Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
Capital Plural
>
Derecho a la ciudad, un derecho para las personas en situación de calle
Capital Plural
Capital Plural
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de... Continuar Leyendo
4 minutos de lectura

Derecho a la ciudad, un derecho para las personas en situación de calle

Urge reconocer a las personas en situación de calle como personas sujetas de derechos, víctimas de procesos estructurales que, en la mayoría de los casos, obligan a las personas abandonar sus hogares o ser desplazadas de sus viviendas
26 de octubre, 2023
Por: Alexis Samuel Cabral Acosta

Más de la mitad de la humanidad vive en zonas urbanas actualmente, en concreto alrededor del 56 % de la población mundial, y para el año 2050 se estima que 7 de cada 10 personas en todo el mundo habiten en ciudades, según estimaciones del Banco Mundial en su informe de Desarrollo Urbano de 2022.

Sólo en la Ciudad de México viven más de nueve millones de personas, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Esta población necesitará estrategias, políticas, campañas y procesos que den a conocer y garanticen el conocimiento y ejercicio de sus derechos.

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020 del INEGI, en México existen 5 mil 700 personas en situación de calle, de las cuales se calcula que 900 personas habitan en la Ciudad de México. Sin embargo, es importante señalar que no existen cifras ni cálculos definitivos que contabilicen de forma real a las personas en situación de calle, pues sus propios contextos dificultan poder censar dicha población.

El no conocer de forma certera la cantidad de personas que viven en calle es un problema que genera invisibilización y desplazamiento de las personas de la ciudad, negando de forma sistemática sus derechos y libertades, no sólo en la ciudad de México sino en todos los espacios en donde las personas en condiciones de calle no puedan acceder a, por ejemplo, servicios de salud integral, vivienda digna, educación, trabajo, cultura, etcétera.

Resulta indispensable no olvidar los sistemas de opresión, violencias y discriminaciones que viven las personas en situación de calle y que, como causa y consecuencia, reproducen un ciclo de negación de derechos e invisibilidad. De forma general, las personas en situación de calle son personas racializadas a quienes se les asigna una serie de prejuicios negativos y estigmas que reproducen discriminación racista, clasistas, aporofóbica y, si tomamos en consideración las intersecciones particulares de cada persona, pueden agregarse otras estructuras de opresión como el capacitismo o las LGBTfobias, por poner algunos ejemplos.

Datos de la organización El Caracol documentan que sólo en los primeros nueve meses de 2022 mil personas en situación de calle murieron en México, de las cuales 899 murieron como desconocidas lo cual hace imposible recuperar sus cuerpos. Anteriormente bastaba con demostrar que la persona tenía una red de conocidos que reclamaban el cadáver, pero ahora se exige la presentación de un familiar por lo que en el actual sexenio la asociación no ha logrado recuperar los cuerpos.

A ello se suma la discriminación y violencia que sufren las personas en situación de calle al ser forzadas a desplazarse del espacio público bajo argumentos de “limpieza social” fundamentados en una falsa idea de seguridad o “embellecimiento” del espacio público, ya que argumentos como esos esconden en el fondo fundamentos racistas, clasistas y aporofóbicos.

Urge reconocer a las personas en situación de calle como personas sujetas de derechos, víctimas de procesos estructurales que, en la mayoría de los casos, obligan a las personas abandonar sus hogares o ser desplazadas de sus viviendas, por ejemplo, según información del Informe de Impactos Diferenciados por Covid-19: Diálogos con Organizaciones de la Sociedad Civil publicado en 2020, durante la pandemia de COVID-19 y gracias a las medidas de seguridad sanitaria como el cierre de hoteles, muchas tuvieron que ser desplazadas al no poder acceder a estos espacios para pasar la noche, sin contar por supuesto que no existen registros exactos de personas en situación de calle que hayan fallecido a causa del covid o por alguna otra enfermedad o condición de salud pues sólo se cuentan con estimaciones y aproximaciones.

Resulta indispensable reconocer que el derecho a la ciudad es un derecho humano cuyo alcance impacta a todas las personas que viven y transitan en la Ciudad de México. En términos concretos el uso, por ejemplo, de parques y espacios públicos no es ni debe ser bajo ninguna circunstancia exclusivo de algún sector poblacional, sino que al tratarse de espacios públicos debe ser accesible para todas las personas.

El derecho a la ciudad establece el ejercicio pleno de los derechos de todas las personas en espacios públicos, colectivos, urbanos y su relación con su entorno, es decir, derecho a la movilidad, a espacios verdes -como jardines o parques-, a una identidad colectiva, a ser consultado/a/e para obras y presupuesto público, a presentar denuncias, a la vista y el paisaje, a un hábitat culturalmente diverso, y a una calidad de vida digna en espacios públicos, entre muchas otras dimensiones.

No reconocer el derecho a la ciudad de las personas en situación de calle es, por tanto, imposibilitar que accedan a otros derechos y libertades como el derecho a la libre asociación, al trabajo, a la salud, a la educación, a una vida libre de violencia, al libre desarrollo de la personalidad y, por supuesto, a la no discriminación.

En conclusión, es urgente y necesario políticas integrales de desarrollo, acompañamiento y no estigmatización para personas en situación de calle, así como desarticular prejuicios sobre poblaciones callejeras que sólo reproducen prácticas racistas y aporofóbicas al mismo tiempo que deshumaniza a las personas, cosificándolas y reduciéndolas a algo que hay que retirar, como si se tratara de objetos sucios o descuidados en lugar de personas que merecen derechos, respeto y goce de los espacios públicos como cualquier otra persona.

* Alexis Samuel Cabral Acosta es asesore educative en la Subdirección de Educación del @COPRED_CDMX.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC
Cómo China logró evitar lo peor del apagón informático de Windows que afectó a gran parte del mundo
4 minutos de lectura

Muy pocas organizaciones en China han comprado software de CrowdStrike, la compañía responsable del apagón, en parte por sus críticas contra Pekín.

21 de julio, 2024
Por: BBC News Mundo
0
Una persona en Hong Kong mira una pantalla azul
Getty Images
La pantalla azul con el error fatal no se vio mucho en China.

Mientras que la mayoría del mundo forcejeaba con la pantalla azul de error fatal el viernes, un país que logró evadir el caos y salió prácticamente ileso fue China.

La razón es en realidad muy simple: CrowdStrike -la empresa de ciberseguridad responsable del apagón- casi no se usa en el país asiático.

Muy pocas organizaciones chinas compran el software de una firma estadounidense que, en el pasado, ha sido tan vociferante sobre la amenaza de ciberseguridad que representa Pekín.

Fuera de eso, China no depende tanto de Microsoft como el resto del mundo. Las compañías nacionales como Alibaba, Tencent y Huawei son las proveedoras dominantes del servicio en la nube.

Así que los informes de apagones en China, cuando sucedieron, fueron principalmente de firmas u organizaciones extranjeras.

En los sitios de redes sociales chinos, por ejemplo, algunos usuarios se quejaron de no poder registrarse en las cadenas de hoteles internacionales como Sheraton, Marriott y Hyatt que operan en ciudades del gigante asiático.

En el transcurso de los últimos años, organizaciones gubernamentales, negocios y operadores de la infraestructura han estado reemplazando cada vez más sistemas informáticos extranjeros con nacionales.

Algunos analistas suelen llamar esta red paralela Splinternet (literalmente: red escindida).

“Es el testimonio del manejo estratégico de China con las operaciones de tecnología extranjera”, comenta Josh Kennedy White, un experto en ciberseguridad basado en Singapur.

“Microsoft opera en China a través de un socio local, 21Vianet, que maneja sus servicios independientemente de la infraestructura global. Ese sistema aísla los servicios esenciales chinos, como la banca y la aviación, de las interrupciones globales”.

Almacén de Huawei en Shanghái
Getty Images
Las empresas nacionales son las porveedoras dominantes en China.

Para el gobierno de Pekín, el eludir su dependencia de los sistemas informáticos extranjeros es una cuestión de refuerzo de la seguridad nacional.

Es parecido a la manera en que algunos países en Occidente vetaron los servicios de la firma tecnológica china Huawei en 2019 o la medida de Reino Unido de prohibir en 2023 el uso de la plataforma china TikTok en dispositivos gubernamentales.

Desde entonces, Estados Unidos ha lanzado una acción coordinada para prohibir la venta de chips semiconductores de tecnología avanzada a China, así como también ha intentado frenar la inversión de empresas estadounidenses en tecnología china.

El gobierno en Washington afirma que todas estas restricciones se deben a temas de seguridad nacional.

Una mujer en el aeropuerto de Hong Kong revisa el intinerario de vuelo
EPA
El aeropuerto de Hong Kong sí vio sus servicios afectados por el apagón

Una columna editorial publicada el sábado en el diario oficialista Global Times se refirió indirectamente a estas prohibiciones contra la tecnología china.

“Algunos países hablan constantemente de seguridad, generalizan el concepto de seguridad, pero ignoran la verdadera seguridad, esto es irónico”, declaró la columna editorial.

El argumento aquí es que EE.UU. trata de dictar los términos sobre quién puede usar la tecnología global y cómo la puede usar, aunque una de sus propias compañías fue la que causó el caos global por descuido.

El Global Times también aprovechó para criticar a los gigantes de internet que “monopolizan” la industria: “Depender únicamente de las empresas principales para que lideren las tareas de seguridad de la red, como algunos países abogan, podría no solo entorpecer el intercambio inclusivo de los manejos gerenciales, sino también introducir nuevos riesgos de seguridad”.

La referencia a “intercambio” probablemente es una alusión al debate sobre la propiedad intelectual en cuanto a que a China frecuentemente se la acusa de copiar o robar tecnología occidental.

Pekín insiste en que ése no es el caso y aboga por un mercado abierto de tecnología a nivel global, mientras que mantiene un control estricto en el ámbito interno.

No obstante, no todo en China se salvó del apagón global. Un pequeño número de trabajadores expresaron su agradecimiento al gigante de la tecnología estadounidense por acortarles la semana laboral.

“Gracias Microsoft por las vacaciones adelantadas”, fue un mensaje que estaba de tendencia en las red social Weibo el viernes, acompañado por imágenes de pantallas de error azules publicadas por los usuarios.

Línea
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...