Home
>
Analisis
>
Autores
>
Ruta Crítica
>
Elecciones y seguridad: el triunfo y la reprobación
Ruta Crítica
Ruta Crítica
Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigió el Instituto... Continuar Leyendo
4 minutos de lectura
Elecciones y seguridad: el triunfo y la reprobación
El triunfo electoral fue contundente, exactamente como lo fue el fracaso en la política de seguridad. México tiene un aprendizaje incomparable de la ruta equivocada.
11 de junio, 2024
Por: Ernesto López Portillo

Uno de los hechos irrefutables respecto a la política de seguridad federal es que, una vez más, igual que en sexenios anteriores, ha sido reprobada por las mayorías. Así lo confirman los siguientes estudios de opinión: en la encuesta del Grupo de Economistas y Asociados de marzo de 2024, solo el 31 % respondió que AMLO tuvo éxito en “Mejoramiento de la seguridad”. En la encuesta de mayo pasado de El Financiero, solo 23 % aprobó la política de seguridad. Según encuesta de aprobación presidencial de Buendía y Márquez de abril pasado, solo 22 % consideró que la seguridad mejora. La encuesta de Revista32 de marzo pasado arrojó que solo el 20.7 % considera que el gobierno lleva bien las condiciones de seguridad. La encuesta de aprobación presidencial de Mitofsky fechada en abril pasado enseña que 22.4 % piensa que la seguridad está mejor.

Y en el ámbito oficial, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU-Inegi) hasta marzo pasado el 61 % de la población de 18 años o más considera inseguro vivir en su ciudad.

Según Francisco Abundis: “De acuerdo con la encuesta de salida de Parametría por primera vez en las últimas cuatro elecciones presidenciales la economía es reportada como la variable más importante para decidir el voto…”. Y agrega: “Parece contra intuitivo pero la inseguridad no terminó siendo el tema más importante. Primero por ser un tema difuso (todas las autoridades son responsables) y segundo porque en encuestas preelectorales encontramos quien se consideraba más capaz para resolver el problema era la candidata electa Claudia Sheinbaum”.

La reprobación de la política de seguridad en las encuestas acompañó el sexenio completo de López Obrador, quedando el tema consistentemente en el primer lugar de preocupación en la gran mayoría de ellas (también en esto han sido consistentes los presidentes, decidiendo no cambiar la ruta en el sexenio a pesar de tener reprobación temprana y continua). Seguramente se irá agregando el análisis para entender lo mejor posible los incentivos detrás del triunfo arrollador de Morena y aliados; por ahora, la mejora económica y las expectativas de mejora económica parecen haber figurado como los motores principales del voto mayoritario.

¿Pero qué aprendizajes nos deja el resultado, con respecto a la reprobación de la política de seguridad? Todo indica que, a pesar de que la inseguridad es el principal problema para la gente, no habría pesado de manera preponderante en su voto. Y, hasta donde sé, se desconoce en qué medida influyó la expectativa de solución a la inseguridad depositada sobre la candidatura de Claudia Sheinbaum.

Ganar una elección de manera abrumadora cuando se fracasó en la construcción de seguridad, justicia y paz, habida cuenta de que la evidencia con base empírica confirma un entorno masivo de violencias crónicas, delincuencia e impunidad, representa un hecho con enormes implicaciones. Lo he discutido brevemente en anteriores entregas, algo de lo que habría que descifrar es qué lección o lecciones viene asumiendo la llamada clase política y me refiero a ambos polos: el ganador y el perdedor. En sus espacios privados, más que en su discurso formal, me pregunto cómo interpretan esto y qué impacto tiene en su actitud y prácticas asociadas a estos fenómenos. Mi principal preocupación es si traducen esto en un incentivo más para evadir las reformas estructurales urgentes en el sector, en clave democrática.

Quienes estudiamos estos temas sabemos que, sea cual sea el resultado en las encuestas de opinión y en la investigación aplicada en torno a todo esto, siempre habrá personas en cargos públicos -y en los partidos políticos- que se aprobarán a sí mismas, por más absurdo que sea, aún en medio de desgarramientos civilizatorios.

Lo he visto y sucede a diario. Incluso ante las más negativas evaluaciones ciudadanas, de todas maneras habrá en el aparato de seguridad y justicia quienes se colocan por encima de eso, pero también de la cifra negra, de la impunidad y de las tasas de victimización para quedarse con su propia historia: “vamos bien”. Creo que nos llevaríamos una gran sorpresa si pudiéramos medir la verdadera auto evaluación entre los operadores institucionales; en mi experiencia, es casi imposible la autocrítica honesta ante la evidencia que sea.

¿Qué lectura tendrá el gobierno entrante de cara a la combinación entre el triunfo abrumador y la reprobación mayoritaria citada? Una mirada seria debería buscar respuestas a profundidad en dos planos: la seguridad objetiva y la subjetiva. Habría que tener evidencia sólida en ambos ámbitos, a su vez asociada a interpretaciones fundadas hasta lo más posible en relaciones comprobadas de causalidad (qué provoca qué). El ejercicio es de dimensiones descomunales si se quiere construir una lectura de alcance nacional para identificar y al mismo tiempo distinguir los contextos locales y regionales específicos. La calidad de este ejercicio equivale a la precisión en la definición del problema, nada menos.

El triunfo electoral fue contundente, exactamente como lo fue el fracaso en la política de seguridad. México tiene un aprendizaje incomparable de la ruta equivocada. ¿Sabrá el nuevo gobierno diferenciar las claves del triunfo y del fracaso simultáneos? ¿Vendrá la reconstrucción? Muy pronto lo sabremos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC
Ni Billie Eilish se salva del ghosting; “fue una locura”
4 minutos de lectura
Ni Billie Eilish se salva del ghosting; “fue una locura”

La cantante estadounidense reveló a la BBC que alguien con quien había planeado encontrarse cortó repentinamente la comunicación, sin darle ninguna explicación.

10 de junio, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Puede que sea una de las estrellas más importantes de la música, pero resulta que ni siquiera Billie Eilish es inmune al ghosting.

Ghosting —un término en inglés que no se traduce en español, pero que sería algo así como “hacerse el fantasma”— describe la situación en la que luego de intercambiar números de teléfono y tras un par de citas, la otra persona corta repentinamente la comunicación sin dar ninguna explicación.

La artista estadounidense, de 22 años, le dijo al podcast de la BBC Miss Me? que le hicieron ghosting el año pasado, y agregó: “Fue una locura”.

La cantante de “What Was I Made For” también habló de lo que le costó mantener amistades cuando encontró la fama.

Eilish sólo tenía 14 años cuando presentó su primer sencillo “Ocean Eyes”. Desde entonces, se ha lanzado al estrellato mundial, cosechando múltiples premios por el camino.

“Definitivamente me han ghosteado, dijo Eilish en conversación con Lily Allen y Miquita Oliver.

Billie Eilish
A Billie Eilish la fama le planteó varios desafíos. Foto: Getty Images

Ghosting a Billie Eilish

La cantante contó que el incidente ocurrió en diciembre del año pasado, y añadió que fue “literalmente increíble. Hasta el día de hoy, [él] no volvió a enviarme mensajes“.

“Yo estaba como, ¿te has muerto? ¿Te has muerto literalmente?”, dijo.

“Era alguien a quien también conocía desde hacía años y teníamos un plan (…) ‘esta es mi dirección, ven a las 3 de la tarde’; nunca más supe de él. Nunca. No me lo podía creer”.

Eilish dijo que más tarde vio que estaba saliendo con otra persona.

“Y yo estaba como ‘oh’. Pero no sabía que la gente todavía hiciera eso. Realmente no sabía que la gente hacía eso“.

El precio de la fama

El tercer álbum de estudio de la cantante y compositora, Hit Me Hard and Soft, salió a la venta el mes pasado.

A principios de este año, ella y su hermano y colaborador Finneas O’Connell ganaron el Oscar a la mejor canción con “What Was I Made For?”, que compusieron para la banda sonora de Barbie.

Pero Eilish señaló que el estrellato hacía que le fuera difícil tener amigos.

“Bueno, perdí a todos mis amigos cuando me hice famosa”, dijo.

“De repente era famosa y no podía relacionarme con nadie. Fue duro. Fue muy duro”.

Billie Eilish y su hermano Finneas O'Connell
Billie Eilish y su hermano Finneas O’Connell actuaron en los Oscar de este año. Foto: Getty Images.

Eilish contó que su mejor amiga, Zoe, seguía a su lado. Pero sus únicos amigos eran sus empleados.

“Y entonces fue mi cumpleaños de 20 y recuerdo que miré alrededor de la sala y sólo había gente a la que empleo. Y todos con 15 años o más que yo”.

Eilish también recuerda que uno de esos empleados renunció después, de la nada, y dejó de hablarle.

“Y fue lo peor que me pasó. Y eso me hizo darme cuenta de que ‘oh, espera, esto es un trabajo'”, dijo. “Si se van, nunca más volverán a verme”.

Reencuentros

Eilish cuenta que, desde entonces, le cuesta ser simpática con la gente con la que trabaja, “porque me asustan mucho las pérdidas y tengo muchos problemas de abandono“, afirma.

Pero añadió que se ha esforzado por hacer nuevos amigos y reavivar viejas amistades.

“Hace exactamente un año me reencontré con un montón de viejos amigos y ahora tengo muchísimos”, dice.

“¡Ahora tengo un equipo! Podría literalmente llorar por ello. Ha sido lo más grande que me ha pasado”.

Billie Eilish
Eilish ha obtenido numerosos premios a lo largo de su carrera. Foto: Getty Images

Eilish contó que cuando fue recientemente con ellos a una fiesta en Coachella, rompió a llorar.

“Yo estaba como, ‘Chicos, tengo amigos y yo sólo te quiero tanto, y ha sido tanto tiempo desde que he tenido amigos’. Lloré … y es, literalmente, porque en realidad tengo amistad ahora de nuevo “.

Fuente de inspiración

La cantante añadió que el tema “Smile” de Allen la había inspirado para hacer nuevos amigos.

En la canción de 2006, Allen canta: “Pero con un poco de ayuda de mis amigos / encontré la luz al final del túnel”.

“Me solían dar ganas de llorar cuando escuchaba esa frase porque yo no me sentía así, porque no tenía amigos”, dice Eilish.

“Y recuerdo que pensé que quería sentirme así. Y quiero escuchar esta canción con la que me identifico en todos los sentidos y escuchar esa frase sobre los amigos y decir: mis amigos me ayudaron a superarlo”.

Línea gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...