Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
El blog de MSF
>
República Democrática del Congo: población e instalaciones médicas atrapadas por el conflicto en Kivu del Norte
plumaje-icon
El blog de MSF
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones... Continuar Leyendo
5 minutos de lectura
República Democrática del Congo: población e instalaciones médicas atrapadas por el conflicto en Kivu del Norte
En lo que va del año, los equipos de MSF trataron a 67 heridos de guerra, la mayoría por heridas de bala y lesiones causadas por explosiones. Más de 50 de estos pacientes eran civiles, incluidos 21 niños menores de 15 años y 32 mujeres. Además, los equipos de MSF han proporcionado apoyo psicológico a los desplazados y distribuido tiendas, filtros de agua y jabón.
08 de febrero, 2024
Por: El blog de MSF
0

Las estructuras médicas apoyadas por los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) han recibido un gran flujo de pacientes heridos de guerra a causa de las últimas olas de enfrentamientos armados en la provincia de Kivu del Norte, que han provocado el desplazamiento de miles de personas en el este de la República Democrática del Congo (RDC).

Con civiles e instalaciones médicas atrapados en el fuego cruzado, MSF pide urgentemente a todas las partes en el conflicto que garanticen la seguridad de pacientes, personal médico e instalaciones sanitarias, la protección de los civiles y el acceso sin obstáculos a las organizaciones humanitarias.

En las semanas posteriores al 22 de enero, tras una escalada de los enfrentamientos entre diversos grupos armados en la zona, unas 10.000 personas huyeron de sus hogares en Mweso y sus alrededores, en el territorio de Masisi, y buscaron refugio en el hospital general de Mweso.

En enero, y especialmente en las últimas dos semanas, los equipos de MSF en el hospital gestionado por el Ministerio de Salud trataron a 67 heridos de guerra, la mayoría por heridas de bala y lesiones causadas por explosiones. Más de 50 de estos pacientes eran civiles, incluidos 21 niños menores de 15 años y 32 mujeres. Además, los equipos de MSF han proporcionado apoyo psicológico a los desplazados y distribuido tiendas, filtros de agua y jabón.

Con la intensificación de los combates en Mweso en los últimos días, el número de personas refugiadas en el hospital se ha reducido y muchas de ellas han huido hacia Kitshanga, Katsiru, Nyanzale Kalembe y Kashuga. Sin embargo, al menos 2.500 personas, incluidos niños cuyos padres han sido asesinados, continúan en el hospital de Mweso.

“La situación es extremadamente preocupante”, afirma el coordinador del proyecto de MSF, Çaglar Tahiroglu. “El hospital está desbordado, con miles de personas hacinadas en su interior, tratando de protegerse de los combates. Junto al Ministerio de Salud, estamos haciendo todo lo posible para brindar atención, pero no tenemos material suficiente, por ejemplo nos faltan alimentos”.

El conflicto se extiende al sur

Al otro lado de la frontera, en la provincia de Kivu del Sur -a donde han llegado 155.000 personas desplazadas desde diciembre de 2022, según la ONU- los recientes enfrentamientos han provocado una nueva ola de llegadas, y varios miles de personas, presas del pánico, se han desplazado en los últimos días hacia la localidad fronteriza de Bweremana y desde allí a Minova, más al sur.

En el hospital general de Minova, apoyado por MSF, el personal médico atendió a unas 30 personas heridas entre el 2 y el 6 de febrero, incluidos cuatro niños, 10 mujeres y 12 personas que requerían cirugía.

Dado que la carretera entre Goma, capital de Kivu del Norte, y la población de Shasha, 27 kilómetros al oeste, está actualmente intransitable debido a los combates, muchas personas están siendo derivadas desde los centros de salud de la parte sur de Kivu del Norte al hospital general de Minova y a otras instalaciones sanitarias en Kivu del Sur, sobrecargándolas con pacientes, incluido un número cada vez mayor de supervivientes de violencia sexual.

“Hoy en día, las estructuras de salud en Minova están saturadas y sufren una escasez de medicamentos esenciales para tratar enfermedades comunes como la malaria, las enfermedades diarreicas, la desnutrición y las infecciones respiratorias”, afirma Rabia Ben Alí, coordinadora de emergencias de MSF en Kivu del Sur. “Durante las últimas cuatro semanas hemos visto duplicarse el número de casos semanales de violencia sexual que se tratan en el hospital de Minova”.

Atrapados en el fuego cruzado

A medida que los combates se intensifican y se acercan a las ciudades de Mweso y Minova, la seguridad de los civiles, el personal médico y los pacientes corre cada vez más peligro.

En el centro de la ciudad de Mweso, varias casas han sido alcanzadas por explosivos, matando a civiles. Sólo en la semana del 22 de enero, se estima que 20 civiles murieron, entre ellos un niño, y otros 41 resultaron heridos. En la última semana de enero, balas de fuego cruzado alcanzaron la base de MSF y el hospital de Mweso, hiriendo a un cuidador, mientras que el 2 de febrero, la zona entre el hospital de Mweso y la base de MSF fue alcanzada por un explosivo.

Preocupados por la seguridad de sus equipos, MSF ha decidido reubicar temporalmente a parte del personal de Mweso y Minova.

“Seguimos brindando apoyo, principalmente de manera remota, al hospital de Mweso, así como a nueve centros de salud de la zona”, asegura Tahiroglu. “El personal de MSF regresará tan pronto como la situación de seguridad lo permita. Sin embargo, no podemos brindar atención médica bajo estas condiciones, las instalaciones sanitarias no están protegidas y el personal médico queda atrapado en el fuego cruzado”.

Desde marzo de 2022, el recrudecimiento de los enfrentamientos armados en la provincia de Kivu del Norte, vinculado al resurgimiento del movimiento M23, ha obligado a más de un millón de personas a abandonar sus hogares y ha provocado un desastre humanitario en una provincia ya devastada por más de 30 años de enfrentamientos armados, conflictos y desplazamientos masivos.

En la zona de salud de Mweso, en el territorio de Masisi, provincia de Kivu del Norte, los equipos de MSF han estado brindando atención médica y ayuda humanitaria a las personas afectadas por la violencia, incluidas unas 30.000 personas que se desplazaron en febrero de 2023. En la zona de salud de Masisi, los equipos de MSF continúan apoyando el hospital general y cinco centros de salud, a pesar de la dificultad para llevar suministros debido a las carreteras cortadas debido a los combates.

En la provincia de Kivu del Sur, los equipos de MSF en Minova respondieron a las consecuencias del conflicto en Kivu del Norte durante la primera mitad de 2023. Tras un deterioro de la situación, MSF lanzó una nueva respuesta de emergencia en diciembre de 2023 en nueve sitios donde se habían asentado personas desplazadas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
El matrimonio neerlandés que murió tomado de las manos después de 70 años de vida en común
4 minutos de lectura
El matrimonio neerlandés que murió tomado de las manos después de 70 años de vida en común
En lo que va del año, los equipos de MSF trataron a 67 heridos de guerra, la mayoría por heridas de bala y lesiones causadas por explosiones. Más de 50 de estos pacientes eran civiles, incluidos 21 niños menores de 15 años y 32 mujeres. Además, los equipos de MSF han proporcionado apoyo psicológico a los desplazados y distribuido tiendas, filtros de agua y jabón.
14 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Intrépido e inspirador.

Así fue como la organización The Rights Forum anunció la muerte de su fundador y ex primer ministro neerlandés Dries van Agt, ocurrida por eutanasia al mismo tiempo que la de su esposa, Eugenie.

La pareja, ambos de 93 años, murió “junta y de la mano” el pasado 5 de febrero , según The Rights Forum, tras optar por la llamada “dúo-eutanasia” debido al deterioro progresivo del estado de salud de ambos.

Van Agt, un influyente político con largos años de servicio. sufrió un derrame cerebral en 2019 del cual nunca se pudo recuperar completamente, mientras que la salud de su esposa, Eugenie, también se deterioró.

La eutanasia y el suicidio asistido están permitidos en los Países Bajos desde 2002. La dúo-eutanasia es una reciente y creciente tendencia en ese país noreuropeo, donde un número limitado de parejas han podido cumplir el deseo de morir unidas, generalmente a través de una dosis letal de un fármaco.

Siete décadas juntos

Andreas (Dries) van Agt y Eugenie Krekelberg llevaban más de 70 años juntos, desde que se conocieron como estudiantes de arte en Nimega, en el este de los Países Bajos. Se casaron unos años después y fueron inseparables desde entonces.

Nacido en 1931, Dries van Agt se crio en un ambiente católico y, tras graduarse en Derecho y trabajar como abogado en los Ministerios de Agricultura y Pesca y de Justicia, inició una carrera política.

Fue ministro de Justicia (1971-1977) y de Relaciones Exteriores (1982). Fungió como primer ministro en tres gabinetes del gobierno neerlandés entre 1977 y 1982. Luego fue designado embajador de la Unión Europea ante Japón y ante Estados Unidos.

Eugenie lo acompañó y aconsejó a lo largo de su extensa carrera política y siempre aparecía a su lado en los eventos locales y extranjeros en los que ambos participaban como figuras públicas.

En fotos aparecen saludando a la muchedumbre, votando juntos en elecciones o mostrando abiertamente su cariño mutuo.

Dries van Agt y su esposa, Eugenie, antes de la salida de la pareja a Japón
Getty Images
Van Agt fue nombrado embajador de la Unión Europea ante Japón en 1987.

Eugenie también estuvo a su lado cuando fundó The Rights Forum en 2009, una organización comprometida con la búsqueda de una solución pacífica entre Israel y los palestinos.

Van Agt escribió numerosos artículos y dos libros sobre lo que él consideraba la “injusticia” en la que vive el pueblo palestino.

En 2019, el ex primer ministro sufrió un derrame cerebral del cual tuvo una parcial recuperación.

Aunque continuó ocupándose de la cuestión palestina, según escribe The Rights Forum, se sintió frustrado porque “su creatividad, concentración y capacidad para pronunciar discursos se habían visto afectadas”.

La salud de su amada y eterno apoyo Eugenie también había decaído y, al tener claro que no querían vivir sin el otro, ambos con 93 años, tomaron la decisión de someterse juntos a una eutanasia el 5 de febrero.

El actual primer ministro en funciones de los Países Bajos, Mark Rutte, rindió un conmovedor tributo a quien llamó su “tatarabuelo político” y la familia real holandesa resaltó su “impactante personalidad y estilo florido”.

La pareja deja tres hijos y fue enterrada en Nimega, la ciudad donde se conocieron.

Dries van Agt
Getty Images
Van Agt es descrito como dueño de una personalidad atractiva y un lenguaje característicamente florido.

La eutanasia en los Países Bajos

El sitio oficial de los Comités de Revisión de Eutanasia explica que, cuando un médico cumple con la solicitud de un paciente para poner fin a su vida, se llama eutanasia.

Si el médico ayuda al paciente a finalizar su propia vida, se conoce como suicidio asistido.

Ambas prácticas son permitidas en los Países Bajos desde 2002, pero están estrictamente controladas por regulaciones inscritas en la ley.

Las solicitudes de eutanasia frecuentemente provienen de pacientes que experimentan un sufrimiento insoportable sin perspectiva de mejora.

La solicitud debe hacerse con toda seriedad y convicción. Los pacientes no tienen el derecho absoluto a la eutanasia ni los médicos el absoluto deber de practicarla.

La dúo-eutanasia es una modalidad reciente, pero que se está volviendo más común.

De las casi 9.000 eutanasias individuales practicadas en los Países Bajos en 2022, 29 parejas se sometieron a ese proceso el mismo año.

Línea gris
BBC

Has clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo

Y recuerda que recibir notificaciones. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.