Home
>
México Desigual
>
#MarchadelasPutas <br>Vestirte sexy no es buscar ser tocada
#MarchadelasPutas <br>Vestirte sexy no es buscar ser tocada
5 minutos de lectura
#MarchadelasPutas <br>Vestirte sexy no es buscar ser tocada
13 de junio, 2011
Por: Mayra Zepeda (@Mayra_Zepeda), con fotos de Mariana Hernández (@mariana1hdz) y Sinuhé Vargas (@_sinuhe)
@WikiRamos 
0

“Soy putita pero no de tu templo”, “Más vale ser zorra por astuta, que por puta”, “No más puercas costumbres”, “No me culpes por ser sexy”… Ésta es la voz de bailarinas de danza árabe y burlesque; estudiantes de relaciones internacionales; artistas plásticas y miembros  de colectivos. Es la voz de mujeres que salieron a Reforma y protestaron en la #MarchadelasPutas enfundadas en la piel de la libertad, con pancartas en mano y mensajes “descarados” y el cuerpo transformado en pizarra con el objetivo de exigir el ya famoso “NO es NO”, el derecho a ser respetadas, el “ya basta” al acoso sexual.

Señores, el “sabroseo” no es folclórico, es denigrante:

Paulina Romero, 25 años, estudiante de Relaciones Internacionales

 

 

“Puercas Costumbres se trata de por qué en México se arraigó una costumbre como si fuera parte del folclor. No, esto no es folclórico, esto es denigrante. Muchos hombres legitiman el discurso de poder andarte sabroseando en la calle con base en que es una costumbre y que chance y a las mujeres nos gusta. Pues no, no nos gusta, y ya lo tomamos como una puerca costumbre.

“Abogo por el respeto, principalmente, pero sobre todo por la libertad y el derecho a decidir y hacer con tu cuerpo lo que se te venga en gana y no por eso tener que aguantar que me estén sabroseando.

“Al estado le deberíamos exigir que termine con ello, que haga una ley que haga delito al acoso sexual y no sólo el abuso sexual. La diferencia es que el abuso sexual se hace a nivel jerárquico, en la oficina tu jefe anda abusando o un director en la escuela. Pero a lo que te enfrentas diariamente es al acoso, que es a nivel horizontal, todo el tiempo, todos los días, y es decir: no señor, no, este cuerpo es mío, me visto como quiera, terminamos con estas puercas costumbres.

“Creo que por la etapa en la que está pasando México, la coyuntura ha cansado al ciudadano y ahora quiere salir de su casa a defender sus propios derechos. Que el Estado volteé y les haga caso, bueno… a ver qué onda. Ya lo que quede en su responsabilidad es muy difícil de incidir, pero este tipo de manifestaciones claro que sirven, la gente que dice que marchar es una idiotez, no es cierto, sirve para que se dé cuenta cuánta banda piensa igual que tú y cuántos esfuerzos se pueden hacer en conjunto.”

Aquí, el corto de Paulina titulado Puercas costumbres.

NO a la presión para que las chicas se inicien rápido:

Angélica Uspina, 33 años, miembro de la organización Population Services Internacional (PSI).

“Esto es parte de la campaña que tenemos en Chetumal con jovencit@s de 15 a 19 años, y lo que promovemos con esto es que las niñas se sientan con el derecho a decir NO, para que no tengan que apresurar su primera relación sexual y lo hagan cuando sientan que es el momento adecuado y con la persona adecuada. Hay como mucha presión para que te inicies rápido en la escuela.

“He sido víctima de hostigamiento constantemente. El metro por ejemplo, el cómo te miran los hombres, no es nada divertido ni te hace sentir bien contigo. En el antro, cuando sales sola a tomarte un trago siempre hay un tipo que está ahí y le dices ‘no gracias, no gracias’ y siempre insiste.

“Espero que esta marcha siembre una inquietud, que la gente empiece a visibilizar que los chistes machistas no son divertidos, que las mujeres tenemos derecho a decir que no y que tenemos derecho a caminar y a sentirnos tranquilas en la calle.”

“Mis caderas tienen fiesta pero tú no estás invitado”:

Aura García, 31 años, bailarina de danza árabe

“He sido hostigada como, creo, todas las mujeres en México, y no nada más cuando ando vestida de bailarina, sino cuando ando de civil. Cuando ando en mi uniforme de trabajo me han nalgueado, me han dicho palabras obscenas.

“Nos pasa mucho que cuando se enteran que somos bailarinas de danza árabe, no falta el que te diga ¿cuándo me haces un privado? o ¿qué harás para incitarme? Ese no es el fin de nuestra danza, es una danza para nosotras. Entramos en esto para honrarnos a nosotras mismas. La danza es eso, honrarte como mujer, aceptarte como eres.

“Afortunadamente ya se están haciendo cosas, pero esto de querer reglamentar cómo debe uno estar vestida, pues se me hace ilógico. La forma de vestirte es tú misma, tu expresión y muy tú si quieres usar una minifalda, tacones de aguja, superescote, uno tiene la libertad de hacerlo. Tiene que haber esa libertad.”

La sociedad “mal mira” a una mujer que puede ser capaz de expresar su sexualidad:

Claudia Méndez, 37 años, artista plástica

“Me dedico a la pintura y he privilegiado a la mujer como tema y siempre he preferido el arquetipo de la mujer mala o perversa, porque aparte de que te da muchas lecturas, lo hago como para burlarme de esa forma en que ve la sociedad a una mujer que puede ser capaz de expresar su sexualidad. Por eso me siento identificada con la causa de la marcha, porque además es parte de mi vida. Siempre he sido una persona que se viste o se maquilla –a los ojos de los demás- de una forma un poco excesiva, para mí no lo es, y nunca falta el granuja que se atreve a molestarte.

“Cuando estaba más chavita sí fui víctima de hostigamiento, pero ya no me dejo. Sin ser violenta o llegar a las majaderías, simplemente les hago un comentario como explicándole qué le pasa o qué siente. Ya nada más el hecho de confrontar, incluso hasta con una mirada, es suficiente para que la gente se retire un poco.

“Después de esta marcha ojalá que las conciencias capten el mensaje.”

“No me culpes por ser sexy”:

Sissy Lou y Hortensia, del Show Burlesque

“En el show burlesque casi siempre la mujer pasa a ser carne de cañón, pero estamos tratando de rescatar el burlesque como todo un movimiento erótico, un arte, el arte del desnudo.

“La mujer es sexual y es erótica, la mujer necesita respeto si se quiere desnudar, si se quiere poner minifalda, si quiere andar en el metro en shorts, necesita respeto. El respeto es para todos, hombres y mujeres. Me pareció importante venir a la marcha y decir que la mujer es erótica vestida o desvestida.

“Hay que quitar la palabra puta, hay que decir que es una mujer que sabe y le gusta manifestar su sexualidad.

“Esto es un principio, una marcha no cambia al mundo pero llama la atención de que algo está pasando, de que las mujeres nos estamos manifestando de otra manera. El vestirte sexy no significa que estás buscando que te toquen. Hay que cambiar lo de puta, el hecho de ofender a otras mujeres también.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image