Home
>
Analisis
>
Autores
>
Lovahólicos Anónimos
>
Seres contingentes y seres necesarios: La pasarela
plumaje-icon
Lovahólicos Anónimos
Reportera y editora. ¿Los amores de su vida? La música y la literatura. Navega con... Continuar Leyendo
3 minutos de lectura
Seres contingentes y seres necesarios: La pasarela
01 de julio, 2011
Por: Mayra Zepeda
0

La charla se condensó en un tuit:

Él quería una contingente… Ella quería a su ser necesario… Todo terminó en un emergente…less than a minute ago via UberSocial Favorite Retweet Reply

Ella y uno de sus más queridos amigos se atrevieron a profanar un par de conceptos filosóficos de Santo Tomás de Aquino para llevarlos al terreno del amor y las relaciones humanas: el ser contingente y el ser necesario.

Contingencia significa cambio, así que el ser contingente es aquel que puede existir o no existir, existir de una manera u otra, antes o después, aquí o allá. Como ese hombre o esa mujer que no hacen gran diferencia en nuestras vidas. Esos que desfilan ante nosotros con el rostro borroso y un signo de interrogación en la frente que ni siquiera pretendemos descifrar. Esos a quienes les aceptamos una comida, un café, unos besos en el bar y una cogida en un hotel, o a quienes despachamos desde la primera vez que nos dirigen la palabra.

Esos que no importa si se llaman Juan Carlos, Fernando, Mariela o Laura, porque en realidad nos vale madres. Pueden ir, venir y desaparecer sin hacer ningún tipo de eco ni dejar huella en nosotros. Los seres contingentes son como fantasmas. Ríe con ellos, platica, bésalos, házles el amor y olvídalos, que ellos también te olvidarán.

Sin embargo, ¿qué hay con los seres necesarios? Para Santo Tomás de Aquino el único ser necesario era Dios, aquel que siempre ha existido y siempre existirá y que, además, engendró todo lo contingente. Si nos apegamos al concepto original de Santo Tomás, un hombre o una mujer jamás podrían ser seres necesarios, por eso despeguemos un poco los pies de la Tierra.

Nuestros seres necesarios son aquellos que por más que los combatas nunca te abandonarán porque son como cicatrices. Su amigo se lo dijo: “Esos son los que más duelen”, y en tono de Santo Tomás: “Nunca dejarán de existir”.

La lluvia, esa que andaba desaparecida

Aunque llegó con unos meses de retraso, ya invadió y se instaló en nuestros reproductores de música. Suban el volumen. Escuchar estos temas bajo la protección de un paraguas es el escenario ideal.

It´s always raining in Dublin – Vitaminsforyou feat. Emm Gryner (Canadá)

Alone not alone – Villeneuve (Francia)

Your hands – Röyksopp (Noruega)

Alone in Kyoto – Air (Francia)

Catch the breeze – Slowdive (Reino Unido)

Lack of color – Death cab for cutie (Estados Unidos)

Wires – Athlete (Reino Unido)

We never change – Coldplay (Reino Unido)

Hands remember – Seabear (Islandia)

Raein – Olafur Arnalds (Islandia)

¡Venga, compartan una canción lluviosa! Para dejar comentarios y sugerencias de música ya no es necesario que se registren 😉

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image