Home
>
Animal MX
>
Estilo de vida
>
Jóvenes Orquestas: un proyecto de música para niños y adolescentes de colonias marginadas de la CDMX
Jóvenes Orquestas: un proyecto de música para niños y adolescentes de colonias marginadas de la CDMX
El proyecto Jóvenes Orquestas imparte clases de música gratuitas desde hace 13 años a niños, niñas y jóvenes de colonias marginadas de la Gustavo A. Madero y Tlalpan. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)
9 minutos de lectura

Jóvenes Orquestas: un proyecto de música para niños y adolescentes de colonias marginadas de la CDMX

El maestro Juan Carlos Calzada creó Jóvenes Orquestas, una iniciativa que desde hace 13 años ofrece clases de música gratuitas a niños, niñas y adolescentes de colonias marginadas de las alcaldías Gustavo A. Madero y Tlalpan.
29 de septiembre, 2023
Por: Gabriela Soto

En un perchero blanco colocado en lo alto de un rincón del taller de música de Juan Carlos Calzada, cuelgan cajas de madera de distintos tamaños. Algunas son de color arena, otras son morenas, pero entre todas destaca una con un diseño especial de cuadros y líneas anaranjadas y azules que revisten el cuerpo curvado. Esos trozos de madera están en proceso de convertirse en jaranas.

Estos instrumentos inacabados -a algunos aún les faltan las ocho cuerdas que producen las melodías- los está tallando Juan Carlos con sus propias manos en el taller que a lo largo de los años ha construido en la parte trasera de su casa, en la colonia Zona Escolar de la Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México.

Juan Carlos Calzada fundó Jóvenes Orquestas. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)
Juan Carlos Calzada fundó Jóvenes Orquestas. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)

Juan Carlos es fundador y presidente de Jóvenes Orquestas, una organización que desde hace 13 años se dedica a desarrollar e impulsar las habilidades musicales de niños y adolescentes que viven en zonas marginadas de las alcaldías Gustavo A. Madero -donde el propio Calzada vive- y Tlalpan.

Puedes leer: Rehab, un proyecto de rehabilitación de ropa para restaurar la vida fuera de prisión

El maestro, un hombre de escaso cabello canoso, asegura que este proyecto no solo otorga oferta cultural en zonas olvidadas de la CDMX, también fomenta valores en niños y adolescentes para crear comunidad.

No es una presunción: en la década que lleva enseñando música en estas zonas, ha visto el impacto que la música tiene en la vida de sus estudiantes.

De la música compartida y el talento nato a las ganas de compartir el conocimiento

Hace 53 años, después de que Juan Carlos y sus vecinos se echaban una cascarita en las canchas de futbol terrosas de la colonia, aprovecharon para compartir versos y canciones y ponerles música con una guitarra y una jarana.

En ese momento, los entonces futbolistas adolescentes encontraron en la música un punto de encuentro, no solo entre ellos sino también como una forma de conectar con su tierra de origen, ya fuera Michoacán, Guerrero, Oaxaca o Veracruz.

Por ese entonces, personas del centro y sur de México llegaron a distintas zonas de la Gustavo A. Madero en busca de un lugar para vivir y trabajar. Lo que primero fueron asentamientos irregulares al norte de la CDMX, hoy son colonias como Zona Escolar y aledañas.

Juan Carlos Calzada y sus compañeros de juego comenzaron a reunirse para tocar sus instrumentos y aprender a su manera.

En el taller de música en la colonia Zona Escolar, niños, niñas y adolescentes aprenden a tocar instrumentos de cuerda como jaranas, guitarras, arpas y violines. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)
En el taller de música en la colonia Zona Escolar, niños, niñas y adolescentes aprenden a tocar instrumentos de cuerda como jaranas, guitarras, arpas y violines. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)

El talento de este grupo de jóvenes pronto ganó fama en la colonia y comenzaron a invitarles a eventos artísticos.

“Íbamos a otras colonias porque éramos chavos talentosos”, cuenta en entrevista con Animal Político y Animal MX. “Oír a un jovencito que tocaba magistral hacía que las personas preguntaran: «¿en qué escuela estudian?». Algunos decían: «no estudiamos, somos empíricos». Yo no decía eso, yo decía «el maestro nos enseña»”.

Calzada se refería a la influencia del folklorista Héctor Sánchez Campero, y de su abuelo Ranulfo Espinosa, quien fue director de orquestas en Oaxaca. Sin embargo, confiesa que en ese entonces también le daba un poco de pena decir que mucho de su aprendizaje era autodidacta. 

Las constantes invitaciones le abrieron a los nuevos músicos las puertas de escuelas secundarias de su comunidad. Ahí encontraron un espacio para formar nuevos talentos.

“No había economía suficiente en nuestras casas y esto de hacer música y ser reconocido por nuestra familia, por nuestra comunidad y escuela hacía una fortaleza para esos muchachitos de 13 años que éramos”, dice el maestro de música. “Pensábamos: «soy pobre, quizá, pero soy mejor porque ya me puedo comunicar en charango», que es la música que empezamos a difundir”.

Calzada, al ver cómo en su juventud la música creó un ambiente de convivencia, decidió fundar en 2010 Jóvenes Orquestas

Jóvenes Orquestas: llevar música a zonas marginadas de la CDMX

De acuerdo con el último Censo de Población y Vivienda del Inegi, hasta el 2020 en la Gustavo A. Madero había 370 mil viviendas y con una población de un millón 173 mil 351 habitantes, es la segunda alcaldía más habitada de la CDMX, solo después de Iztapalapa.

Sin embargo, también es una alcaldía que carece de accesos de vialidad y transporte para sus habitantes. 

Según el Coneval, 30.1% de la población de la GAM se encuentra en situación de pobreza moderada y 3.69% vive en pobreza extrema. Las principales carencias sociales son acceso a los servicios de salud, seguridad social y acceso a la alimentación.

En este contexto, Juan Carlos Calzada resalta la labor de Jóvenes Orquestas, que se ha construido como un espacio para el desarrollo de habilidades artísticas para niños, niñas y adolescentes y cuyas clases y acompañamiento son gratuitos.

“La música, el arte, esta parte tan esencial espiritualmente funciona como un propulsor, un motor humano, para que tengamos esas comunidades más evolucionadas, mayormente entretejidas que podamos sentirnos seguros aun cuando estamos en situaciones de riesgo en estas colonias”, dice. 

En sus 13 años de trabajo, la organización ha impartido clases a 300 niñas, niños y adolescentes de distintas colonias de la Gustavo A. Madero y también en nueve pueblos de Tlalpan.

Tenían el plan de expandirse hacia Iztapalapa, pero por falta de recursos se suspendió ese proyecto.

Actualmente tienen ocho estudiantes de las colonias Zona Escolar y Colonia del Bosque.

El método de enseñanza de Jóvenes Orquestas

En la escuela de música que dirige Juan Carlos Calzada se escuchan las guitarras, las jaranas y hasta percusiones como el cajón peruano. Las manos que tocan los instrumentos son pequeñas de tamaño, pero de talento enorme. En esta escuela hay dos enseñanzas principales: expresión a través de la música y la danza y valores de convivencia comunitaria.

“Sin valores podemos tener todo en orden, pero al rato Peso Pluma y ese tipo de cantantes hacen que los jóvenes empiezan a faltarle el respeto a los demás, hacerse misóginos y a terminar con la imagen maravillosa de la mujer. Y eso no queremos”, dice y destaca que en el espacio de enseñanza también se transmite el valor del respeto a las personas.

En las clases, las y los estudiantes aprenden las escalas musicales y a leer partituras para los instrumentos de cuerdas: guitarra, jarana, violín y arpa. También hay clases de danza y canto.

Además del contexto socio económico en el que enseña, Calzada se enfrenta a retos particulares con sus estudiantes.

Por ejemplo, después de la pandemia y el confinamiento obligatorio, se percató que el desarrollo de las habilidades psicomotrices de sus estudiantes se vio afectado.

Además, dice, en el sistema educativo actual falta el adiestramiento en conocimientos de música, arte e historia.

En conjunto, estos dos retos han entorpecido el desarrollo de la coordinación psicomotriz de los pequeños, que en sus clases de música se ve reflejado en falta de fineza para tocar un instrumento y la falta de expresión corporal.

Por ello, con el tiempo ha ido modificando y mejorando su modelo educativo que, con sustentos pedagógicos y metodológicos, rechaza la competencia, y promueve el aprendizaje a través de la convivencia y el juego.

“(enseñamos) a través del movimiento corporal, nunca les decimos que les vamos a enseñar danza, sino que mueven los piecitos los niños y, luego ya bailan rítmicamente”, detalló. 

Madres y abuelas: aprender música siendo adultas mayores

Del otro lado del taller de música, Olimpia Juárez escucha con atención la entrevista de su esposo. Aunque ella no toca ningún instrumento es una parte activa y fundamental de Jóvenes Orquestas: lleva desde la contabilidad hasta la organización de las clases.

Olimpia, una mujer de abundante melena negra y blanca que le cae hasta la cintura, relata un pasaje reciente de la asociación: en 2017 habitantes de la colonia Del Bosque se organizaron para recuperar un terreno que servía como basurero en la calle Ciprés y lo transformaron.

Las mujeres, madres y abuelas, se involucraron activamente en la recuperación del espacio y comenzaron a llevar a sus hijas o nietos a aprender música regional.

“Una de las compañeras que se llama Blanca Sobrevilla Larios dijo: «Bueno, y ¿por qué no tomamos también la clase de jarana?», porque ella desde muy niña quería tocarla, pero en esa época una como mujer no podía tocar el instrumento, era dedicarnos a la casa”, narra Olimpia.

Olimpia Juárez relata cómo mujeres madres o abuelas de alumnas y alumnos de la organización también comenzaron a aprender música, sin embargo el grupo se disolvió por la pandemia y están buscando reintegrarlo nuevamente. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)
Olimpia Juárez relata cómo mujeres madres o abuelas de alumnas y alumnos de la organización también comenzaron a aprender música, sin embargo el grupo se disolvió por la pandemia y están buscando reintegrarlo nuevamente. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)

Fernando García, uno de los instructores de la organización civil, les ofreció clases de música a Blanca Sobrevilla y otras siete mujeres. La mayoría eran adultas mayores que se animaron a aprender algo nuevo.

“A nosotras se nos dificultaba un poquito más aprender porque no tenemos las mismas habilidades que los niños, que los jóvenes”, dice Olimpia que destaca que, como mujeres que se hacen cargo del hogar, todo el tiempo mantienen su mente ocupada con todo el trabajo que implica mantener su casa. “Pero decidimos que aquí en el grupo, nosotras como mujeres nos íbamos a olvidar por dos horas de los quehaceres domésticos”.

Las clases se suspendieron con la pandemia y el grupo se deshizo, pero “estamos nuevamente con la plática de que hay que retomarlas, en cuanto se desocupen”, dice Olimpia.

El niño del cajón peruano

A sus 10 años, Aldo Santillán todavía no alcanza bien el cajón peruano, así que mejor se echa un brinco y monta como si fuera un caballito la caja de madera de 47 cm de alto para hacer música.

El pequeño vive justo a un lado del salón de clases en la colonia Zona Escolar. El día que hicimos la entrevista y presenciamos la clase de música era un lunes por la tarde, el instructor de Aldo primero le indicó que vocalizara y después lo puso a tocar la jarana.

Su sueño, dice el pequeño, es ser futbolista profesional y desde hace tres años toma clases de música. Un poquito como inició el propio maestro Calzada.

Hoy, a sus 10, junto a sus compañeros de clase ya ha dado conciertos en espacios públicos.

Aldo, de 10 años, toma clases de música en Jóvenes Orquestas desde hace tres años. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)
Aldo, de 10 años, toma clases de música en Jóvenes Orquestas desde hace tres años. (Foto: Ethan Murillo | Animal Político, Animal MX)

A lo largo de los 13 años de existencia de la organización, estudiantes de Jóvenes Orquestas han ofrecido conciertos en lugares como:

  • Jardín Madero de Cuautepec Barrio Bajo.
  • Kiosco de San Pedro Martir, Tlalpan. 
  • Alcaldía Tlalpan.
  • Alcaldia Gustavo A. Madero.
  • En escuelas públicas de Cuautepec. 
  • Jardín Juventino Rosas, en Cuautepec Barrio Alto.
  • En el módulo Vasco de Quiroga de la colonia Nueva Atzacoalco.
  • Ferias del Libro del Zócalo.
  • En el monumento a la Revolución. 
  • Festivales de Son Para Milo 

En la casa de dos plantas de Juan Carlos y Olimpia, Aldo y sus amigos de música han encontrado refugio en las melodías, en los instrumentos y el canto. Estas actividades les han alejado de los problemas de inseguridad de la colonia y les despierta la curiosidad por hacer otras cosas.

Y entre música, paredes coloridas y melodías de distintas regiones del país, el taller de música de Jóvenes Orquestas sigue su labor e invita a más niñas, niños y adolescentes a aprender.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC
Cómo China logró evitar lo peor del apagón informático de Windows que afectó a gran parte del mundo
4 minutos de lectura

Muy pocas organizaciones en China han comprado software de CrowdStrike, la compañía responsable del apagón, en parte por sus críticas contra Pekín.

21 de julio, 2024
Por: BBC News Mundo
0
Una persona en Hong Kong mira una pantalla azul
Getty Images
La pantalla azul con el error fatal no se vio mucho en China.

Mientras que la mayoría del mundo forcejeaba con la pantalla azul de error fatal el viernes, un país que logró evadir el caos y salió prácticamente ileso fue China.

La razón es en realidad muy simple: CrowdStrike -la empresa de ciberseguridad responsable del apagón- casi no se usa en el país asiático.

Muy pocas organizaciones chinas compran el software de una firma estadounidense que, en el pasado, ha sido tan vociferante sobre la amenaza de ciberseguridad que representa Pekín.

Fuera de eso, China no depende tanto de Microsoft como el resto del mundo. Las compañías nacionales como Alibaba, Tencent y Huawei son las proveedoras dominantes del servicio en la nube.

Así que los informes de apagones en China, cuando sucedieron, fueron principalmente de firmas u organizaciones extranjeras.

En los sitios de redes sociales chinos, por ejemplo, algunos usuarios se quejaron de no poder registrarse en las cadenas de hoteles internacionales como Sheraton, Marriott y Hyatt que operan en ciudades del gigante asiático.

En el transcurso de los últimos años, organizaciones gubernamentales, negocios y operadores de la infraestructura han estado reemplazando cada vez más sistemas informáticos extranjeros con nacionales.

Algunos analistas suelen llamar esta red paralela Splinternet (literalmente: red escindida).

“Es el testimonio del manejo estratégico de China con las operaciones de tecnología extranjera”, comenta Josh Kennedy White, un experto en ciberseguridad basado en Singapur.

“Microsoft opera en China a través de un socio local, 21Vianet, que maneja sus servicios independientemente de la infraestructura global. Ese sistema aísla los servicios esenciales chinos, como la banca y la aviación, de las interrupciones globales”.

Almacén de Huawei en Shanghái
Getty Images
Las empresas nacionales son las porveedoras dominantes en China.

Para el gobierno de Pekín, el eludir su dependencia de los sistemas informáticos extranjeros es una cuestión de refuerzo de la seguridad nacional.

Es parecido a la manera en que algunos países en Occidente vetaron los servicios de la firma tecnológica china Huawei en 2019 o la medida de Reino Unido de prohibir en 2023 el uso de la plataforma china TikTok en dispositivos gubernamentales.

Desde entonces, Estados Unidos ha lanzado una acción coordinada para prohibir la venta de chips semiconductores de tecnología avanzada a China, así como también ha intentado frenar la inversión de empresas estadounidenses en tecnología china.

El gobierno en Washington afirma que todas estas restricciones se deben a temas de seguridad nacional.

Una mujer en el aeropuerto de Hong Kong revisa el intinerario de vuelo
EPA
El aeropuerto de Hong Kong sí vio sus servicios afectados por el apagón

Una columna editorial publicada el sábado en el diario oficialista Global Times se refirió indirectamente a estas prohibiciones contra la tecnología china.

“Algunos países hablan constantemente de seguridad, generalizan el concepto de seguridad, pero ignoran la verdadera seguridad, esto es irónico”, declaró la columna editorial.

El argumento aquí es que EE.UU. trata de dictar los términos sobre quién puede usar la tecnología global y cómo la puede usar, aunque una de sus propias compañías fue la que causó el caos global por descuido.

El Global Times también aprovechó para criticar a los gigantes de internet que “monopolizan” la industria: “Depender únicamente de las empresas principales para que lideren las tareas de seguridad de la red, como algunos países abogan, podría no solo entorpecer el intercambio inclusivo de los manejos gerenciales, sino también introducir nuevos riesgos de seguridad”.

La referencia a “intercambio” probablemente es una alusión al debate sobre la propiedad intelectual en cuanto a que a China frecuentemente se la acusa de copiar o robar tecnología occidental.

Pekín insiste en que ése no es el caso y aboga por un mercado abierto de tecnología a nivel global, mientras que mantiene un control estricto en el ámbito interno.

No obstante, no todo en China se salvó del apagón global. Un pequeño número de trabajadores expresaron su agradecimiento al gigante de la tecnología estadounidense por acortarles la semana laboral.

“Gracias Microsoft por las vacaciones adelantadas”, fue un mensaje que estaba de tendencia en las red social Weibo el viernes, acompañado por imágenes de pantallas de error azules publicadas por los usuarios.

Línea
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...