Home
>
Hablemos de...
>
Empresas
>
Pese a los esfuerzos, el número de fumadores en México no baja tanto en adultos como en adolescentes
Pese a los esfuerzos, el número de fumadores en México no baja tanto en adultos como en adolescentes
Foto: Adobe Stock
5 minutos de lectura
Pese a los esfuerzos, el número de fumadores en México no baja tanto en adultos como en adolescentes
A pesar de que existen países en el mundo que han logrado reducir la prevalencia de fumadores con el uso de productos de riesgo reducido, nuestro país ha optado por su prohibición.
29 de mayo, 2024
Por: Contenido Animal Político

En México, la prevalencia de tabaquismo, es decir, el porcentaje de la población que fuma cigarros, ha aumentado a pesar de los esfuerzos de la autoridad por reducir esta cifra; en 2020 fue de 16.8%, y en 2022 de 19.5%. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) reportó que 14 millones de personas fumaban en 2021, y para 2022 la cifra subió a 16.6 millones.

Los datos oficiales también demuestran que tampoco se ha logrado alejar a los adolescentes de estos productos. Según la ENSANUT de 2022, el 4.6% de los adolescentes reportó fumar actualmente y 3.7% reportó fumar en el pasado.

Además, estos estudios dan cuenta del uso de cigarros electrónicos, productos que están prohibidos por la autoridad y que antes ni siquiera se medía su uso. En este rubro, se indica que el 2.6% de los adolescentes y 1.5% de adultos reportaron usar estos dispositivos. Esto significa que unos 2 millones de personas en nuestro país son usuarios de vapeadores, cigarros electrónicos o dispositivos de calentamiento de tabaco. Dos millones de personas es el equivalente a la población de la alcaldía Iztapalapa en la Ciudad de México.

Sin embargo, desde el 2020 el gobierno mexicano prohibió, a través de un decreto, la importación y comercialización de estos productos, además de que hace tres meses presentó una iniciativa para que su uso sea anticonstitucional.

En resumen, no se ha logrado reducir la cifra de fumadores en México y los productos que en otros países han permitido una reducción de riesgo por consumo de cigarros acá están prohibidos.

“Una de las consecuencias que ya estamos viviendo por la prohibición de los cigarros electrónicos es el fomento del mercado negro, la falta de oportunidades de medios alternativos para el consumo de tabaco y reducción de daños, la afectación de la salud para menores de edad y el aumento en la cifra de muertes por consumo de tabaco”, consideró Marcela Madrazo, directora general de Vapeo Informado y quien cuenta con una maestría en salud pública y epidemiología, más una especialización en políticas públicas para el control del tabaco.

Algunos ejemplos

En Reino Unido, la prevalencia de tabaquismo entre la población mayor de 18 años se redujo de 20.2% a 12.9% en menos de una década, luego de que las autoridades de ese país decidieran promover entre la población el uso de productos sin humo.

Ahora está a punto de dar un siguiente paso para impedir que los futuros jóvenes empiecen a consumir tabaco con un proyecto de ley que hará ilegal la venta de cigarros tradicionales a cualquier persona nacida después del 1 de enero de 2009.

Esta es una decisión basada en ciencia, pues en 2022 el King’s College London publicó un estudio que reconoce que productos como los cigarros electrónicos, los vapeadores o los dispositivos de calentamiento de tabaco generan una menor exposición a las sustancias nocivas de los cigarros tradicionales, en buena medida por la ausencia de combustión.

Pero no es el único país que ha logrado reducir la cifra de fumadores. Mediante la implementación de estrategias de reducción de daños, que implica el uso de dispositivos que aquí en México están prohibidos, Suecia disminuyó la tasa media de tabaquismo de 15% a 5% entre 2008 y 2023, y está a punto de convertirse en el primer país europeo sin humo.

En tanto, Japón reportó una disminución del consumo de cigarro de 21.8% en 2008 a 16.7% en 2019. Esto se logró gracias a la regulación, basada en ciencia, de los productos libres de humo. En ese país asiático se consideraron estudios que revelaron que los productos que calentaban y no quemaban tabaco, así como los vaporizadores que usan sustancias que generan vapor, tienen un porcentaje muy bajo de sustancias nocivas en comparación con el humo del cigarro.

Con ello, el consumo del cigarro tradicional bajó entre 2015 y 2019 en tal magnitud que las ventas totales de cigarros convencionales cayeron 34%, mientras que las ventas de las alternativas aumentaron de 5.1 millones de unidades a 37.1 millones en el mismo periodo.

mujer tabaquismo mexico
Foto: Adobe Stock

En torno a la prohibición de estos productos en México, Riccardo Polosa, profesor titular de medicina interna en la Universidad de Catania en Italia y fundador del Centro de Excelencia para la Aceleración de la Reducción de Daños, cuestionó los efectos de la falta de regulación de productos alternativos al cigarro tradicional.

“¿Qué tipo de política nacional de salud puedes proponer para personas que no quieren dejarlo o no pueden dejarlo? ¿Los dejas morir? No, estamos en 2024. Tenemos nuevas tecnologías con un riesgo muy reducido que pueden sustituir los combustibles del tabaco y pueden marcar una gran diferencia. Lo hemos demostrado repetidamente, en muchos estudios. Hemos mostrado mejoras en la calidad de vida de las personas que han cambiado de combustibles de tabaco a herramientas de reducción de riesgo”, dijo.

La importancia de las reglas claras

Hablemos de otro producto. Aunque la regulación del cannabis y sus productos en México ha llevado un proceso largo y actualmente interrumpido, los avances en este rubro han permitido su uso medicinal y adulto.

Para avanzar en este tema fueron necesarios juicios para que se emitieran jurisprudencias, así como movilización de promotores del cannabis para que se comenzaran a dar los primeros permisos de importación. En 2021 se publicó un reglamento en la materia donde se estableció lo que se podía hacer y lo que no, narró en entrevista Mariana Hoyo, médico general por la Universidad Anáhuac y con maestría en dirección y administración de instituciones de salud que ha enfocado su práctica profesional en la endocannabinología.

“Ese reglamento fue un gran avance, pero seguimos muy limitados porque el CBD -que es legal- no es toda la medicina y va con el tema de desinformación; muchos dicen que el CBD es la medicina y el THC -que no ha sido regulado- es la droga. Pues no, ambos son medicina y si no se completa esto, nos limitamos bastante”, afirmó.

cigarros y vapeadores
Foto: Adobe Stock

El que permanezca un enfoque prohibitivo representa una solución parcial en el tema de los productos de cannabis. En cambio con una prohibición total, como en el tema de los vapeadores, hace que quienes quieran usar estos productos recurran al mercado negro.

“La experiencia que nos deja el prohibir o dejar de regular un producto es que pese a ello las personas que lo consideren necesario para sus vidas lo seguirán usando y lo tendrán que conseguir en lugares que no cumplen con los estándares de calidad, creándose así mercados negros, además de desinformar o dejar de informar a su población respecto de algún producto en particular”, sentenció Madrazo.

 

Nota del editor: Esta publicación se realiza con información de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, las entrevistas a los personajes citados e investigación hemerográfica como parte de las alianzas estratégicas de Grupo Editorial Criterio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC