Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
El Blog de LEXIA
>
14 de febrero: desde las cenizas del amor
plumaje-icon
El Blog de LEXIA
En LEXIA somos expertos en descubrir y aplicar insights; ¿pero qué es un Insight? Es... Continuar Leyendo
5 minutos de lectura
14 de febrero: desde las cenizas del amor
Hacer penitencia y celebrar el amor ¡el mismo día!... ¿cómo se vivirá desde México esta curiosa convergencia de fechas el 14 de febrero?
09 de febrero, 2024
Por: Raúl Méndez
0

Este año, el 14 de febrero acontece la virtuosa conjunción de dos celebraciones, canónicamente opuestas, pero de profunda cercanía. Por un lado, tenemos la celebración del Día del Amor y de la Amistad y, al mismo tiempo, el calendario litúrgico marca la conmemoración del Miércoles de Ceniza. Fecha que guardan tanto la iglesia católica como la iglesia anglicana y algunas comuniones protestantes de corte ecuménico.

El Miércoles de Ceniza es el primer día de Cuaresma, su objetivo es servir de momento penitencial en el que se recuerda la insoportable levedad del pecado. Por lo tanto, se exige un reverente ayuno. Pese a la idea popular, el ayuno cuaresmal no prohíbe las relaciones sexuales. Claro, siempre y cuando sea dentro del orden matrimonial. Esta conjunción de Día de San Valentín con Miércoles de Ceniza ya había ocurrido en 2018, y habrá una próxima en 2029, es por eso que, desde hace unos años, diversos medios católicos han buscado orientar a los fieles sobre si se puede o no tener relaciones sexuales ese día.

En síntesis, dichos medios señalan que en el cristianismo no existe una fecha de abstinencia sexual obligatoria. Al contrario, cuando se trata de la intimidad en pareja, hasta la misma biblia la incentiva (1 Corintios 5:3-4). Sin embargo, una investigación realizada por la Universitat de Valencia (UV) y la de Alcalá (UAH) en 2020, demostró como, en España, durante el franquismo, sí existía abstinencia sexual durante Cuaresma. Esto se descubrió analizado los datos del Instituto Nacional de Estadística de España, comparando las concepciones en el período de 1940 a 1979 tomando en cuenta la fecha de Cuaresma de cada ciclo. La conclusión fue que
el número de concepciones de hijas e hijos durante el período la Cuaresma era menor que antes y después de este período del calendario católico” Hablamos de los nacimientos que ocurren entre noviembre y diciembre.

En México, sin embargo, según el INEGI, en 2022, los meses con menos nacimientos fueron febrero (9.3%), abril (7.6%) y junio (7.8%). Por su parte, noviembre (8.5%) y diciembre (9.7%) aparecen en los primeros cinco lugares de mayor natalidad. Esto habla de que en México no hay un tabú sexual generalizado en tiempo de Cuaresma, al menos recientemente. Por lo tanto, lo más probable es que este 14 de febrero la mayoría de los mexicanos celebre con alegría tanto el carnal Día del Amor como el espiritual Miércoles de Ceniza. Dicha convergencia de festividades religiosas y hedonistas es sintomática de las sociedades tendientes a la secularización.

Como señala Charles Tylor, la “era secular” no significa la desaparición de la religión, sino una reconfiguración social de las instancias de poder en la cual los preceptos religiosos pueden convivir con las asignaciones culturales civiles. De hecho, el 14 de febrero lleva mucho tiempo bajo esta secularización, pues lo de “San Valentín” solo es el recuerdo litúrgico, la expresividad concreta es como Día del Amor, de los enamorados, etc.

En el entendido de que la actividad sexual en México pierde cada vez más la normativización religiosa, incluso en fechas de mayor sacralidad, ¿puede hablarse de una secularización sexual en el país? No aún, ¡pero sí está en proceso!

En diversos estudios que hemos realizado en LEXIA sobre hábitos y prácticas sexuales que van desde los encuentros sexuales, la masturbación, el uso de juguetes sexuales, la interrupción legal del embarazo (ILE) y la diversidad sexual, hemos visto que el peso simbólico de los prejuicios religiosos sí se sigue manifestando, al menos entre jóvenes (18-35 años), y, especialmente en las mujeres. Pero también es cierto que, poco a poco, los jóvenes mexicanos están logrando una búsqueda de autoconocimiento, experimentación y toma de decisión sexual allende los dogmas y prejuicios eclesiásticos.

Al mismo tiempo, esta emergente capacidad de agencia sexual no implica una disminución de sus valores religiosos ni tradicionales. Las y los jóvenes en México con una vida sexual activa fuera de los cánones de las iglesias, no necesitan apostatar o negar su fe o identidad religiosa para experimentar plenamente el goce físico, emocional e intelectual de la sexualidad. Simplemente logran hacer converger lo uno con lo otro: lo sacro con lo profano, sus valores con su actividad sexual.

Día del Amor y Miércoles de Ceniza cayendo el mismo día representa la permeabilidad de valores en México, en donde los opuestos pueden mezclarse. La cultura mexicana no sigue una cerrada lógica aristotélica, sino que entrelaza tramas paradójicas en la sociedad, en política, incluso en economía. México transporta culturas diversas, contradictorias, en constante cambio. No somos un país donde las grandes doctrinas, sean estas políticas o religiosas, puedan implementarse generalizadamente por mucho tiempo.

Como también hemos señalado desde nuestro estudio de El liberal Salvaje, hay muchos Méxicos porque no solo somos diversos, sino también inconformes. Y eso es un signo de esperanza contra los anunciadores del pensamiento único: nuestro país no tiene una sola ideología, recuérdese que incluso el catolicismo, pese a ser mayoritario ya no es tan hegemónico como hace unos años. Por eso, este 14 de febrero, la sexualidad podrá vivirse libremente pese a los prejuicios religiosos, y por eso también hasta los discursos oficialistas terminan tarde o temprano entrando en crisis.

Porque en México no somos un país de ortodoxias, sino una sociedad viva, de contrastes, donde el cielo se toca con la tierra, donde, las quesadillas no siempre llevan queso y, como cantaba Timbiriche, los besos pueden ser de ceniza.

* Raúl Méndez es estratega senior en LEXIA, coordina investigaciones de antropología aplicada en estudios de mercado y opinión pública. Egresado de la carrera de Antropología Social por la UAM-Iztapalapa. Miembro de la Comunidad Teológica de México. Coautor, junto con el crítico de cine Samuel Lagunas, del libro Dios, nueva temporada. Miradas teológicas al cine y la televisión en el siglo XXI (Editorial Juan Uno1, Buenos Aires: 2020), así como de diversos ensayos y artículos sobre cultura política, Estado laico, uso social de las nuevas tecnologías informativas, fenómeno religioso y masculinidades. Miembro de la Comunidad Teológica de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
Cómo ser amable con los demás puede proteger tu organismo
8 minutos de lectura
Cómo ser amable con los demás puede proteger tu organismo
Hacer penitencia y celebrar el amor ¡el mismo día!... ¿cómo se vivirá desde México esta curiosa convergencia de fechas el 14 de febrero?
20 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

A todos nos gustaría tener algunas formas rápidas y sencillas de mejorar nuestra salud, pero estamos inundados de consejos a menudo contradictorios.

Así que si vas a probar una sola cosa para mejorar tu bienestar mental y físico, ¿cuál podría ser?

Tal vez un poco de té verde para aumentar la capacidad cerebral o hacer una plancha durante unos minutos para regular la tensión arterial.

¿Y qué tal hacer unos pequeños actos de bondad para beneficiar a tu sistema inmunitario?

Son las 11:00 de la mañana y acabo de hacer algo que podría mejorar mi estado de ánimo, aliviar el dolor y también reducir la inflamación crónica: preparé una deliciosa taza de café para mi mujer, Claire, que adora el café a estas horas de la mañana.

Hacer una taza de café para alguien no va a cambiar radicalmente su salud. Pero sorprendentemente, los actos regulares de amabilidad pueden marcar una gran diferencia.

Obviamente, la amabilidad beneficia a quien la recibe. Pero una nueva investigación demuestra que la amabilidad también puede ser sorprendentemente beneficiosa para quien la practica.

Ser amable con regularidad puede aumentar la felicidad y reducir los síntomas de depresión y ansiedad.

Pero lo que me parece especialmente impresionante es que también parece tener un poderoso efecto en nuestro sistema inmunitario al reducir la inflamación.

Un pequeño experimento

A la vez que investigaba sobre cómo los actos de bondad mejorar la salud, quise hacer un pequeño experimento: convencer a Sam, un gestor de proyectos de Kent (Reino Unido) para que incluyera algunos actos de amabilidad más en su rutina diaria.

Para ello, primero le pregunté a Sam cómo va su estado de ánimo.

“Definitivamente fluctúa. Tengo un trabajo bastante estresante y puede llegar a agobiarme”, me cuenta.

Además, me dice que vive solo y “centrado en sí mismo”.

Le propongo como reto para la semana hacer tres gestos amables, tal vez escribir una nota a un amigo que necesita un poco de apoyo en este momento, o realmente cualquier cosa, pero tres cosas diferentes.

Acepta… ¿Cómo le irá? Lo iremos descubriendo a lo largo de este artículo.

Ilustración de un cerebro del que salen haces de luz.
Getty Images
Cuando somos generosos o cooperamos con los demás se activa una parte del cerebro: el núcleo estriado.

La activación del cerebro

Para empezar, hay estudios que demuestran que ser amable con los demás puede mejorar significativamente nuestro estado de ánimo.

En un estudio realizado en 2023, los científicos dividieron de modo aleatorio a distintas personas con depresión leve, ansiedad o estrés en tres grupos.

Un grupo realizó tres actos de bondad a la semana durante cinco semanas. A otro grupo se le pidió que fuera más sociable y el grupo final hizo una forma escrita de terapia cognitiva-conductual.

Los científicos descubrieron que, de las tres actividades, los actos de amabilidad tenían el mayor efecto sobre el estado de ánimo y reducían de modo significativo la ansiedad y la depresión.

¿Por qué y cómo la amabilidad mejora nuestro estado de ánimo?

El cerebro puede mostrar cuando alguien decide ser generoso o cooperar con los demás, ya que se activa una zona de él conocida como cuerpo o núcleo estriado.

Esta parte del cerebro responde a las cosas que pueden tener efectos gratificantes, como comer alimentos sabrosos.

Se cree que su estrato es la base biológica de ese calorcito de buenos sentimientos que obtenemos cuando somos amables.

Pero al hacer un escáner del cerebro se revela otra cosa igual de sorprendente: la amabilidad puede ayudar a aliviar el dolor.

En un estudio reciente, bastante macabro, se administró a los voluntarios dolorosas descargas eléctricas mientras decidían si donaban dinero o no. Los que donaron sintieron menos dolor.

Otro estudio descubrió que donar sangre dolía menos que sacarse sangre para un análisis, aunque la aguja fuera el doble de gruesa.

Los primeros días de Sam

Chequeo con Sam a mitad de semana cómo le va con sus gestos de bondad.

Me cuenta que ya hizo dos de los tres que le encomendé.

“Hice algo muy bonito por uno de mis amigos y por mi madre. Le escribí una nota larga y bonita de parte de mi padre, de mi hermano y de mí diciéndole lo mucho que la apreciamos. Se puso muy contenta”, me cuenta Sam.

Me dice que notó una diferencia en su estado de ánimo: “Me siento mucho más optimista de lo normal y también ha tenido efectos muy positivos en algunas de mis relaciones”.

Se sorprendió mucho ver cómo la gente apreciaba un gesto que surgió de la nada.

“Tengo muchas ganas de pensar en algo grande para mi último acto de bondad el final de la semana”, me dice.

Mujer mayor escribe una carta.
Getty Images
Escribir una pequeña nota a alguien también es un gesto amable que puede generar beneficios.

Más gratitud, menos estrés

Además del impacto de la amabilidad en el estado de ánimo y el dolor, existen investigaciones fascinantes sobre cómo ser amable con otras personas puede reducir las hormonas del estrés y la inflamación crónica, lo que puede beneficiar a tu salud en general.

La doctora Tristane Inagaki de la Universidad Estatal de San Diego, estudió los beneficios para la salud de la amabilidad y descubrió que puede reducir la inflamación crónica.

Para hacerlo, se realizó un estudio en adultos de entre 25 y 76 años a los que se les extrajo sangre y se les midió el nivel de interleucina-6 o IL6, un marcador inflamatorio.

Los voluntarios dijeron a cuántas personas y organizaciones brindaron ayuda, apoyo o amabilidad.

“Descubrimos que ser amable con más personas y organizaciones, como amigos y familiares, pero también ser voluntario, aunque sea sin recibir el mismo trato a cambio, se asocia con una menor inflamación”, apunta Inagaki.

La doctora señala que el tipo de inflamación que investiga en este caso no es la puntual que puede aparecer, por ejemplo, cuando nos hacemos un corte, sino la inflamación crónica o sistémica, que afecta a todo el cuerpo y aparece en la sangre.

Ante una infección, una lesión o toxinas, en general algo nocivo que puede hacerle daño a tu cuerpo, la inflamación surge como un proceso de tu organismo, de tu sistema inmune, para luchar contra esos males, como mecanismo para curarse a sí mismo.

Cuando la amenaza cesa, la inflamación debería parar. Pero si el sistema inmune no cesa, se produce una respuesta inflamatoria que puede ser crónica, que puede ser peligrosa porque se asocia a la pérdida de función de muchos procesos fisiológicos y patológicos.

Persona lleva la compra a otra persona hasta su casa.
Getty Images
¿Puedes imaginar tres actos amables para hacer en una semana?

“Sabemos que este tipo de inflamación conduce a una serie de diferentes enfermedades. Así que es bueno tener una menor inflamación sistémica. La inflamación crónica predice todas las enfermedades comúnmente conocidas, enfermedades cardiovasculares, cáncer o incluso depresión”, sostiene.

En otro estudio, Inagaki indagó sobre la relación entre la amabilidad y el estrés. Y, al igual que ocurrió con el caso anterior, en personas que habían hecho algún ejercicio práctico que implicaba mostrar amabilidad, posteriormente su respuesta fisiológica al estrés ante un estímulo fue menor, por ejemplo, tuvieron menor presión arterial, explica.

Y esto, a su vez, reduce la inflamación crónica.

“Hay un vínculo muy fuerte: aquellas personas que están más estresadas de modo crónico muestran una inflamación sistémica mucho mayor”, cuenta la doctora Inagaki.

Así, dice, “reducir el estrés y la inflamación son unos de los mayores beneficios de mostrar amabilidad”.

Cómo ponerlo en práctica

Pregunté a la doctora Inagaki por dónde recomendaría empezar a aquellas personas que quieren practicar y hacer más actos bondadosos.

Y es algo tan sencillo como lo que yo mismo hice con mi mujer: llevarle una taza de café.

“Se pueden hacer cosas en la vida diaria, dentro de casa. Llevarle un té o un café a un vecino. Tal vez hornees algo y se lo dejas en la puerta o lo llevas al trabajo. También puedes hacer favores a compañeros, pequeños detalles. Es algo que puedes hacer en tu vida cotidiana”, sostiene Inagaki.

Son gestos muy pequeños que suman y pueden tener un gran impacto.

Y la investigadora advierte: “No recomendamos gastar dinero. Se trata más bien de pequeñas cosas, pequeños esfuerzos”.

Y recomienda hacer tres tipos de cosas a la semana e ir variando esos actos amables. Por ejemplo, hacer algo tener un acto amable con la pareja, luego con otro miembro de la familia y después con un compañero de trabajo cercano.

Dos niñas dándose un abrazo.
Getty Images
La doctora Inagaki recomienda no gastar dinero en estos gestos. “Se trata de pequeños detalles”, dice.

El final de la semana de Sam

Pasados 7 días y tres actos de bondad en la vida de Sam, me cuenta que disfrutó todo el proceso y que eligió a su hermano como objeto para su último acto amable dentro de este pequeño experimento.

“Mi hermano lo ha pasado mal últimamente, así que cuidé de sus hijos durante un día para que él y su esposa se tomaran el día libre. Y sé que realmente lo apreció”, me explica.

Y también vio sus beneficios en carne propia.

“Afectó a mi vida de una manera bastante agradable. Definitivamente me divierto, es fácil conectar con algunas de las personas de mi vida después de hacer esto… Sin duda, es algo que quiero seguir haciendo”, sostiene.

Es estupendo ver cómo Sam disfrutó de su reto de amabilidad. Yo también intento incluir más actos amables en mi rutina diaria.

¿Por qué no intentarlo? Harás feliz a la otra persona y puede que reduzca tu inflamación crónica. Y ya está.

Es una cosa que puedes hacer ahora mismo, que realmente podría beneficiar a tu cuerpo y a tu vida.

* Este artículo es una adaptación del episodio “Be kind” de la serie “Just One Thing – with Michael Mosley” de BBC Radio 4. Si quieres escucharlo, haz clic aquí.

Línea gris
BBC

Y recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la nueva versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.