Home
>
Seguridad
>
Ejército monitorea redes sociales para identificar críticos de militares y del Gobierno; crea bots para influenciar web
Ejército monitorea redes sociales para identificar críticos de militares y del Gobierno; crea bots para influenciar web
Luis Crescencio Sandoval, secretario de Defensa. Foto: Cuartoscuro/Archivo
8 minutos de lectura
Ejército monitorea redes sociales para identificar críticos de militares y del Gobierno; crea bots para influenciar web
El Centro de Operaciones para el Ciberespacio de Sedena cuenta con el software HIWIRE usado para monitorear a personas usuarias de redes sociales que hacen publicacions críticas al Ejército y al Gobierno federal, de acuerdo con documentos obtenidos por el Colectivo Guacamaya, revela una investigación de R3D.
27 de febrero, 2024
Por: Cristóbal Martínez
@ 

El Ejército mexicano, a través del Centro de Operaciones del Ciberespacio (COC), monitorea las redes sociales para identificar a personas que critican las acciones de los militares y del Gobierno federal. Para hacerlo, cuentan con la ayuda de un software de origen israelí llamado HIWIRE, de acuerdo con documentos obtenidos por el Colectivo Guacamaya, que reveló una investigación de Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D).

“El COC ha utilizado sus capacidades tecnológicas para monitorear a personas usuarias de redes sociales que realizan publicaciones críticas de las acciones del ejército y del gobierno federal”, de acuerdo con R3D.

Este caso se suma al espionaje ilegal realizado por el Ejército con el software Pegasus contra periodistas y defensores de derechos humanos con el cual intervenía sus celulares durante los sexenios de tres presidentes: Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto y ahora Andrés Manuel López Obrador.

Lee: El Ejército espió con Pegasus a defensor de DH; el secretario Sandoval lo avaló en este sexenio

ejército sedena
Foto: Cuartoscuro/Archivo

¿Qué es el Centro de Operaciones del Ciberespacio de la Sedena?

El monitoreo de redes sociales para identificar críticos del Ejército se ha realizado desde el Centro de Operaciones del Ciberespacio a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Este Centro se localiza en uno de los sitios emblemáticos de la Sedena: el Campo Militar 1A en Naucalpan, Estado de México, aunque cercano a la CDMX. La Sedena invierte en este tipo de infraestructura desde 2016, precisa R3D.

El COC depende de la Subjefatura de Inteligencia del Estado Mayor Conjunto de la Defensa Nacional.

Entérate: Militares y marinos llegan a Panamá sin permiso del gobierno para búsqueda de general revolucionario del siglo XIX

Además, sus instalaciones están junto a otra área de la Sedena: el Centro Militar de Inteligencia, “una unidad secreta que ha operado el spyware Pegasus”.

Entre su personal, el COC cuenta con alrededor de 178 efectivos para realizar lo que la Sedena llama “operaciones militares en el ciberespacio”.

Se divide en siete áreas: “Respuesta a Incidentes”, “Seguridad de la Información”, “Monitoreo”, “Operaciones” y “Doctrina y Desarrollo” y “Administrativa”.

Lee más: Ni con resolución del INAI, ni a petición de la FGR: Sedena lleva más de un año ocultando los contratos de Pegasus

Las “operaciones militares”, de acuerdo con los documentos, van más allá de la protección de ataques informáticos.

También realiza tareas de “ciberinteligencia” y ataques informáticos que la Sedena llama “defensa reactiva”.

¿Cómo monitorea el Ejército las redes sociales en México?

No sólo es Pegasus, la Sedena adquirió otro software de origen israelí llamado HIWIRE que el COC usa como herramienta para monitorear redes sociales e identificar a sus críticos.

HIWIRE es un poderoso software desarrollado por la empresa israelí WebintPro, cuya licencia fue vendida a la SEDENA a través del Contrato DN-10 SAIT-186/P/2020 No. SIA: 4500035850 de 31 julio de 2020 con el objeto “Adquisición de una Plataforma de Análisis de Información de Ciberamenazas” con la empresa Scitum S.A. de C.V., empresa de ciberseguridad controlada por Telmex y Grupo Carso, propiedad de Carlos Slim Helú”, de acuerdo con los documentos citados por R3D en su investigación.

El software HIWIRE cuenta con herramientas para monitorear redes sociales, identificar “actividades e influencers clave” y “monitorear redes opositoras en tiempo real”.

HIWIRE permite  monitorear en tiempo real a usuarios específicos en diferentes redes sociales, mapear automáticamente los vínculos entre usuarios y analizar el contenido de sus publicaciones” indica R3D.

Monitorea Ejército en 2020 a crítico de militares en X con software HIWIRE

Uno de los casos de monitoreo a cuentas en redes sociales por el Ejército data de marzo de 2020. Las cuentas pertenecían a un presunto integrante de la Fuerzas Armadas que en ocasiones era crítico a acciones del Gobierno como la liberación de Ovidio Guzmán.

La investigación cita una tarjeta informativa elaborada por la Sedena en la que se reporta el monitoreo de las cuentas de Twitter, ahora X: @soy_militar, @soy_militarmx y @yosoyyoio.

El usuario @soy_militar alertó que había sido objeto de ataques para intentar controlar su cuenta. El 2 de marzo de 2020 fue desactivada “presuntamente por el propio usuario”.

El interés del Ejército en esa cuenta no quedó ahí. El titular de la Sedena, Luis Crescencio Sandoval solicitó al COC que se le informará “Quién la bajó”, “Cuándo se localizó” y “Qué acciones en contra de la página podemos realizar”.

El COC respondió que había sido el propio usuario el que la desactivo por temor a perder el control de la cuenta.

En el informe, el COC agregó que el monitoreo a esa cuenta se realizaba desde noviembre de 2019. Acusó que había dificultades para que las compañías de redes sociales desactiven cuentas “por que las empresas en cumplimiento de sus leyes, buscan respetar el ejercicio de la libertad de expresión”.

El COC agregó en su informe que continuaría con el monitoreo de redes sociales para verificar que @soy_militar continuara desactivada.

Hasta este 26 de febrero, la cuenta está suspendida. “X suspende las cuentas que incumplen las Reglas de X”, dice la leyenda con la que esta red social acompaña el anuncio de suspensión. No tiene imagen ni de usuario ni de portada. No hay rastro de lo que antes posteaba el usuario.

Luis Crescencio Sandoval secretario defensa
Luis Crescencio Sandoval, secretario de Defensa. Foto: Cuartoscuro/Archivo

Monitoreo del Ejército a críticos en redes incluye búsqueda de familiares

La Sedena quería saber más sobre @soy_militar. El COC buscaba identificar quién manejaba la cuenta, mediante el “análisis de los comentarios de los seguidores, con el fin de localizar a posibles amigos y/o familiares” y el uso de “usuarios simulados (…) con el fin de ganar la confianza y obtener mayor información” sobre el administrador de la cuenta, además de continuar el monitoreo de “publicaciones desfavorables para esta Sría., el Alto Mando o del Ejecutivo Federal”.

Leer tambié: Ejército espía: realidad innegable

Además de esa tarjeta informativa, el Colectivo Guacamaya obtuvo una carta firmada por el secretario de la Defensa dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador informando sobre la cuenta @Soy_Militar.

“Lo cual sugiere que el propio Presidente de la República habría solicitado a la SEDENA que informara sobre dicha cuenta”, indica R3D.

Sedena también monitorea a usuarios de Facebook

En Facebook, el Ejército también busca críticos. En octubre de 2021, un documento hecho por personal del COC dirigido al director de esa unidad informa sobre un usuario que realizaba señalamientos en contra del personal del 65/o. Batallón de Infantería y solicita que se le dé seguimiento “a fin de identificar y detectar oportunamente nuevas publicaciones, así como su impacto”.

En mayo de 2022, un correo electrónico reporta que el COC elabora de manera rutinaria fichas sobre usuarios de redes sociales que difunden información crítica del gobierno, como es el caso del usuario @ryo_hermoso, quién posee más de 100 mil seguidores y publica información crítica del gobierno y en favor de partidos políticos de oposición.

Ejército crea bots para influenciar en redes sociales

El Ejército no sólo monitorea a críticos, también crea bots para manipular la conversación en la red, de acuerdo con la información que revela R3D.

Para ello, utiliza también el software HIWIRE, cuyo fabricante  permite que un solo operador maneje diversos “avatares” para  “ejercer influencia suave sobre la opinión pública” y “diseminar mensajes orgánicamente”.

Así, los documentos obtenidos por Guacamaya indican que desde el Estado Mayor Conjunto de la Defensa Nacional (EMCDN), incluyendo el COC, se despliegan actividades que pretenden influenciar de manera artificial la conversación pública en línea.

Incluso, cuentan con un manual sobre actividades para analizar discursos negativos hacia el Ejército y realizar campañas para desvirtuarlos.

Se trata del Manual de Organización y Funcionamiento (M.O.F.) del E.M.C.D.N., que incluye un “Grupo de Operaciones de Influencia y Sensibilización” encargado de “analizar la ideología de los grupos desafectos al Ejército Mexicano, a fin realizar campañas que logren desvirtuarlas”, “Desvirtuar las frases que han originado daño a la imagen institucional del Ejército Mexicano” y “Desvirtuar la propaganda que busca vulnerar la imagen, identidad, cohesión, existencia y permanencia del Ejército Mexicano”.

En febrero de 2021, el COC elaboró un documento para identificar las publicaciones con más interacciones relacionadas a la exoneración del general Salvador Cienfuegos por parte de la Fiscalía General de la República y medir la cantidad de comentarios positivos o negativos respecto de dicha exoneración. Documentos similares fueron elaborados respecto de otros temas como la creación de la Guardia Nacional.

Los medios de comunicación y líderes de opinión también son objetivo del Ejército que pide elaborar fichas para identificar ““señalamientos tanto positivos como negativos hacia las Fuerzas Armadas”.

En correos electrónicos se da cuenta del uso de bots, incluso reportes donde el COC indica fallas en los usuarios simuladores del software HIWIRE.

Los bots de la Sedena también formaban parte de la investigación a las cuentas de @soy_militar, @soy_militarmx y @yosoyyoio. Algo que se había informado al secretario de la Defensa.

Entérate: Sedena debe rendir cuentas sobre el espionaje realizado con Pegasus: Amnistía Internacional

“Para comentar favorablemente las publicaciones que realice sobre las FF.AA. y del Ejecutivo Federal”, “para realizar comentarios en contra de las publicaciones que realice sobre las FF.AA” y “para compartir sus publicaciones en otros foros de militares en las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram)”.

Sedena busca hacer legales sus monitoreos en redes sociales

Todas estas actividades del COC -monitoreo de críticos en redes y uso de bots para crear tendencias artificiales- no están contempladas en la ley.

Por tanto, la Sedena tiene entre sus prioridades lograr la creación de un  “Marco Jurídico que dé sustento legal a la actuación de las Fuerzas Armadas en el Ciberespacio”. 

Miles de correos electrónicos obtenidos por Guacamaya dan cuenta de las intenciones del Ejército para que estas operaciones militares en la web cuenten con la aprobación del Congreso.

Así, hay una iniciativa de “Ley Federal de Ciberseguridad” presentada por el diputado del Partido Verde, Javier López Casarín el 25 de abril de 2023 y que pretende ser discutida y aprobada en los próximas semanas. 

El objetivo de esa reforma es darle a las Fuerzas Armadas la cobertura legal para seguir llevando a cabo “operaciones militares en el ciberespacio”, incluyendo operaciones ofensivas (“defensa reactiva”), el monitoreo de redes sociales, las operaciones de influencia y  acciones de “ciberinteligencia”.

Esta ley, de aprobarse, amenaza los derechos digitales, sería un avance de la militarización y la consolidación de una infraestructura “autoritaria que amenaza la democracia en México”, advierte R3D.

Consulta el reporte completo aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Ejército Espía
Pegasus
sedena
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image
Cómo funciona el sistema de salud de Colombia que Petro no logra reformar (y cómo se diferencia de otros países de América Latina)
7 minutos de lectura
Cómo funciona el sistema de salud de Colombia que Petro no logra reformar (y cómo se diferencia de otros países de América Latina)

El funcionamiento del sistema de salud en Colombia ha sido tema de debate durante meses por un proyecto de reforma de Gustavo Petro que se archivó esta semana en el Congreso.

05 de abril, 2024
Por: BBC News Mundo
0

El gobierno izquierdista de Gustavo Petro en Colombia vive una de sus semanas más convulsas. Según señalan varios analistas políticos y medios nacionales, este miércoles sufrió “su mayor derrota política” desde que está en la presidencia.

La reforma de la salud, una de las mayores apuestas de su programa, fue archivada en el Congreso tras 14 meses de debate político y público.

La reforma contenía varios puntos destacados, pero ninguno causó tanta división como la propuesta de transformar el rol de las llamadas Entidades Promotoras de Salud (EPS), unas cuestionadas aseguradoras público-privadas que compiten entre sí y median entre el paciente y el servicio de salud.

“Petro considera que estas entidades reciben recursos públicos que capturan para sí mismas y que no son necesarias”, le dice a BBC Mundo Johnattan García Ruiz, investigador de sistemas de salud globales en la Universidad de Harvard en Estados Unidos.

Tras el revés legislativo, a la administración de Petro le quedan dos vías: apelar o presentar una alternativa cuando ya corre el ecuador de su mandato y el tiempo se agota.

Mientras, en un movimiento que críticos y opositores interpretan como una prueba de fuerza frente al hundimiento de su reforma original, el gobierno “intervino forzosamente” dos de las EPS más grandes del país por “problemas de financiación” y por “poner en riesgo” los servicios a los usuarios.

Aunque la Superintendencia Nacional de Salud asegura que estas medidas pretenden “salvar el sistema” y no implican “cierre de servicios ni despido de trabajadores”, generan incertidumbre y despiertan una serie de cuestionamientos sobre el sistema de salud colombiano que en BBC Mundo intentamos responder.

1. ¿Cómo funciona el sistema de salud en Colombia?

Centro Médico EPS, Sanitas, en Bogotá.
Getty Images
La EPS Sanitas, con 5,7 millones de afiliados, fue una de las intervenidas esta semana por la administración de Petro.

Ramón Abel Castaño Yepes, médico de la Universidad CES en Medellín, define el sistema de salud colombiano, vigente desde 1993, como “un modelo de competencia gestionada”.

García Ruiz explica el funcionamiento del modelo actual desde tres aristas: financiación, gestión y prestación de servicios.

En financiación, en Colombia hay una entidad, la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES), que recauda recursos de impuestos y subsidios.

Cada persona con empleo formal contribuye con impuestos obligatorios de su salario. Los otros ciudadanos están cubiertos por un régimen subsidiado de fondos de contribuyentes y del Estado.

Para febrero de 2024, 23 millones de personas estaban afiliadas al régimen contributivo frente a 26,5 millones acogidas al subsidiado. En total, hay 51,7 millones afiliados, según el Ministerio de Salud.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) dice que en Colombia hay 52,3 millones de habitantes. Es decir, que el sistema sanitario tiene una cobertura del 98,46%.

Presidente de Colombia, Gustavo Petro.
Getty Images
Analistas políticos y medios nacionales consideran el hundimiento de la reforma a la salud de Petro como su “mayor derrota política” hasta la fecha.

En la parte de la gestión entran las controvertidas EPS, cuyo protagonismo divide a gobierno y oposición.

“El ADRES entrega a las EPS un monto per cápita por cada afiliado que tenga”, le explica Castaño Yepes a BBC Mundo.

A las EPS se suman las llamadas cajas de compensación, adscritas a grandes empresas, y los regímenes exceptuados, sistemas alternativos para las Fuerzas Armadas, las universidades y la petrolera estatal, entre otros.

Las EPS contratan a una red de prestadores, hospitales públicos o privados, y a través de estos ofrecen los servicios sanitarios.

Por ejemplo, si una persona necesita del sistema de salud, acude a su EPS, solicita sus necesidades y, buscando en su red propia o de otros prestadores, la EPS autoriza el acceso a los servicios, como recoger un medicamento en la farmacia o acudir a una cita médica.

Ningún colombiano paga directamente a la EPS y, desde que nace, automáticamente tiene un número de identidad y debe estar incluido dentro del sistema de salud.

2. ¿Qué hay de los seguros privados?

“En general, nuestro sistema de salud funciona como lo acabamos de explicar, pero también hay seguros privados que ofrecen servicios como en otros países”, advierte García Ruiz.

En el caso colombiano, estima el especialista, al menos un 8% de la población paga un seguro privado.

Pese a ello, este seguro sería adicional a lo que ya se obtiene a través del Estado.

“Uno, en teoría, no puede renunciar a su afiliación con la EPS aunque tenga seguro privado. Si uno tiene empleo, el empleador, por ley, tomará parte de ese salario y lo enviará al Estado”, explica García Ruiz.

En resumen, conviven los dos sistemas y no son excluyentes.

3. ¿Es necesario reformar este sistema?

Protestas contra la reforma de la salud de Petro en febrero de 2023.
Getty Images
La reforma de la salud de Petro generó protestas en contra organizadas por la oposición.

A grandes rasgos, los expertos consultados por BBC Mundo consideran que el sistema sí necesita una transformación más allá de posiciones políticas.

Aunque también opinan que la propuesta de Petro no garantiza de por sí la solución a varios de los desafíos de la sanidad colombiana.

En este país con altos índices de desigualdad y graves problemas de acceso a la salud, sería necesario invertir en desarrollo en zonas marginadas.

Una de la preguntas de quienes cuestionan el sistema es para qué contar con las EPS si el Estado puede contratar directamente a los prestadores.

Durante muchos años, estas entidades también han sido criticadas por problemas de acceso, como demoras en citas médicas por meses, o por personas que necesitaban medicamentos o procedimientos no cubiertos por el sistema.

Las EPS, además, acumulan deudas con los prestadores, “por lo que Petro argumenta que estas entidades son ineficientes y que esas deudas acaban quebrando hospitales y clínicas”, explica García Ruiz.

“Petro también dice que estas entidades han apremiado más las zonas urbanas que las rurales, lo que ha provocado amplias brechas en infraestructura y servicios”, continúa el experto.

Indígenas tikuna durante la pandemia de coronavirus en Leticia, departamento de Amazonas.
Getty Images
Más allá de la gestión de las EPS, la salud en Colombia tiene otros graves problemas de fondo como el difícil acceso de muchas comunidades, como las indígenas o afrocolombianas del Pacífico.

García Ruiz considera que las EPS, independientemente de las críticas de Petro, atraviesan una situación financiera crítica, con problemas de flujo de recursos que derivan en problemas de atención porque las prestadoras de servicios no quieren tener más deudas.

“Este sistema, en general, gasta más de lo que recauda y eso no es sostenible”, añade Castaño Yepes.

Como crítica a la reforma de Petro, dice que ésta no enfrentaba la necesidad de “priorizar y tomar decisiones sobre la finitud de recursos y promete un espejismo irrealizable de que todas las personas tendrán acceso sin límites a todos los servicios de alta complejidad”.

Para Andrés Vecino, del Centro de Innovación Digital de la Salud de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos, debe crearse un sistema diferencial de atención para zonas rurales y mejorar cómo se provee en las áreas urbanas.

“La reforma de Petro planteaba un sistema único y no diferencial, y eso un problema claro que tiene el sistema de salud actual que quiere cambiar”, argumenta para BBC Mundo.

4. ¿Cómo se compara este sistema con el de otros países en América Latina?

Castaño Yepes, también máster en gestión política en salud en Harvard, dice que ningún sistema en la región tiene un modelo propiamente dicho de competencia gestionada como el de Colombia.

En Chile, por ejemplo, el servicio está compuesto por un sistema mixto de atención integrado por el seguro público, el Fondo Nacional de Salud (FONASA), y otro privado denominado Instituciones de Salud Previsional (ISAPRE), según recoge la web de la Superintendencia de Salud chilena.

A diferencia que en Colombia, en Chile no es posible estar afiliado a los dos sistemas. En la práctica, la afiliación al ISAPRE está reservada a los altos ingresos.

En Brasil y Costa Rica, otros ejemplos, prima un sistema público, “aunque el de Costa Rica es más prevalente y en Brasil hasta un 25% de personas opta por un sistema suplementario voluntario, privado, para complementar la cobertura”, explica Castaño Yepes.

En México, al igual que en otros países centroamericanos y otros de Sudamérica como Bolivia, Paraguay, Perú o Ecuador, “hay un sistema de seguros sociales que responde por las personas del sector formal que pagan impuestos de sus salarios”, agrega el experto.

En paralelo, complementa, coexiste un sistema público financiado por los ministerios de Salud que financian hospitales públicos para atender a personas de bajos recursos y en informalidad.

Un sistema interesante es el de República Dominicana, que recientemente adoptó uno parecido al colombiano, con aseguradores que compiten entre sí y que reciben montos distribuidos por un fondo grande.

Sin embargo, a diferencia de Colombia, éste solo funciona para el sector formal de la economía.

“El sector informal o de bajos recursos está en un esquema de subsidios directamente manejado por el gobierno”, dice Castaño Yepes.

Línea gris.
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Ejército Espía
Pegasus
sedena
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...