Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
Capital Plural
>
Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia: las brechas de la desigualdad
plumaje-icon
Capital Plural
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de... Continuar Leyendo
5 minutos de lectura
Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia: las brechas de la desigualdad
En este marco del Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia es necesario nombrar y visibilizar las desigualdades aún existentes en los ámbitos científicos para las mujeres y niñas diversas, para construir y garantizar espacios seguros, libres de discriminación y desigualdad, hechos por y para las mujeres en todas sus diversidades dentro del ámbito científico.
09 de febrero, 2024
Por: Karla Eecaterina Corral Linares
0

Desde el año 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclama el 11 de febrero como el Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia. Este día tiene como objetivos no sólo el reconocer la importancia y necesidad del trabajo de las mujeres en la ciencia, sino también revisar las acciones que faciliten, garanticen y promuevan su participación en el ámbito.

Si bien desde entonces han existido contribuciones importantes para la participación de las mujeres en la ciencia, las barreras continúan existiendo. En este marco, resulta importante mencionar y recapitular algunas problemáticas y situaciones a las que se ven enfrentadas las mujeres en el ámbito científico, las cuales llegan a impedir o dificultar su acceso, participación, contribución y progreso plenos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) estima que a nivel mundial las mujeres representan el 33,3 % en el área de investigación y de los países con datos disponibles respecto a mujeres investigadoras, sólo un 30 % habían alcanzado la paridad en 2016. En otros datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se menciona que existe una brecha salarial en las carreras de las investigadoras al ser peor pagadas y ser más cortas, así como en las becas de investigación que suelen ser menores para las mujeres. Otra problemática mencionada se relaciona con el ascenso y progreso en sus carreras, pues difícilmente ocupan espacios de altos cargos o se les considera para tener ascensos en el ámbito.

De acuerdo con Lidia Barajas, doctora y académica de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, en los campos de vanguardia las mujeres representan sólo el 28 % en campos relacionados a las ingenierías y el 40 % en los relacionados a la computación e informática. A su vez, son minoría en campos de tecnología, información digital, la física y las matemáticas, los cuales representan una mejor y mayor oportunidad de empleo y crecimiento económico en el futuro.

El Instituto Nacional de las Mujeres en México (INMUJERES), en su boletín “Desigualdad en cifras. Las mujeres en la ciencia”, menciona que sólo el 35.8 % de quienes pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) son mujeres y el porcentaje de mujeres disminuye conforme aumenta el nivel dentro del sistema.

Las problemáticas también se extienden hacia la visibilidad de sus trabajos, pues estos tienen poca presencia en revistas de alto nivel. Hasta la fecha sólo 22 mujeres han recibido un premio Nobel en una disciplina científica, según datos de UNESCO.

A pesar de las innovaciones y los esfuerzos para garantizar el acceso de las mujeres y niñas a la ciencia, estos datos representan información relevante que visibiliza la desigualdad y la brecha de género todavía existentes dentro del ámbito científico.

Desde el campo de la psicología, y de acuerdo con lo expresado en el “Glosario para la igualdad” del INMUJERES, existe el término “techo de cristal” utilizado para referir a las barreras invisibles que deben enfrentar y atravesar las mujeres en el ámbito profesional, las cuales no se relacionan a sus habilidades y capacidades, sino a estructuras sociales, culturales, políticas e institucionales.

En palabras de Lidia Barajas, estas barreras se relacionan con características y realidades poco visibles o tomadas en cuenta dentro de la vida de las mujeres como lo son la maternidad, los cuidados, entre otros. Estas también pueden relacionarse con la doble jornada y el trabajo no remunerado de las mujeres, los cuales tienen que ver con las actividades y responsabilidades dentro del hogar, por ejemplo.

Resulta importante también pensar que, históricamente, en los espacios de producción y divulgación del conocimiento científico las vivencias y necesidades de las mujeres han sido ignoradas o relegadas y, además, diversas autoras como Andreu Ballús y Marta Roqueta han criticado que las necesidades que sí se han representado en la academia fueron de mujeres de tonalidades de piel blancas, pues ellas han tenido mayores oportunidades para acceder a altos niveles de educación formal.

En relación a ello, es necesario destacar que la barrera del género también se ve atravesada por las diferentes vivencias en torno a la interseccionalidad, pues no existe una sola y única forma de ser, existir y vivenciarse mujer. Angela Davis problematiza el uso del término “techo de cristal”, pues menciona que las interseccionalidades colocan en la parte más inferior del orden jerárquico a las mujeres que han sido abandonadas por la historia, como lo son las mujeres pobres, mujeres de clase trabajadora, mujeres racializadas y mujeres trans.

Así entonces, valdría la pena pensar y cuestionar no sólo ¿cuántas mujeres científicas conocemos? o ¿de cuántas hemos escuchado algo sobre su trabajo?, sino también ¿cuántas de ellas son mujeres trans, mujeres racializadas, mujeres con discapacidad, mujeres indígenas, etc.? Y pensar entonces en las barreras y dificultades que ellas tendrán o tienen por atravesar, a diferencia de las mujeres, en palabras de Davis, que ya se encuentran cercanas a la cima y únicamente deben empujar el techo de cristal.

Del mismo modo, resulta importante cuestionarnos ¿cuál es el conocimiento que se valida o tiene mayor visibilidad? ¿Por quiénes ha sido construido? ¿Hacia quién o quiénes va dirigido? Y ¿cómo y desde dónde se transmite? El acceso al conocimiento también es un derecho humano y no tiene mucho sentido un conocimiento que se construya desde la academia o las sociedades científicas y que exista únicamente para mantenerse ahí, en función a determinados sectores que a partir de esas delimitaciones pueden acceder a él, dejando fuera a quienes no pertenecen al mismo.

En este marco del Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia es necesario nombrar y visibilizar las desigualdades aún existentes en los ámbitos científicos para las mujeres y niñas diversas, pues es necesario replantear los lugares y los espacios de creación y divulgación del conocimiento científico para construir y garantizar espacios seguros, libres de discriminación y desigualdad, hechos por y para las mujeres en todas sus diversidades dentro del ámbito científico. Espacios que, a su vez, incentiven su integración y participación plena, y que respondan a sus diferentes intereses y necesidades. En réplica a la consigna de la Asamblea de Mujeres Organizadas de la Facultad de Ciencias, es necesario plantear: “Que nunca más exista una ciencia sin nosotras”.

* Karla Eecaterina Corral Linares es asesora educativa en la Subdirección de Educación del COPRED.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
Qué implica el histórico restablecimiento de relaciones entre Corea del Sur y Cuba, “país hermano” de Corea del Norte
7 minutos de lectura
Qué implica el histórico restablecimiento de relaciones entre Corea del Sur y Cuba, “país hermano” de Corea del Norte
En este marco del Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia es necesario nombrar y visibilizar las desigualdades aún existentes en los ámbitos científicos para las mujeres y niñas diversas, para construir y garantizar espacios seguros, libres de discriminación y desigualdad, hechos por y para las mujeres en todas sus diversidades dentro del ámbito científico.
15 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Cuba y Corea del Sur restablecieron sus relaciones diplomáticas tras más de seis décadas de ruptura.

Lo formalizaron este miércoles en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, donde sus representantes intercambiaron notas y dejaron pendiente la apertura de sus respectivas embajadas.

Los dos países comunicaron la noticia del restablecimiento de las relaciones diplomáticas de forma relativamente discreta, en línea con el secretismo que ha marcado sus negociaciones en los últimos años.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Seúl emitió un comunicado en el que deseó que esta nueva conexión marque un “punto de inflexión crucial” en sus esfuerzos por ampliar sus horizontes diplomáticos y fortalecer la diplomacia con la región de América Latina y el Caribe.

Se considera un paso histórico para ambos países, que entablaron lazos diplomáticos en 1949 pero los rompieron diez años después, cuando triunfó la Revolución Cubana y su líder Fidel Castro impuso un régimen comunista en el país latinoamericano.

Cuba es desde entonces un estrecho aliado de Corea del Norte, el otro bastión comunista en el mundo que hasta hoy no ha abrazado la economía de mercado y se encuentra en estado técnico de guerra con Corea del Sur.

Este era el principal impedimento para que La Habana y Seúl restablecieran sus relaciones.

Pero finalmente lo han hecho.

El factor norcoreano

La reconexión diplomática entre Cuba y Corea del Sur fue un asunto pendiente durante años, en los que ambas partes mantuvieron negociaciones bajo estricta confidencialidad.

“Nuestros últimos gobiernos intentaron sin éxito varias veces restablecer las relaciones con Cuba”, indicó a BBC Mundo una fuente diplomática surcoreana desde el anonimato.

Esta fuente atribuye la tardanza a presiones diplomáticas de Corea del Norte, estrecho aliado de Cuba desde la década de 1960, así como a la reticencia de altos dirigentes cubanos de la vieja guardia.

Fidel Castro y Kim Il-sung en Pyongyang en 1986
KCNA
Fidel Castro y Kim Il-sung en Pyongyang en 1986.

“Parece que había algún tipo de compromiso que databa de la época de Fidel Castro y de Kim Il-sung de no dar ese paso”, declaró, por su parte, un exfuncionario cubano.

El histórico dirigente cubano y el fundador de Corea del Norte construyeron una sólida relación política entre sus países que dura hasta hoy.

Buen ejemplo de ello es la embajada norcoreana en La Habana, la mayor del régimen de Kim Jong-un en las Américas y centro neurálgico de su actividad diplomática en la región.

La presencia de embajadas de ambas Coreas en un solo país no es una excepción, ya que se da en muchos lugares, desde China y Rusia hasta España o Reino Unido.

Sin embargo, indicó el diplomático surcoreano, “Cuba tiene una importancia simbólica muy grande para Corea del Norte porque es su base de operaciones en América, y por eso siempre ha presionado al gobierno cubano para que se mantenga alejado de Seúl”.

En todo caso, la estrecha amistad entre La Habana y Pyongyang contrastaba con sus prácticamente inexistentes intercambios económicos y comerciales.

Y no solo eso: los vínculos económicos y culturales entre Cuba y Corea del Sur -enemigo de Corea del Norte y aliado de Estados Unidos- se han intensificado en los últimos años.

La presencia surcoreana en Cuba

Pese a carecer de relaciones diplomáticas, La Habana y Seúl comerciaron productos en 2022 por valor de US$21 millones, de los que 14 millones fueron exportaciones del país asiático al caribeño, según datos de la Asociación de Comercio de Corea (KOTRA).

Esto se nota en la vida diaria de la isla: los coches Hyundai y Kia son frecuentes en su limitado parque automovilístico, y los escasos establecimientos que venden electrodomésticos ofrecen marcas surcoreanas como Samsung y LG, si bien a precios fuera del alcance del cubano promedio.

Coches en La Habana
Getty Images
Los vehículos surcoreanos han contribuido a rejuvenecer el obsoleto parque automovilístico de Cuba.

Las empresas de Corea del Sur también acaparan buena parte de los puestos en las ferias comerciales cubanas, como la Feria Internacional de La Habana (FIHAV).

Para suplir la falta de embajada, Corea del Sur mantiene en la capital cubana una sede de KOTRA -su organismo estatal de comercio- para los intercambios económicos entre ambos países y maneja los asuntos diplomáticos desde su sede diplomática en Ciudad de México.

Qué gana Corea del Sur

Corea del Sur no ve a Cuba como una potencial fuente de ingresos para el Estado o sus conglomerados multinacionales (cuyas ventas globales alcanzan cifras de doce dígitos) y tiene otros motivos para estrechar lazos.

“Es un país geográficamente estratégico, pegado a Estados Unidos, y posicionarnos allí es importante a largo plazo”, indicó la fuente diplomática surcoreana.

Por otro lado, con la apertura de una legación en la capital de Cuba, Corea del Sur se anota un punto frente a Corea del Norte en un momento en el que ambos países mantienen un tenso enfrentamiento.

El revés no solo es simbólico sino también de pérdida de influencia política y diplomática del régimen comunista de Kim Jong-un en su país homólogo del continente americano liderado por el presidente Miguel Díaz-Canel.

Por otro lado, Corea del Sur mantiene desde hace años la política de expandir su influencia cultural hasta los últimos rincones del mundo, y Cuba no es una excepción.

Clases de surcoreano en Cuba
Getty Images
Clases de surcoreano en Cuba.

Al igual que en otros países de Latinoamérica, muchos jóvenes en la isla consumen contenidos del país asiático, desde música hasta telenovelas, y el club de fans local de Corea del Sur supera ya los 10.000 miembros.

“Con una embajada será más fácil promover nuestra cultura”, indicó la fuente surcoreana.

Por último, Corea del Sur ya mantiene relaciones diplomáticas con todos los países de la ONU excepto Siria y Corea del Norte.

“Cuba era el último objetivo pendiente para ampliar nuestra diplomacia”, aseveró.

Qué gana Cuba

Cuba, por su parte, ya mantiene relaciones diplomáticas con todos los Estados miembros de Naciones Unidas a excepción de Israel.

El gobierno cubano da una especial importancia a la diplomacia como un modo de legitimar su sistema político y económico frente al aislamiento internacional y denunciar ante el mundo el embargo financiero y comercial que le impone Estados Unidos desde hace seis décadas.

En todo caso, los beneficios que espera de su nueva relación con Corea del Sur son más bien económicos.

La ya grave crisis financiera que vive Cuba desde hace décadas se intensificó desde la pandemia, generando una grave escasez de alimentos, medicinas y productos básicos y el mayor éxodo de emigrantes de su historia.

Esto ha llevado al gobierno a buscar cualquier fuente de ingresos que ayude a mantener a flote el país.

El restablecimiento de relaciones “abre todo un diapasón de cosas que pudieran pasar, como que abran aquí en La Habana oficinas de Samsung, de Hyundai o de las empresas surcoreanas que hoy tienen una presencia comercial y económica en Cuba”, declaró a BBC Mundo el politólogo y exdiplomático cubano Carlos Alzugaray

automóviles surcoeranos en la feria de La Habana (FIHAV)
Getty Images
Ya en 2013 se exhibían automóviles surcoeranos en la feria de La Habana (FIHAV).

“Eso sería bueno para la economía cubana y, si por ejemplo alguna empresa de Corea del Sur tiene interés en invertir en Cuba, ahora tiene luz verde del gobierno surcoreano”, indicó.

También destacó que los lazos con Corea del Sur permitirían a Cuba solicitar donaciones o préstamos ventajosos a su nuevo socio diplomático.

“Corea del Sur es uno de los países con un programa más desarrollado y recursos financieros para otorgar cooperación al desarrollo, créditos para la importación y asistencia técnica”, explicó Alzugaray.

Qué pasa con Corea del Norte

Sangmi Han, periodista del Servicio Coreano de la BBC, informó que el establecimiento de relaciones diplomáticas entre La Habana y Seúl “reafirma el aislamiento diplomático de Corea del Norte, cuyo lugar en la comunidad internacional se está reduciendo”.

Pero este no es el único golpe para Pyongyang, según Cho Han-beom, investigador principal del Instituto Coreano para la Unificación Nacional, un instituto de investigación surcoreano.

“El hecho de que Cuba, país hermano de Corea del Norte, haya establecido relaciones diplomáticas con Corea del Sur en extremo secreto sin que Pyongyang lo supiera, será una herida enorme difícil de aceptar” para los norcoreanos, señaló el analista.

Sin embargo, indicó el periodista de la BBC, existen pocas posibilidades de que Corea del Norte tome duras represalias oficiales, como la convocatoria de su embajador en la isla.

Mientras tanto, restaurados los lazos diplomáticos, ahora solo falta que Corea del Sur abra una embajada en Cuba y viceversa.

Se espera que la legación surcoreana en La Habana se establezca de forma rápida y sencilla sobre la base de la oficina comercial que ya existe.

Su apertura sería una buena noticia para las aproximadamente 1.100 personas de ascendencia coreana que residen en Cuba, así como para los turistas surcoreanos que visitan el país y que antes de la pandemia rondaban los 14.000 anuales.

En el caso de la embajada cubana en Seúl, expertos creen que sería más complicado debido a las limitaciones de presupuesto del país latinoamericano, y podría tardar más.

línea
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.