wins, inclusion matters”, descubrió que las empresas con equipos con mayor diversidad de género se desempeñan mejor desde el punto de vista financiero: las que se encuentran en el cuartil superior de diversidad de género en los equipos ejecutivos tienen un 25 % más de probabilidades de tener una rentabilidad superior a la media que las empresas del cuartil inferior.

Asimismo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha estimado que la inversión en políticas de inclusión en las actividades económicas impulsa el desarrollo, la competitividad, la creación de empleo y el PIB. Se ha calculado que en los países miembros de la OCDE una reducción del 50 % en la brecha de género en la fuerza laboral conduciría a una ganancia adicional en el PIB de alrededor del 6 % como mínimo, y máxima del 12 % para 2030. Ante estas cifras, sería lógico pensar que no hay gobernante o dueño de empresa que se resista a este gran potencial. Sin embargo, ya sabemos que las resistencias al cambio pueden ser inmensas.

La transición energética ofrece una oportunidad para colmar profundos vacíos históricos y estructurales. Para que el proceso se amplíe y acelere (como lo requieren los objetivos climáticos) y para superar la pobreza extrema, la energía sostenible necesita aprovechar el talento en todas sus formas, y fomentar la innovación en una amplia gama de habilidades, aplicaciones y especializaciones. Para que eso suceda, más mujeres deben entrar, permanecer y crecer en el mercado laboral.

* Ana Lilia Moreno (@analiliamoreno) es coordinadora del Programa de Competencia y Regulación de México Evalúa. Agradecemos el apoyo de investigación a Alberto Chávez Urbina y a Viviana Patiño para la elaboración de este artículo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
“Esto ya sucedió cuando Hitler decidió matar a los judíos”: el discurso de Lula sobre Gaza por el que Israel lo declaró “persona non grata”
4 minutos de lectura
“Esto ya sucedió cuando Hitler decidió matar a los judíos”: el discurso de Lula sobre Gaza por el que Israel lo declaró “persona non grata”
El camino hacia una transición energética efectiva y justa pasa por adoptar comportamientos cooperativos y por empujar una mayor inclusión y desarrollo de las mujeres.
19 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Israel declaró “persona non grata” al presidente de Brasi Luiz Inácio Lula da Silva, luego de que este se expresara en duros términos contra la actuación de las fuerzas de israelíes en Gaza.

Lula definió la situación en la Franja como una guerra de un ejército profesional contra “mujeres y niños”, y comparó el proceder de las autoridades israelíes con el de Hitler en la Alemania nazi.

Como respuesta, Israel acusó a Lula de trivializar el Holocausto y aseguró estar luchando para destruir a Hamás y liberar a los rehenes que este grupo mantiene secuestrados desde el pasado 7 de octubre.

El ministro de Relaciones Exteriores de israelí, Israel Katz , dijo que el presidente brasileño sería considerado “persona non grata” en ese país hasta que se retractara de lo que había dicho.

La principal organización judía de Brasil también criticó los comentarios del mandatario.

Lo que dijo Lula

Lula pronunció su discurso durante una cumbre de la Unión Africana en Etiopía.

Afirmó que “lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza con el pueblo palestino no tiene paralelo en otros momentos históricos. De hecho, sucedió cuando Hitler decidió matar a los judíos”.

La intervención de Lula en Etiopía
EPA
La intervención de Lula en Etiopía.

“No es una guerra de soldados contra soldados. Es una guerra entre un ejército altamente preparado y mujeres y niños”, agregó.

El pasado 7 de octubre, el veterano político de izquierda condenó a Hamás después de que milicianos armados mataran al menos a 1.200 personas y tomaran 253 rehenes en un ataque sorpresa contra Israel.

Desde entonces, sin embargo, ha criticado abiertamente la campaña militar de represalia israelí que, según el Ministerio de Salud en Gaza dirigido por Hamás, ha acabado con la vida de más de 28.800 personas, la mayoría mujeres y niños.

“Ha cruzado una línea roja”

Los últimos comentarios de Lula llegan después de que el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, prometiera seguir adelante con una ofensiva en Rafah -la ciudad más meridional de Gaza de donde han huido unos 1,5 millones de personas- pese a la creciente presión internacional para que dé marcha atrás en sus planes.

Netanyahu afirmó que los comentarios de Lula equivalían a “una trivialización del Holocausto y un intento de dañar al pueblo judío y el derecho de Israel a defenderse“.

“La comparación de Israel con el Holocausto de los nazis y Hitler ha cruzado una línea roja“, expresó en un comunicado.

Netanyahu
Getty Images
Netanyahu protestó enérgicamente y consideró antisemita el discurso de Lula.

Seis millones de judíos fueron asesinados por el régimen nazi de Hitler durante las décadas de 1930 y 1940.

Según el ministerio de Relaciones Exteriores israelí, el canciller Katz convocó al embajador brasileño este lunes y le dijo que “no olvidaremos ni perdonaremos. Es un ataque antisemita serio. En mi nombre y en el de los ciudadanos de Israel, dígale al presidente Lula que es persona non grata hasta que se retracte de lo que dijo”

Por su parte, la Confederación Israelita de Brasil (Conib) calificó las declaraciones de Lula como una “distorsión perversa de la realidad” que “ofende la memoria de las víctimas del Holocausto y sus descendientes”.

Presión para un alto el fuego

Lula respaldó el caso de genocidio presentado por Sudáfrica contra Israel ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a finales del año pasado.

Los jueces de la CIJ dictaminaron en enero que el proceso seguiría adelante.

El tribunal ordenó a Israel que impidiera que sus militares cometieran actos que pudieran considerarse genocidas, que previniera y castigara la incitación al genocidio y que permitiera la asistencia humanitaria al pueblo de Gaza.

Pero el tribunal no llegó a pedir a Israel que detuviera inmediatamente sus operaciones militares en Gaza.

Lugar destruido en Rafah
Getty Images
Los ataques de Israel están causando estragos en Rafah.

Brasil y Sudáfrica son miembros del grupo de países BRICS, una alianza de varias de las mayores economías en desarrollo del mundo para defender sus intereses frente a las más prósperas naciones occidentales.

En Gaza, la Organización Mundial de la Salud denunció que el hospital Nasser en el sur de este territorio había quedado inoperativo tras una incursión israelí.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) alegaron que su operación fue “precisa y limitada” y acusaron a Hamás de “utilizar cínicamente los hospitales con fines terroristas“.

Mientras tanto, en El Cairo se realizan esfuerzos para negociar un alto el fuego entre Israel y Hamas, aunque los mediadores de Qatar dijeron que los avances recientes “no eran muy prometedores”.

línea
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.