Home
>
Analisis
>
Autores
>
Animatrix
>
El caso Sarkozy: reflexiones sobre la corrupción y la justicia a nivel global
plumaje-icon
Animatrix
Náufraga reincidente de internet, bloguera empedernida, defensora de los animales, aficionada a la fotografía y... Continuar Leyendo
4 minutos de lectura
El caso Sarkozy: reflexiones sobre la corrupción y la justicia a nivel global
En un mundo en el que los sistemas judiciales están puestos en duda por la corrupción en los sistemas políticos, la sentencia en contra del expresidente de Francia, Nicolás Sarkozy, trae un aire de esperanza. La lucha contra la corrupción y la impunidad no está perdida.
21 de febrero, 2024
Por: Claudia Calvin

Hace unos días amanecimos con la noticia de que el expresidente de Francia, Nicolás Sarkozy, fue condenado a seis meses de prisión por el financiamiento ilegal de su campaña en 2012.

Algunas personas leyeron la noticia con escepticismo y otras con grata sorpresa: la corrupción no siempre tiene manos libres en el mundo.

Transparencia Internacional indica, de acuerdo con su Índice Global de Corrupción 2023, que la mayoría de los países lograron mínimos o nulos avances en su combate a la corrupción durante los últimos doce años. De acuerdo con el Índice del Estado de Derecho en el mundo, los sistemas de justicia a nivel global están en franco declive.

En este contexto internacional, la noticia sobre Sarkozy nos deja espacios necesarios de reflexión y consideración tanto a nivel global como con relación a países específicos.

Esta condena al expresidente francés es la culminación de sospechas, acusaciones e investigaciones que surgieron a raíz de que dejó el Elíseo en París al final de su presidencia (2007-2012). La investigación duró poco más de diez años.

  • Se le acusó por haber recibido dinero de Muamar el Gadafi, el dictador de Libia, en 2007 para su campaña presidencial.
  • En 2013 se dio el comienzo de las investigaciones por el caso de las escuchas telefónicas, donde Sarkozy y su abogado Thierry Herzog son sospechosos de intentar obtener información confidencial de un magistrado a cambio de favores. En otras palabras, por sospecha de tráfico de influencias.
  • En noviembre de 2020 se abre el juicio contra Sarkozy por corrupción y tráfico de influencias relacionado con el “caso de las escuchas”.
  • En marzo de 2021 Sarkozy es encontrado culpable de corrupción y tráfico de influencias y es sentenciado a tres años de prisión, con dos años en suspenso y el tercero bajo arresto domiciliario con un brazalete electrónico. El exjefe de Estado es acusado de corrupción pasiva, conspiración criminal, financiación ilegal de una campaña electoral y encubrimiento de malversación de fondos públicos libios.
  • En mayo de 2023 la apelación de Sarkozy contra su condena por corrupción es rechazada por el Tribunal de Apelaciones de París. Sarkozy y su equipo legal anuncian que llevarán el caso a la Corte de Casación de Francia.
  • El 14 de febrero del 2024 es sentenciado a 6 meses de cárcel por el financiamiento ilegal de su campaña en 2012.

Su antecesor y mentor, Jacques Chirac, también fue acusado en 2011 de haber permitido un sistema de corrupción durante su mandato como alcalde de París, por malversación de fondos públicos y abuso de confianza (1977-1995), antes de su presidencia. No fue a la cárcel debido a su edad y su condición de salud.

Para Francia, esto tiene varias implicaciones en materia de gobernabilidad y estado de derecho, así como respecto a la independencia del sistema de justicia. La visión general es de un sistema judicial independiente y pone de manifiesto la importancia y valor de la rendición de cuentas en una democracia al ser capaz de juzgar a un expresidente por delitos ocurridos durante su mandato.

A nivel internacional sienta un precedente importante al hacer visible que es posible juzgar a exjefes de Estado y de Gobierno por acciones ilegales y también es un mensaje para altos funcionarios de los gobiernos. La ley les puede alcanzar.

Existen casos relativamente recientes de juicios a exmandatarios:

En un mundo en el que la corrupción se está haciendo cada día más evidente y en el que los sistemas judiciales están puestos en duda por los tentáculos de la corrupción en los sistemas políticos, una sentencia de esta naturaleza trae un aire de esperanza. La lucha contra la corrupción y la impunidad no está perdida.

Lleva tiempo, sin duda, pero ante el surgimiento de liderazgos autoritarios y corruptos en distintas latitudes del planeta, los sistemas judiciales son un contrapeso necesario para evitar regresar a gobiernos unipersonales y dictatoriales.  En los sistemas democráticos los contrapesos en el poder son un pilar necesario. La tentación de los dictadores es acabar con ellos para imponer su voluntad como mandato de gobierno. No lo podemos permitir.

Hoy más que nunca, es necesario apostar por la independencia del Poder Judicial en los países y por generar pesos y contrapesos frente a las tentaciones dictatoriales que están abriéndose camino en el mundo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image
La multimillonaria vietnamita condenada a muerte por uno de los mayores fraudes bancarios de la historia
7 minutos de lectura
La multimillonaria vietnamita condenada a muerte por uno de los mayores fraudes bancarios de la historia

Truong My Lan, que comenzó su vida como comerciante en un mercado, fue condenada por robar miles de millones de dólares.

11 de abril, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Fue el juicio más espectacular que se ha celebrado en Vietnam de uno de los mayores fraudes bancarios que el mundo ha visto.

Detrás del majestuoso pórtico amarillo del Palacio de Justicia de la época colonial en la ciudad de Ho Chi Minh, una promotora inmobiliaria vietnamita de 67 años fue condenada a muerte por saquear uno de los bancos más grandes del país durante un período de 11 años.

Es un veredicto poco común: es una de las pocas mujeres en Vietnam condenadas a muerte por un delito de cuello blanco.

La decisión es un reflejo de la vertiginosa magnitud del fraude.

Truong My Lan fue condenada por solicitar préstamos por valor de US$44.000 millones del Saigon Commercial Bank (SCB).

El veredicto exige que devuelva US$27.000 millones, una suma que, según los fiscales, tal vez nunca se recupere.

Algunos creen que la pena de muerte es la manera que tiene el tribunal de presionarla para devolver algunos de los miles de millones que faltan.

Las autoridades comunistas, habitualmente reservadas, fueron inusualmente francas sobre este caso, dando detalles minuciosos a los medios.

Dijeron que 2.700 personas fueron citadas a declarar y que 10 fiscales estatales y alrededor de 200 abogados estuvieron involucrados.

Las pruebas estaban en 104 cajas que pesaban un total de seis toneladas. Ochenta y cinco acusados fueron juzgados con Truong My Lan, quien negó los cargos.

“Creo que nunca ha habido un espectáculo legal como este en la era comunista”, dice David Brown, un funcionario retirado del Departamento de Estado de Estados Unidos con una larga experiencia en Vietnam. “Ciertamente no ha habido nada de esta escala”.

El juicio fue el capítulo más dramático hasta el momento de la campaña anticorrupción, llamada “Horno Ardiente”, que encabeza el secretario general del Partido Comunista, Nguyen Phu Trong.

Nguyen Phu Trong, un ideólogo conservador inmerso en la teoría marxista, cree que la indignación popular por la corrupción desenfrenada plantea una amenaza existencial al monopolio del poder del Partido Comunista.

Comenzó la campaña en 2016 después de superar a su rival, el entonces primer ministro proempresarial, para conservar el puesto más alto del partido.

Nguyen Phu Trong
Getty Images
El secretario general del Partido Comunista, Nguyen Phu Trong, lidera una campaña anticorrupción

Como parte de la campaña, dos presidentes y dos viceprimer ministros han sido obligados a dimitir y cientos de funcionarios han sido disciplinados o encarcelados.

Ahora una de las mujeres más ricas del país se unió a la lista.

Dos toneladas de billetes

Truong My Lan proviene de una familia chino-vietnamita de la ciudad de Ho Chi Minh, antes Saigón.

La ciudad ha sido durante mucho tiempo el motor comercial de la economía vietnamita, desde sus días como capital anticomunista de Vietnam del Sur, con una gran comunidad étnica china.

La empresaria comenzó como vendedora en un puesto de mercado, vendiendo cosméticos con su madre, pero empezó a comprar tierras y propiedades después de que el Partido Comunista iniciara un período de reforma económica, conocido como Doi Moi, en 1986.

En la década de 1990, era propietaria de una gran cartera de hoteles y restaurantes.

Aunque Vietnam es más conocido fuera del país por su sector manufacturero de rápido crecimiento, como una cadena de suministro alternativa a China, la mayoría de los vietnamitas ricos ganaron dinero desarrollando y especulando con propiedades.

Todas las tierras son oficialmente propiedad del Estado. Obtener acceso a ellas a menudo depende de relaciones personales con funcionarios estatales. La corrupción aumentó a medida que la economía crecía y se volvió endémica.

En 2011, Truong My Lan era una figura empresarial muy conocida en la ciudad de Ho Chi Minh, y se le permitió organizar la fusión de tres bancos más pequeños y con problemas de liquidez en una entidad más grande: Saigon Commercial Bank.

La ley vietnamita prohíbe a cualquier individuo poseer más del 5% de las acciones de cualquier banco.

Pero los fiscales dicen que a través de cientos de empresas fantasma y personas que actuaban como sus representantes, Truong My Lan en realidad poseía más del 90% del Saigon Commercial.

Truong My Lan
EPA
La empresaria comenzó vendiendo cosméticos con su madre

La acusaron de utilizar ese poder para nombrar a su propia gente como gerentes y luego ordenarles que aprobaran cientos de préstamos a la red de empresas fantasma que ella controlaba.

Las cantidades retiradas son impactantes. Sus préstamos representaron el 93% de todos los préstamos del banco.

Según los fiscales, durante un período de tres años, a partir de febrero de 2019, ordenó a su conductor que retirara 108 billones de dong vietnamitas, más de US$4.000 millones, en efectivo del banco, y los guardara en su sótano.

Esa cantidad de efectivo, incluso si todo fuera en los billetes de mayor denominación de Vietnam, pesaría dos toneladas.

El rol del gobierno

Truong My Lan también fue acusada de sobornar generosamente para garantizar que sus préstamos nunca fueran examinados.

Uno de los individuos juzgados era inspector jefe del Banco Central, acusado de aceptar un soborno de US$5 millones.

La cantidad de publicidad oficialmente difundida sobre el caso canalizó en ella la indignación pública por la corrupción. Su apariencia fatigada y desmaquillada en el tribunal contrastaba marcadamente con las glamorosas fotografías publicitarias que la gente había visto de ella en el pasado.

Pero también se han planteado preguntas sobre cómo pudo continuar con el supuesto fraude durante tanto tiempo.

Ho Chi Minh
Getty Images
El juicio tuvo lugar en la ciudad de Ho Chi Minh, donde tenía su sede el Saigon Commercial Bank.

“Estoy desconcertado”, dice Le Hong Hiep, que dirige el Programa de Estudios sobre Vietnam en el ISEAS – Instituto Yusof Ishak de Singapur.

“Porque no era un secreto. Era bien sabido en el mercado que Truong My Lan y su grupo Van Thinh Phat estaban utilizando SCB como su propia alcancía para financiar la adquisición masiva de bienes raíces en las ubicaciones más privilegiadas.

“Era obvio que tenía que sacar el dinero de alguna parte. Pero es una práctica muy común. SCB no es el único banco que se utiliza de esta manera. Entonces, tal vez el gobierno lo perdió de vista porque hay muchos casos similares en el mercado.”

David Brown cree que estuvo protegida por figuras poderosas que han dominado los negocios y la política en la ciudad de Ho Chi Minh durante décadas.

Y ve un factor mayor en juego en la forma en que se lleva a cabo este juicio: un intento de reafirmar la autoridad del Partido Comunista sobre la cultura empresarial del sur del país que opera sin preocupaciones.

“Lo que Nguyen Phu Trong y sus aliados en el partido están tratando de hacer es recuperar el control de Saigón, o al menos evitar que se escape”, dice Brown.

“Hasta 2016, el partido en Hanoi prácticamente dejaba que esta mafia chino-vietnamita gobernara el lugar. Hacían todos los ruidos correctos que se supone debían hacer los líderes comunistas locales, pero al mismo tiempo estaban exprimiendo a la ciudad para obtener su parte del dinero que se estaba ganando allí”.

A sus 79 años, el jefe del partido, Nguyen Phu Trong, tiene una salud frágil y es casi seguro que tendrá que retirarse en el próximo Congreso del Partido Comunista en 2026, cuando se elegirán nuevos líderes.

Ha sido uno de los secretarios generales con más años de servicio y de mayor trascendencia, restaurando la autoridad del ala conservadora del partido a un nivel que no se había visto desde las reformas de los años 1980.

Es claro que no quiere correr el riesgo de permitir demasiada apertura que socave el control del partido sobre el poder político.

Pero está atrapado en una contradicción. Bajo su liderazgo, el partido se ha trazado el ambicioso objetivo de alcanzar el nivel de país rico para 2045, con una economía basada en la tecnología y el conocimiento.

Esto es lo que está impulsando una asociación cada vez más cercana con Estados Unidos.

Sin embargo, un crecimiento más rápido en Vietnam significa casi inevitablemente más corrupción.

Si se lucha demasiado contra la corrupción, se corre el riesgo de extinguir gran cantidad de la actividad económica.

Ya hay quejas de que la burocracia se ha ralentizado, ya que los funcionarios evitan tomar decisiones que podrían implicarlos en un caso de corrupción.

“Ésa es la paradoja”, dice Le Hong Hiep. “Su modelo de crecimiento ha dependido de prácticas corruptas durante mucho tiempo. La corrupción ha sido el lubricante que mantuvo la maquinaria en funcionamiento. Si detienen el lubricante, es posible que las cosas ya no funcionen”.

line
BBC

Haz clic para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...