Home
>
Animal MX
>
Entretenimiento
>
*¡Ulises no sabía bailar!* Esta y otras anécdotas de ‘Ya no estoy aquí’ contadas por su director
*¡Ulises no sabía bailar!* Esta y otras anécdotas de ‘Ya no estoy aquí’ contadas por su director
Netflix
6 minutos de lectura
*¡Ulises no sabía bailar!* Esta y otras anécdotas de ‘Ya no estoy aquí’ contadas por su director
28 de septiembre, 2020
Por: Daniela Salazar
@danielasalbe 
0

Ya no estoy aquí, la cinta del director Fernando Frías que fue la gran ganadora en los premios Ariel 2020, al obtener 10 estatuillas también fue elegida por la Academia Mexicana de Cine para representar a México en los premios Oscar 2021.

Ya no estoy aquí competía para ir por el Oscar con Nuevo Orden, de Michel Franco; Mano de Obra, de David Zonana; El Ombligo de Guie’dani, de Xavi Sala; Te llevo conmigo, de Heidi Ewing y Esto no es Berlín, de Hari Sama.

La alegría de las cumbias rebajadas y su contraste con la violencia en la que crecieron los adolescentes de un sexenio cuya bandera fue la guerra contra el narco, constituyen el contexto en el que se desarrolla Ya no estoy aquí.

También están los techos grises de la zona conurbada de Monterrey que se contraponen con los colores de la ropa y los peinados de la contracultura cholombiana que se diluyó con el final del sexenio calderonista.

En medio de ese ambiente están los Terkos, y también Ulises y Lin, los protagonistas, dos personas que se entendieron más allá de los límites de sus respectivas lenguas.

Hablamos con Fernando Frías, el director de Ya no estoy aquí, quien nos contó muchas anécdotas sobre la filmación de la película.

El protagonista no sabía bailar

Juan Daniel García Treviño, quien personifica a Ulises no sabía bailar. Sin embargo lo eligieron a él como protagonista por su forma natural de interpretar.

Tampoco hablaba inglés, no era actor profesional  y no tenía visa, pero él era el Ulises que buscaba Ya no estoy aquí, así que aprendió a bailar y sacó su visa  para poder ir a filmar a Nueva York.

La primera parte de la película fue grabada en Monterrey y meses después se grabó la segunda parte en Estados Unidos.

Te puede interesar: Ya no estoy aquí arrasa en los premios Ariel, conoce a todos los ganadores

https://www.instagram.com/p/CCO2Ub1jQd2/?utm_source=ig_web_copy_link

“El casting en Nueva York fue a través de internet, también repartíamos flyers en la calle”, contó Frías.

Así encontraron a Lin, la amiga que ayuda a Ulises en Estados Unidos, que en la vida real se llama Xueming Angelina Chen y es bailarina de danza tradicional china.

“Ya estaba filmada la primera parte, cuando llegamos a Nueva York ambos ya estaban seleccionados como protagonistas, pero no se conocían, no habían hecho ensayos.

“Era una apuesta de qué tanta química había. Cuando se conocieron él no hablaba nada de inglés y ella tampoco hablaba nada de español“, contó Fernando Frías en entrevista con AnimalMX.

“Ella tenía su celular y todo el tiempo trataba de traducir lo que decía Daniel, hasta que se lo quité. Y los llevé juntos en el metro a que se conocieran e interactuaran.

“A ella le gustaba estar cerca de Juan Daniel y Juan Daniel me decía: ‘qué hago, cómo le digo’, y yo: ‘pues no sé, como tú quieras’, e hicimos varios días así, contó el director.

“Hasta que un día estuvimos juntos los tres y me enseñaron lo que habían hecho: se habían comunicado mucho por dibujos“.

https://www.instagram.com/p/CFCq5TBlPpf/?utm_source=ig_web_copy_link

La escena donde ella le dibuja su edad en la mano pasó en la vida real

Una de las interacciones más tiernas de la película es cuando Lin y Ulises platican por primera vez, ella le pregunta su edad y también le dice la suya: ¿cómo?, dibujando un 17 en la palma de la mano de su nuevo amigo.

Fernando Frías nos cuenta que esta escena ocurrió en la vida real mientras ellos interactuaban detrás de cámaras.

“Pasó esta escena donde ella le escribe la edad en la mano, eso pasó en la vida real. Así hubo una enorme química. Angelina es maravillosa y Juan Daniel también. Y ambos estaban en un momento de sus vidas donde pudieron entenderse más allá de no entenderse”, contó el también director de Rezeta.

El choque cultural, un terreno donde puedes tocar fibras universales

No es la primera vez que Fernando Frías aborda el tema de la migración y el choque de culturas completamente distintas, lo hizo en su pelíucla anterior Rezeta y también en su cortometraje documental Calentamiento Local.

“Hay un terreno fértil cuando un personaje se enfrenta a  algo nuevo, especialmente si es un lugar, especialmente si es algo tan limitante como no hablar un idioma y los malentendidos que se pueden dar por las diferencias culturales Entonces, a partir de ahí puedes tocar fibras universales en la vida de las personas”, cuenta Frías.

¿Quiénes son los cholombianos y por qué hacer una película sobre ellos?

Fernando Frías cuenta que los conoció cuando esta contracultura ya se estaba diluyendo. También vio unas fotos de Amanda Watkins en Vice.

“Me parecía muy interesante saber quiénes son, qué escuchan, cómo se visten y sobre todo qué hay detrás”, cuenta Frías.

Los cholombianos son un movimiento contracultural que creció en el norte de México por el gusto de grupos de jóvenes por la cumbia colombiana.

Los cholombianos adoptaron el estilo de vida cholo y lo combinaron con la cumbia, que también adaptaron a los ritmos locales y la nombraron cumbia rebajada.

“El tema de la violencia y la mística de las pandillas era algo de lo que yo me había estado documentando desde hace mucho”, contó Fernando Frías en la entrevista.

https://www.instagram.com/p/CCSld1dDOWs/?utm_source=ig_web_copy_link

Un acercamiento natural

Sobre la naturalidad con la que Ya no estoy aquí representa a los cholombianos, Fernando Frías señala que la clave fue hacerlo con respeto y cariño.

“Ellos (los actores)  no vivieron este momento, no se vestían así, lo representaron por lo que conocían de sus hermanos y de sus padres, pero tenían un gran filtro para saber qué se sentía bien, natural y qué no. No hay una fórmula, pero diría que respeto y cariño”.

El streaming ¿yay or nay?

En opinión del director, tiene sus pros y contras.

“Es una enorme herramienta que se va a potencializar más por lo que estamos viviendo (la pandemia). El alcance es incuestionable e insuperable. Son unas cosas por otras”, dijo Frías.

“Pero la idea es seguir conectando con el público. Y a lo mejor no tienes la ventaja de la experiencia colectiva y estás luchando a lo  mejor contra el celular y el reto de atrapar la atención del espectador.

“A nivel industria hay mucho que aprender y mucho que estudiar sobre estas plataformas.

“Porque la gente sabe ver,  no es solo cautivar la atención del espectador sino también encaminarla. Hay muchísimas virtudes y posibilidades, pero también retos gigantes”, dijo.

Ya no estoy aquí, película acreedora a 10 premios Ariel entre los que se encuentran Mejor Película y Mejor Dirección está disponible en Netflix.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
Qué implica el histórico restablecimiento de relaciones entre Corea del Sur y Cuba, “país hermano” de Corea del Norte
7 minutos de lectura
Qué implica el histórico restablecimiento de relaciones entre Corea del Sur y Cuba, “país hermano” de Corea del Norte
15 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Cuba y Corea del Sur restablecieron sus relaciones diplomáticas tras más de seis décadas de ruptura.

Lo formalizaron este miércoles en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, donde sus representantes intercambiaron notas y dejaron pendiente la apertura de sus respectivas embajadas.

Los dos países comunicaron la noticia del restablecimiento de las relaciones diplomáticas de forma relativamente discreta, en línea con el secretismo que ha marcado sus negociaciones en los últimos años.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Seúl emitió un comunicado en el que deseó que esta nueva conexión marque un “punto de inflexión crucial” en sus esfuerzos por ampliar sus horizontes diplomáticos y fortalecer la diplomacia con la región de América Latina y el Caribe.

Se considera un paso histórico para ambos países, que entablaron lazos diplomáticos en 1949 pero los rompieron diez años después, cuando triunfó la Revolución Cubana y su líder Fidel Castro impuso un régimen comunista en el país latinoamericano.

Cuba es desde entonces un estrecho aliado de Corea del Norte, el otro bastión comunista en el mundo que hasta hoy no ha abrazado la economía de mercado y se encuentra en estado técnico de guerra con Corea del Sur.

Este era el principal impedimento para que La Habana y Seúl restablecieran sus relaciones.

Pero finalmente lo han hecho.

El factor norcoreano

La reconexión diplomática entre Cuba y Corea del Sur fue un asunto pendiente durante años, en los que ambas partes mantuvieron negociaciones bajo estricta confidencialidad.

“Nuestros últimos gobiernos intentaron sin éxito varias veces restablecer las relaciones con Cuba”, indicó a BBC Mundo una fuente diplomática surcoreana desde el anonimato.

Esta fuente atribuye la tardanza a presiones diplomáticas de Corea del Norte, estrecho aliado de Cuba desde la década de 1960, así como a la reticencia de altos dirigentes cubanos de la vieja guardia.

Fidel Castro y Kim Il-sung en Pyongyang en 1986
KCNA
Fidel Castro y Kim Il-sung en Pyongyang en 1986.

“Parece que había algún tipo de compromiso que databa de la época de Fidel Castro y de Kim Il-sung de no dar ese paso”, declaró, por su parte, un exfuncionario cubano.

El histórico dirigente cubano y el fundador de Corea del Norte construyeron una sólida relación política entre sus países que dura hasta hoy.

Buen ejemplo de ello es la embajada norcoreana en La Habana, la mayor del régimen de Kim Jong-un en las Américas y centro neurálgico de su actividad diplomática en la región.

La presencia de embajadas de ambas Coreas en un solo país no es una excepción, ya que se da en muchos lugares, desde China y Rusia hasta España o Reino Unido.

Sin embargo, indicó el diplomático surcoreano, “Cuba tiene una importancia simbólica muy grande para Corea del Norte porque es su base de operaciones en América, y por eso siempre ha presionado al gobierno cubano para que se mantenga alejado de Seúl”.

En todo caso, la estrecha amistad entre La Habana y Pyongyang contrastaba con sus prácticamente inexistentes intercambios económicos y comerciales.

Y no solo eso: los vínculos económicos y culturales entre Cuba y Corea del Sur -enemigo de Corea del Norte y aliado de Estados Unidos- se han intensificado en los últimos años.

La presencia surcoreana en Cuba

Pese a carecer de relaciones diplomáticas, La Habana y Seúl comerciaron productos en 2022 por valor de US$21 millones, de los que 14 millones fueron exportaciones del país asiático al caribeño, según datos de la Asociación de Comercio de Corea (KOTRA).

Esto se nota en la vida diaria de la isla: los coches Hyundai y Kia son frecuentes en su limitado parque automovilístico, y los escasos establecimientos que venden electrodomésticos ofrecen marcas surcoreanas como Samsung y LG, si bien a precios fuera del alcance del cubano promedio.

Coches en La Habana
Getty Images
Los vehículos surcoreanos han contribuido a rejuvenecer el obsoleto parque automovilístico de Cuba.

Las empresas de Corea del Sur también acaparan buena parte de los puestos en las ferias comerciales cubanas, como la Feria Internacional de La Habana (FIHAV).

Para suplir la falta de embajada, Corea del Sur mantiene en la capital cubana una sede de KOTRA -su organismo estatal de comercio- para los intercambios económicos entre ambos países y maneja los asuntos diplomáticos desde su sede diplomática en Ciudad de México.

Qué gana Corea del Sur

Corea del Sur no ve a Cuba como una potencial fuente de ingresos para el Estado o sus conglomerados multinacionales (cuyas ventas globales alcanzan cifras de doce dígitos) y tiene otros motivos para estrechar lazos.

“Es un país geográficamente estratégico, pegado a Estados Unidos, y posicionarnos allí es importante a largo plazo”, indicó la fuente diplomática surcoreana.

Por otro lado, con la apertura de una legación en la capital de Cuba, Corea del Sur se anota un punto frente a Corea del Norte en un momento en el que ambos países mantienen un tenso enfrentamiento.

El revés no solo es simbólico sino también de pérdida de influencia política y diplomática del régimen comunista de Kim Jong-un en su país homólogo del continente americano liderado por el presidente Miguel Díaz-Canel.

Por otro lado, Corea del Sur mantiene desde hace años la política de expandir su influencia cultural hasta los últimos rincones del mundo, y Cuba no es una excepción.

Clases de surcoreano en Cuba
Getty Images
Clases de surcoreano en Cuba.

Al igual que en otros países de Latinoamérica, muchos jóvenes en la isla consumen contenidos del país asiático, desde música hasta telenovelas, y el club de fans local de Corea del Sur supera ya los 10.000 miembros.

“Con una embajada será más fácil promover nuestra cultura”, indicó la fuente surcoreana.

Por último, Corea del Sur ya mantiene relaciones diplomáticas con todos los países de la ONU excepto Siria y Corea del Norte.

“Cuba era el último objetivo pendiente para ampliar nuestra diplomacia”, aseveró.

Qué gana Cuba

Cuba, por su parte, ya mantiene relaciones diplomáticas con todos los Estados miembros de Naciones Unidas a excepción de Israel.

El gobierno cubano da una especial importancia a la diplomacia como un modo de legitimar su sistema político y económico frente al aislamiento internacional y denunciar ante el mundo el embargo financiero y comercial que le impone Estados Unidos desde hace seis décadas.

En todo caso, los beneficios que espera de su nueva relación con Corea del Sur son más bien económicos.

La ya grave crisis financiera que vive Cuba desde hace décadas se intensificó desde la pandemia, generando una grave escasez de alimentos, medicinas y productos básicos y el mayor éxodo de emigrantes de su historia.

Esto ha llevado al gobierno a buscar cualquier fuente de ingresos que ayude a mantener a flote el país.

El restablecimiento de relaciones “abre todo un diapasón de cosas que pudieran pasar, como que abran aquí en La Habana oficinas de Samsung, de Hyundai o de las empresas surcoreanas que hoy tienen una presencia comercial y económica en Cuba”, declaró a BBC Mundo el politólogo y exdiplomático cubano Carlos Alzugaray

automóviles surcoeranos en la feria de La Habana (FIHAV)
Getty Images
Ya en 2013 se exhibían automóviles surcoeranos en la feria de La Habana (FIHAV).

“Eso sería bueno para la economía cubana y, si por ejemplo alguna empresa de Corea del Sur tiene interés en invertir en Cuba, ahora tiene luz verde del gobierno surcoreano”, indicó.

También destacó que los lazos con Corea del Sur permitirían a Cuba solicitar donaciones o préstamos ventajosos a su nuevo socio diplomático.

“Corea del Sur es uno de los países con un programa más desarrollado y recursos financieros para otorgar cooperación al desarrollo, créditos para la importación y asistencia técnica”, explicó Alzugaray.

Qué pasa con Corea del Norte

Sangmi Han, periodista del Servicio Coreano de la BBC, informó que el establecimiento de relaciones diplomáticas entre La Habana y Seúl “reafirma el aislamiento diplomático de Corea del Norte, cuyo lugar en la comunidad internacional se está reduciendo”.

Pero este no es el único golpe para Pyongyang, según Cho Han-beom, investigador principal del Instituto Coreano para la Unificación Nacional, un instituto de investigación surcoreano.

“El hecho de que Cuba, país hermano de Corea del Norte, haya establecido relaciones diplomáticas con Corea del Sur en extremo secreto sin que Pyongyang lo supiera, será una herida enorme difícil de aceptar” para los norcoreanos, señaló el analista.

Sin embargo, indicó el periodista de la BBC, existen pocas posibilidades de que Corea del Norte tome duras represalias oficiales, como la convocatoria de su embajador en la isla.

Mientras tanto, restaurados los lazos diplomáticos, ahora solo falta que Corea del Sur abra una embajada en Cuba y viceversa.

Se espera que la legación surcoreana en La Habana se establezca de forma rápida y sencilla sobre la base de la oficina comercial que ya existe.

Su apertura sería una buena noticia para las aproximadamente 1.100 personas de ascendencia coreana que residen en Cuba, así como para los turistas surcoreanos que visitan el país y que antes de la pandemia rondaban los 14.000 anuales.

En el caso de la embajada cubana en Seúl, expertos creen que sería más complicado debido a las limitaciones de presupuesto del país latinoamericano, y podría tardar más.

línea
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.