Home
>
Analisis
>
Autores
>
Ruta Crítica
>
¿Por dónde mueren las democracias? Por la seguridad
plumaje-icon
Ruta Crítica
Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigió el Instituto... Continuar Leyendo
3 minutos de lectura
¿Por dónde mueren las democracias? Por la seguridad
Entre la capitulación civil en seguridad en México y la reelección de Bukele en El Salvador hay el menos un claro continuo: la inmensa mayoría de la sociedad acepta ceder el ejercicio de sus derechos a cambio de la seguridad.
06 de febrero, 2024
Por: Ernesto López Portillo

Arrasó Bukele antier en las elecciones presidenciales en El Salvador. No hay sorpresas, su popularidad es avasalladora. En una conversación reciente, califiqué a Bukele como enviado del futuro, sí, de un futuro sin democracia. Él sería la avanzada del nuevo derrotero de América Latina. Sin ocuparse de los medios y enfocado en los fines, el presidente del país centroamericano vecino podría representar el punto de quiebre de nuestras frágiles y deficitarias democracias. Tal vez ya deberíamos entender que las democracias morirán por la seguridad.

¿Exagero? No lo creo, pero en todo caso me han dicho que exagero toda mi carrera profesional. Dije en los noventa del siglo pasado que si no reconstruíamos las instituciones policiales no habría seguridad; exageras, me decían. Dije en la primera década de este siglo que ninguna mejora policial sería duradera sin nuevos sistemas de control interno y externo; no es para tanto, repitieron; dije también desde entonces que la policía y el poder político se habían trenzado en un pacto original de intercambio de lealtad a cambio de impunidad y que sin desmontar ese pacto jamás tendríamos a la policía protegiendo a la gente, y lo mismo me decían.

Ya en la segunda década de este siglo me pregunté qué sería cuando comprobáramos que los militares tampoco traían la seguridad. Por último, todo este sexenio federal he insistido que la ruta hegemónica no declarada es entregar el control total a la seguridad a las instituciones castrenses. Y aquí estamos, ya con más militares operativos desplegados en tareas de seguridad pública que policías. Son desproporcionadas tus hipótesis, aún hoy hay quien me insiste.

Entre la capitulación civil en seguridad en México y la reelección de Bukele en El Salvador hay el menos un claro continuo: la inmensa mayoría de la sociedad acepta ceder el ejercicio de sus derechos a cambio de la seguridad.

La contradicción es terrible: las instituciones del Estado rotas son parte de la inseguridad y la sociedad acepta ampliar sus poderes. Los estados de excepción, bien vistos, formalizan en mucho la fractura de los controles institucionales rotos. La figura del arraigo llevada en México a la Constitución es un potente ejemplo de cómo la democracia se desmonta a sí misma, a nombre de la seguridad. Si las instituciones no pueden, no saben o no quieren profesionalizar sus competencias para investigar, entonces se bajan los estándares profesionales y se abren hipótesis jurídicas de intervención, aún si eso ancla figuras que violan el propio régimen constitucional de derechos. Todo a nombre de la seguridad, con la tracción social de soporte.

La contradicción se puede ver desde otro ángulo: la crisis de gobernabilidad asociada a las promesas incumplidas de gobierno tras gobierno, en lugar de apalancar el fortalecimiento de la rendición de cuentas, la viene debilitando aún más. Si las instituciones policiales y las fiscalías rotas son opacas y no rinden cuentas, le pasamos la tarea a las instituciones militares que están aún más lejos de cualquier posible escrutinio. A nombre de la seguridad y también de la justicia, en lugar de ir a más controles democráticos, vamos a menos.

El estado de excepción declarado en el país vecino y los poderes de excepción de derecho y de facto que se vienen activando acá tienen el mismo motor: la descomposición crónica del Estado; es la sequía de instituciones civiles democráticas operando hacia una mayor sequía democrática (parafraseando a Wolf Grabendorff).

Si el futuro político para América Latina será modelado desde, por y para la popularidad, entonces ya ganó la seguridad que más apoyo merece, esto es, la que es intercambiable, por ejemplo, por la presunción de inocencia. Si es así, nuestras democracias ya están en desahucio y todavía no lo podemos asimilar. Una muerte en curso a cambio de la seguridad.

Nada me daría más gusto que estar exagerando.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image
Así se ven los bajos niveles de los embalses de Bogotá por los que empiezan a racionar el agua
3 minutos de lectura
Así se ven los bajos niveles de los embalses de Bogotá por los que empiezan a racionar el agua

La capital colombiana enfrenta el impacto de la fuerte sequía con una campaña masiva de ahorro de agua.

11 de abril, 2024
Por: BBC News Mundo
0

“Por favor ahorremos agua, la situación es crítica”, escribió este jueves el alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán, en X.

El acueducto de la capital colombiana reportó una baja histórica en los niveles de agua de los embalses que abastecen la mayor cantidad del agua potable.

“El fenómeno de El Niño ha dejado embalses como Chuza, con solo 35 de 220 millones de metros cúbicos de capacidad”, explicó la gerente del acueducto de Bogotá, Natasha Avendaño.

Las imágenes de las fuentes hídricas áridas y sin vegetación empezaron a circular en medios de comunicación y redes sociales.

Se ve una huella en una sección ahora seca del embalse La Regadera.
Getty Images
Se ve una huella en una sección ahora seca del embalse La Regadera.
Embalse de la Regadera
Getty Images
El Embalse de la Regadera, se alimenta de las aguas del río Tunjuelo.
Indicador de nivel de agua en embalse San Rafael en marzo de 2024
Getty Images
Indicador de nivel de agua en embalse San Rafael en marzo de 2024

Ver el antes y el después del estado de los embalses ha mostrado la magnitud de una situación que la Alcaldía dice haber alertado desde enero de este año.

Fotografías del Embalse San Rafael publicadas por la alcaldía de Bogotá.
Alcaldía de Bogotá
Fotografías del Embalse San Rafael publicadas por la Alcaldía de Bogotá.

Una combinación de fenómenos naturales y de consumo no responsable de agua, han llevado a prender las alarmas en una ciudad que ya supera los 10 millones de habitantes.

“Desde junio de 2023, el país y la región, han atravesado largas semanas sin lluvias debido al impacto del fenómeno de El Niño. Este panorama ha generado escasez de precipitaciones o lluvias en las zonas de influencia que abastecen de agua a la capital y los municipios aledaños”, informó la Alcaldía en un comunicado.

Avendaño explicó a la prensa local que en Bogotá se está consumiendo agua como si existieran 500.000 habitantes más de los reportados actualmente y que el promedio de consumo por metro cúbico ha ido en aumento con respecto al año anterior.

Vista del Embalse San Rafael en marzo de 2024.
Getty Images
Vista del Embalse San Rafael en marzo de 2024.
Vista del Embalse San Rafael en marzo de 2024.
Getty Images
El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) advirtió que los colombianos seguirían sufriendo los efectos del fenómeno de El Niño hasta al menos abril de este año.

Para hacer frente a la situación la Alcaldía anunció un racionamiento del servicio de agua por medio de suspensiones alternadas que empiezan a regir este jueves 11 de abril.

La medida tiene una duración de 24 horas cada vez y se irá rotando por las diferentes zonas de la ciudad.

Además, el gobierno local adelanta una campaña masiva que busca garantizar el servicio para el año siguiente, por eso está informando constantemente las mediciones: “con corte al 10 de abril, el nivel de los embalses del Sistema Chingaza era de 16,63%. La meta es llegar al 20.3%”.

También está haciendo virales algunas sugerencias de ahorro que han causado reacciones diversas en la población, como la que compartió el alcalde Galán en televisión nacional: “El fin de semana, si usted no va a salir, pues no se bañe”.

linea gris
bbc

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

  • Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.
linea gris
BBC
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...