Home
>
México Desigual
>
Eliminar al Comipems podría incrementar las desigualdades educativas: especialistas
Eliminar al Comipems podría incrementar las desigualdades educativas: especialistas
Foto: Cuartoscuro/Archivo
7 minutos de lectura

Eliminar al Comipems podría incrementar las desigualdades educativas: especialistas

Sheinbaum y Brugada prometieron en campaña eliminar el examen Comipems, con el que estudiantes de secundaria son colocados en alguna institución de nivel medio superior.
04 de julio, 2024
Por: Eréndira Aquino
@ere_aquino 

Durante su campaña, las ganadoras de las elecciones Claudia Sheinbaum y Clara Brugada propusieron eliminar el examen Comipems, con el que estudiantes de secundaria son colocados en alguna institución de nivel medio superior; sin embargo, especialistas en educación advierten que esta medida no resolverá los problemas de desigualdad en el sector educativo.

Hasta ahora, la virtual presidenta electa y la próxima jefa de Gobierno de la Ciudad de México no han dado detallado su propuesta, pero Sheinbaum ha dicho que la intención es que los jóvenes acudan a estudiar la Preparatoria en el plantel “que les quede más cerca de su casa”, con la promesa de que todas las opciones tendrán “el mismo nivel educativo”.

Sin embargo, especialistas señalaron que el quitar el examen de colocación para el nivel medio superior en la Ciudad de México podría generar complicaciones a los estudiantes, como el duplicado de pagos para poder presentar pruebas de ingreso en cada sistema escolar.

Además, explicaron que la desaparición de Comipems no garantiza que todos los planteles escolares tengan el mismo nivel educativo, y tampoco basta para eliminar las desigualdades que se reproducen al asignar los lugares mediante el puntaje que se obtiene en un examen estandarizado.

Lee |  Clara Brugada presenta sus propuestas de campaña; busca revivir estancias infantiles y eliminar examen del Comipems

eliminar comipems desigualdad educativa (1)
Foto: Cuartoscuro/Archivo

Con Comipems “nadie se queda sin lugar”

La Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de Educación Media Superior (Comipems) fue creada en 1995, para ofrecer un proceso mediante el cual los egresados de secundaria eligen hasta 20 opciones para estudiar, de entre más de 486 planteles ubicados en la Ciudad de México y el Estado de México, de acuerdo a los que más se apegan a sus intereses

Irma Villalpando, doctora en Pedagogía, subraya que con Comipems “nadie se queda sin lugar”, ya que a diferencia de otros exámenes que funcionan como filtro para admitir a algunos estudiantes y dejar fuera a otros, esta prueba estandarizada es para colocar a todos los jóvenes en alguna de las opciones que hayan seleccionado.

“Por ejemplo, para entrar a la universidad, los jóvenes deben presentar exámenes en los que se determinan si entras o no, pero esta es una prueba de colocación, es decir, que nadie se queda sin lugar, y de acuerdo al número de aciertos que tenga cada persona se determina si les alcanza para su primera opción, y si no se van descartando planteles, hasta que se le asigna un lugar”, explicó la especialista.

De acuerdo con Villalpando, la crítica al modelo de Comipems es que este reproduce modelos de desigualdad educativa, ya que sitúa a los estudiantes mejor preparados entre pares, y deja a aquellos jóvenes que presentan rezagos en escuelas que cuentan con menor nivel educativo y que no tienen pase directo a nivel superior.

“La crítica que se ha hecho al Comipems desde la investigación académica es que quienes obtienen mayores puntajes son los alumnos que vienen de hogares más favorecidos, en muchas ocasiones de escuelas privadas, con un capital cultural más generoso, y esto estratifica el acceso a una buena educación, porque ponen la misma vara para medirlos a todos, sin considerar las condiciones particulares de cada caso”, mencionó.

Lee también | ¿Eliminar examen de Comipems? Estas son las desventajas y ventajas de la propuesta de Sheinbaum y Brugada

Aunque, para la especialista, el modelo tiene áreas de oportunidad, “después de casi 30 años de que se tiene el proceso bien organizado, quitar al Comipems podría tener consecuencias negativas, porque al no tener un examen de colocación cada estudiante va a tener que hacer diferentes trámites, para diferentes exámenes, lo que implica diferentes pagos”.

Sobre la posibilidad de que la asignación de planteles sea por cercanía del domicilio de los estudiantes, Villalpando apuntó que este modelo podría incrementar las desigualdades educativas, ya que limitaría a los jóvenes a opciones que podrían no ser atractivas para sus intereses, o generar rezagos por regiones en las que las escuelas disponibles sean de bajo nivel.

“Desde mi punto de vista, en lo que debería concentrarse la autoridad es en fortalecer los sistemas de educación superior que están débiles, sobre todo aquellos que se ubican en zonas conurbadas, de tal modo que al ser más fuertes sean más aspiracionales”, agregó.

“Es necesario que las autoridades se enfoquen en atender la deserción”

La investigadora Jimena Hernández coincidió en que las consecuencias de quitar Comipems podrían derivar en dificultades burocráticas y de información sobre las opciones disponibles, algo que se resolvió con este examen “cuando las instituciones acordaron adherirse al proceso común para todas las modalidades”.

“El examen de Comipems permite que incluso aquellos estudiantes que obtienen un puntaje bajo tengan un lugar en alguna escuela,  hay la garantía de que existe un espacio para que estudien, y en caso de que se dé un modelo de examen separado por escuela, nada más se quedarían con las puertas cerradas en las instituciones donde no alcanzaron el puntaje, y tendrán que estar atentos de todos los avisos de convocatorias y resultados, aún aquellos que se den en tiempos diferidos, lo que limita su margen para buscar otra opción”, detalló Hernández Fernández.

eliminar comipems desigualdad educativa
Foto: Cuartoscuro/Archivo

La especialista indicó que, si el objetivo de quitar el Comipems es atender la reducción en la matrícula escolar del nivel medio superior, es necesario que las autoridades educativas se enfoquen en atender las causas de la deserción, que tienen que ver más con sus condiciones socioeconómicas -en el caso de quienes tienen que abandonar la escuela para trabajar-, o porque la oferta disponible no es afín con sus intereses.

“Muchos estudiantes asisten a las escuelas que les asignan, aunque ellos querían otra cosa. Esto dificulta mucho el trayecto educativo, y en algunos casos puede ser un propulsor para la salida de los estudiantes, los datos oficiales muestran que la deserción sigue siendo muy alta, particularmente en el primer año, entonces estamos viendo que puede ser que los estudiantes sean aceptados en instituciones que no eran de su preferencia y en el primer año deciden no continuar sus estudios”.

Hernández afirmó que, antes de tomar la decisión de desaparecer al Comipems, es importante que se conozcan “las opiniones y las visiones de las instituciones de educación media superior, para que se pueda diseñar en conjunto una estrategia más integral, que no se concentre únicamente en el examen de admisión, sino en los factores que dificultan que los estudiantes puedan acceder, permanecer y disfrutar de la experiencia educativa”.

“El sistema de educación media superior es muy complejo, y por lo mismo en términos de calidad y de oferta es muy diverso, por eso es importante que se trabaje con las instituciones, para que se vea también el fortalecimiento de los modelos educativos que existen”, recomendó la académica.

La propuesta de un examen “en condiciones de igualdad”

De acuerdo con Emilio Blanco, académico de El Colegio de México (COLMEX), la segregación social de las escuelas se da incluso en la educación primaria y secundaria, “porque la distribución de lugares junta a los pobres con los pobres, la clase media con la clase media y la media alta con la media alta, lo que incrementa o potencia las vulnerabilidades de unos y las ventajas de otros, lo que se ve reflejado en los aprendizajes”.

El investigador explicó que, por ello, para muchas familias el nivel medio superior se vuelve particularmente importante por “la deseabilidad social de algunas escuelas” a las que sus hijos pueden acceder “por medio de un examen supuestamente meritocrático”.

“Hay estigmas sobre algunas escuelas, como el Conalep o el Colegio de Bachilleres, por lo que muchas familias deciden pagar escuelas privadas económicas con poca calidad, y este problema no se va a resolver quitando al Comipems, el punto acá es que existan estos estigmas sobre algunas escuelas y que en algunas de ellas el nivel no sea el ideal. Lo que se requiere es un programa a mediano plazo de fuerte inversión que eleve sustancialmente la calidad en las escuelas de nivel más bajo”, expuso Blanco.

Acerca de las críticas al examen estandarizado por no considerar las trayectorias educativas y condiciones de cada estudiante, el investigador apuntó que “lo recomendable sería cambiar la prueba para que no sea general, es decir, que los estudiantes no compitan en condiciones de igualdad, sino de manera estratificada, por ejemplo, tomando en cuenta los puntajes más altos de cada escuela para asignar los lugares”.

“De esa manera, los jóvenes que asisten a las secundarias socialmente segregadas tendrían oportunidad de acceder a las escuelas con mayor demanda, al igual que aquellos que vayan de buenas secundarias privadas, o de condiciones de pobreza”, apuntó.

Sin embargo, reconoció que la idea de un examen “con una perspectiva de justicia” debe considerar que “no todos tuvieron las mismas oportunidades de aprender, y aunque la prueba ya no fue un reproductor de las condiciones sociales de origen, se tienen que compensar las carencias en su formación, algo de lo que tendrán que ser responsables las escuelas”.

“Hay que reenfocar la forma como estamos pensando en la educación media superior, por lo menos para algunos jóvenes, y fortalecer cuestiones de tutorías, acompañamiento, alertas tempranas para posible abandono o interrupción, porque si no la deserción va a continuar”.

“Es un tema muy complejo, pero es un debate necesario, hay que revisar el equilibrio entre meritocracia y justicia social que tiene el actual modelo, pero se necesita que las autoridades escuchen a todas las partes, a las escuelas, a los estudiantes y a los especialistas que estudian el tema educativo, porque eliminar el examen sin más no es una solución a esta problemática”, concluyó el investigador.

Sigue la cobertura de las elecciones 2024 aquí

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
acceso a la educación
Comipems
examen de Comipems
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC
Cuba se declara en “economía de guerra” y anuncia nuevas medidas que impactarán a la población
6 minutos de lectura

Mientras la isla está pasando por una de las peores crisis económicas de las últimas décadas, el gobierno de Díaz-Canel anuncia un nuevo paquete de medidas para intentar salir a flote.

03 de julio, 2024
Por: BBC News Mundo
0

En medio de una de las mayores crisis económicas desde la revolución de 1959, que ha provocado un éxodo sin precedentes de ciudadanos hacia el exterior, el gobierno de Cuba anunció una serie de medidas para intentar revertir la situación.

Las medidas pretenden ajustar el presupuesto público “a las condiciones de economía de guerra”, dijo la viceministra primera de Economía y Planificación, Mildrey Granadillo, en una reunión del Consejo de Ministros, el máximo órgano ejecutivo del país, según informó este lunes el medio oficialista Granma.

Los testimonios de los cubanos que no tienen acceso a medicinas o a productos básicos para sobrevivir, evidencian las duras condiciones con las que deben lidiar diariamente, calificadas por analistas como peores que las vividas durante los años 90 durante el llamado “Período Especial”.

La situación se ha vuelto tan crítica, que a fines de febrero el gobierno solicitó oficialmente ayuda al Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas para mantener la distribución de leche subsidiada a los niños menores de 7 años.

“Todos nosotros estamos para salvar la revolución y para salvar el socialismo”, argumentó el presidente Díaz-Canel en la reunión.

¿Cuáles son las medidas?

Personas comprando en La Habana
Getty Images
Las medidas incluyen un recorte de presupuesto, control de precios, aumentar el flujo de divisas que entran al país y estimular la producción nacional de alimentos.

Además de un recorte presupuestario, que implicará suspender inversiones, el anuncio incluye medidas como establecer una política de precios únicos y reducir la evasión fiscal, con el objetivo de “corregir distorsiones”.

La idea, explicó Granadillo, es enfrentar los desequilibrios macroeconómicos, aumentar el flujo de divisas que entran al país y estimular la producción nacional de alimentos, entre otras cosas.

Una de las medidas que más ha llamado la atención, aunque se desconocen los detalles, es el control de precios, el cual teóricamente se aplicaría “en igualdad de condiciones para todos los sujetos de la economía, que incluye tanto al sector estatal como al no estatal”.

Si se implementa, el anuncio afectaría a las empresas privadas que fueron autorizadas para operar en el país luego que en 2021 se levantara la prohibición que les impedía realizar actividades comerciales, la cual existía desde el inicio de la revolución

Fuentes extraoficiales señalan que el gobierno ha establecido contactos con el sector privado para comunicarles la aplicación de topes de precios en productos básicos como la leche en polvo, el detergente, el pollo o el aceite, aunque se desconoce la lista completa y la fecha en que el control de precios entraría en vigor.

Cubana en su casa
Getty Images
El gobierno argumenta que en época de crisis es cuando más se necesita “ejercer control”.

Como el país se encuentra en una “economía de guerra”, el primer ministro de la isla, Manuel Marrero, sostuvo que en esa situación “es cuando más necesitamos planificar y es cuando más necesitamos ejercer un control”.

De acuerdo con estimaciones oficiales, la economía cubana se contrajo un 2% en 2023, mientras que la inflación alcanzó el 30%.

El nuevo paquete de medidas se suma a un severo plan de ajuste anunciado por el gobierno en diciembre, que incluyó un aumento de 500% del precio de los combustibles, una subida en el precio de las tarifas de electricidad y un incremento en el costo del gas natural licuado.

El ajuste encareció aún más la vida para los cubanos, que en los últimos años han visto caer su poder adquisitivo por la inflación, la devaluación del peso cubano frente al dólar y la disminución del turismo, el principal motor económico de la isla.

En paralelo, el mercado negro y las remesas familiares siguen teniendo un peso vital para adquirir múltiples productos básicos en la isla.

La crisis económica, según las autoridades cubanas, se debe al endurecimiento del embargo estadounidense en los últimos años, el efecto de la pandemia de covid en el turismo y la ola inflacionaria que ha afectado al mundo.

Línea gris
BBC

Un indicio de urgencia

Pascal Fletcher

Analista de BBC Monitoring

Hombre mayor en su casa
Getty Images
Los cubanos han estado experimentando apagones y una escasez crónica de productos alimenticios, medicinas y otros artículos de consumo básico.

Las medidas anunciadas por el gobierno esta semana fueron sólo el último indicio de alarma y urgencia oficial ante los problemas económicos crónicos que enfrentan el país y sus gobernantes.

Una vez más, el énfasis estuvo puesto en la idea de ejercer control. En ninguna parte hubo ninguna intención declarada de lanzar reformas liberalizadoras significativas en la economía estatal cubana para crear incentivos para la producción, por ejemplo, en el importante sector agrícola, que sigue estancado y es incapaz de abastecer a la población.

Los líderes de Cuba argumentan que la base de la “economía de guerra” es la respuesta necesaria a lo que llaman “un acto de guerra en tiempo de paz”, infligido en la isla por las prolongadas sanciones económicas de Estados Unidos, descritas durante mucho tiempo por La Habana como “el bloqueo”.

En los últimos meses, los líderes comunistas han estado utilizando cada vez más el término “economía de guerra” para describir lo que los expertos dicen que es la situación económica más catastrófica jamás experimentada por la isla sancionada por Estados Unidos desde el triunfo de la Revolución de Fidel Castro en 1959.

Calle de la Habana
Getty Images
La isla depende en gran medida de las remesas que reciben las familias desde el extranjero.

Desde hace varios años, los cubanos comunes y corrientes han estado experimentando cortes de energía a diario que van de mal en peor -exacerbados en los calurosos meses de verano-, combinados con una escasez crónica de productos alimenticios, medicinas y una serie de artículos de consumo básico, en medio de un escenario de colapso generalizado de la agricultura y producción industrial, lo que hace que la isla, con problemas de liquidez, dependa en gran medida de importaciones que apenas puede permitirse, a menos que sean donadas o subsidiadas por los aliados políticos de La Habana.

La inflación real, que ha alcanzado niveles récord, ha dejado incluso los alimentos y artículos de primera necesidad más básicos fuera del alcance de muchos cubanos, a menos que tengan acceso a dólares de familiares en el extranjero, trabajen en el incipiente sector privado o tengan privilegios o acceso especiales en la jerarquía del Estado.

“Economía de guerra” o no, todo apunta a que los cubanos enfrentarán otro verano prolongado, caluroso y difícil, incluida la siempre presente posibilidad de que Cuba, a pesar de la persistente represión de las autoridades contra la disidencia y la oposición política, pueda ver una repetición de las protestas gubernamentales que se extendieron por toda la isla en julio de 2021.

Línea gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
acceso a la educación
Comipems
examen de Comipems
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...