Home
>
Genero y Diversidad
>
En este bazar, la solidaridad entre mujeres trans vale oro
En este bazar, la solidaridad entre mujeres trans vale oro
Victoria, Sofía y Alex Is son integrantes del colectivo Mariposas Negras. Foto: Mar García/Global Press México
3 minutos de lectura

En este bazar, la solidaridad entre mujeres trans vale oro

El colectivo Mariposas Negras está detrás de un bazar que se ha convertido en un lugar seguro para mujeres trans que han experimentado distintas violencias por motivo de su identidad.
30 de junio, 2024
Por: Mar García/Global Press Journal

“Sentarme en el piso lo asocio con este lugar, este piso me gusta”, dice Sofía Altagracia, una joven trans que trabaja como maquillista y viste unas medias de red color verde neón con piedras brillosas. Todos los viernes, sábados y domingos por la tarde repite la rutina: Llega al Jardín Pushkin, en el centro de la capital mexicana, y vende maquillaje, ropa y accesorios en un bazar creado y organizado por mujeres trans.

Este espacio, donde comenzó a vender en 2021, surgió en un esfuerzo por mitigar los problemas económicos de la comunidad trans femenina luego de la pandemia de coronavirus. Hoy, se ha convertido en un lugar seguro para mujeres trans de distintas edades y orígenes, que encuentran solidaridad entre quienes, como ellas, han experimentado distintas violencias por motivo de su identidad.

“Somos chicas contra las cuerdas, provincianas, migrantes e inclusive una compañera con discapacidad, chicas que han estado presas”, dice Laura Glover, una activista y “puta de calle” —como se nombra a sí misma— de cabello largo y rojo que está detrás de la cooperativa Mariposas Negras, que organiza este tianguis.

Mariposas-Negras-1-GP
Victoria García (izquierda), Sofía Altagracia y Alex Is (al centro), y Laura Glover (derecha), integrantes del colectivo Mariposas Negras. Foto: Mar García/Global Press México

Un respiro del entorno social para las mujeres trans

Para ella y las 15 integrantes del grupo, el bazar representa un logro histórico: la oportunidad de hacer suyo un espacio público donde puedan vivir y reconocerse sin ser juzgadas. “[Me da] tranquilidad estar con chicas trans porque sabes que nadie te va a aventar ninguna burla. Me siento segura”, reconoce Altagracia.

“El hecho de venir aquí, ponernos todas, implica cierta comunidad. Siempre que estoy con chicas trans me siento más libre porque, en un principio, todas son como tú”, expresa.

Las mujeres trans son las más propensas a ser rechazadas en los trabajos, a ser violentadas y recibir tratos desiguales en los espacios laborales, según datos gubernamentales. Además, México ocupa el segundo lugar mundial en número de asesinatos de personas trans, de acuerdo con el proyecto de investigación “Trans Murder Monitoring”, de Transgender Europe, una red de organizaciones que busca una vida libre de discriminación para las personas trans y sus familias.

En este contexto, hacer comunidad permite a las Mariposas Negras un respiro del entorno social, generalmente hostil hacia ellas por motivo de su identidad y de su labor. Como Glover, otras integrantes de la colectiva se dedican al trabajo sexual, una actividad que pese a ser legal en México, no está exenta de abusos.

Victoria García (izquierda), Sofía Altagracia y Alex Is (al centro), y Laura Glover (derecha), integrantes del colectivo Mariposas Negras. Foto: Mar García/Global Press México

Según los resultados de la Segunda Encuesta de Trabajo Sexual, Derechos y no Discriminación, de 2021, realizada por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, 79% de las personas que ejercen el trabajo sexual han sufrido algún tipo de violencia o discriminación por parte de la policía, mientras que 77% de las mujeres trans han sido violentadas o discriminadas al ejercer el trabajo sexual en la calle. La Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina no respondió a la solicitud de comentarios para este artículo.

En el tianguis, todas conviven y comen juntas. Se sienten seguras y en familia. Tanto, que se han organizado para cubrir los gastos de una casa en la zona metropolitana de la Ciudad de México, perteneciente a una de sus integrantes, para ofrecer asilo a mujeres trans en necesidad.

También lee |Personas trans, la población LGBTTTI más vulnerada en México; ONG documenta 701 asesinatos en 15 años

Así, dan fuerza colectiva a un espacio que las sostiene y que reconoce su identidad.

“Creamos nuestro mundo propio. Entonces, por lo menos en este pequeño ecosistema, en esto que estamos creando, estamos aliviando un montón que allá afuera jamás vamos a ser reconocidas [como] mujeres y aquí sí”, finaliza Glover.

Este trabajo fue publicado originalmente en Global Press Journal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC
“El 90% de la isla fue borrada”: el devastador paso del huracán Beryl por el Caribe en su camino a México
4 minutos de lectura

“Casi todos en la isla están sin hogar”. Prácticamente todos los edificios de la isla Unión han sido arrasados o gravemente dañados.

03 de julio, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Katrina Coy sobrevivió a la noche en que el huracán Beryl arrasó su idílica casa en la isla Unión con una fuerza feroz. Pero sigue desconcertada por la magnitud de la devastación.

Prácticamente todos los edificios de la isla, situada frente a San Vicente y las Granadinas, han sido arrasados o gravemente dañados, afirmó.

“La isla Unión se encuentra en un estado terrible después del paso de Beryl. Casi todos en la isla están sin hogar”, dijo Coy en un mensaje de video.

Apenas quedan algunos edificios en pie. Las casas están derribadas, las carreteras bloqueadas, los postes de electricidad caídos en las calles”.

El pescador y guía de pesca Sebastien Sailly concuerda.

“Todo está perdido. No tengo dónde vivir”, relató.

Sebastien reside en la isla Unión desde 1985 y vivió el huracán Iván en 2004. Pero el huracán Beryl, aseguró, estaba en otro nivel.

“Es como si hubiera pasado un tornado por aquí. El 90% de la isla fue borrada”.

El impacto de la conmoción y el miedo aún es evidente en su voz.

“Me refugié con mi esposa y mi hija y, a decir verdad, no estaba seguro de que lograríamos salir con vida”.

Su prima, Alizee, que administra un hotel con su familia, describió una experiencia horrenda cuando Beryl pasó por su ciudad.

Alizee relató que debieron empujar muebles contra puertas y ventanas para evitar que los vientos sostenidos y las fuertes ráfagas las abrieran.

Edificios destrozados en la isla Unión
ALIZEE SAILLY
“Es como si hubiera pasado un tornado por aquí. El 90% de la isla fue borrado”, relató Sebastien, un pescador local.
Una avioneta dañada tras el paso del huracán
ALIZEE SAILLY
“Beryl estaba en otro nivel”. El impacto de Beryl fue mayor que el de otros huracanes que azotaron la isla como Iván en 2004.

“La presión era tan intensa que la sentías en los oídos. Podíamos escuchar el techo desmoronándose y estrellándose contra otro edificio, ventanas destrozadas, casas inundadas”.

Nadie esperaba que el paso del huracán fuera tan terrible, todo el mundo está traumatizado“.

Sebastien, quien además de pescador es agricultor ecológico y apicultor, también perdió sus dos granjas y sus colmenas, que quedaron totalmente destruidas.

Aún así, afirmó que la prioridad inmediata de la comunidad es construir refugios. La gente intenta reunir madera y láminas de plástico para construir algún tipo de alojamiento temporal para sus familias.

“Y obviamente, encontrar agua y comida va a ser difícil”, añadió.

Alizee Sailly dijo que también se necesitan con urgencia muchos otros productos en la isla Unión, desde alimentos enlatados y leche en polvo hasta productos sanitarios, botiquines de primeros auxilios y tiendas de campaña.

Mapa que muestra la ubicación de la isla Unión en el Caribe
BBC

Además, por supuesto, generadores.

Con la electricidad y las comunicaciones aún cortadas, Alizee solo pudo enviar mensajes conectándose a la red de satélites Starlink lanzada por la compañía SpaceX de Elon Musk.

Por su parte, el gobierno de San Vicente y las Granadinas dijo reconocer la magnitud del problema.

En un discurso matutino, el Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, resumió la sensación de conmoción en toda la nación caribeña: “El huracán Beryl, este peligroso y devastador huracán, vino y se fue y ha dejado a su paso una inmensa destrucción. Dolor y sufrimiento en toda nuestra nación”.

Gonsalves también prometió reaccionar lo más rápido posible para abordar la larga lista de prioridades tras el huracán.

En la isla Unión, sin embargo, hay cierto escepticismo de que el gobierno tenga los fondos, recursos y mano de obra para hacer frente a la situación.

“Espero que puedan enviarnos militares y guardacostas para ayudarnos. No tengo idea de si serán capaces de reconstruir la isla, pero no lo creo”, dijo Sebastien.

“Esto requerirá miles de millones de dólares, un año o más y se necesitará ayuda internacional”.

Casas destrozadas en la isla Unión
Reuters
“Nadie esperaba que el paso del huracán fuera tan terrible, todo el mundo está traumatizado”.

Katrina Coy, directora de la Alianza Ambiental de la Isla Unión, también imploró a los miembros de la diáspora caribeña que ayuden en todo lo que puedan.

“Necesitamos ayuda con urgencia. Kits de emergencia, comida, gente que debe ser evacuada, todo eso es necesario en este momento”.

Durante años la Sra. Coy hizo un trabajo crucial por la seguridad del acceso al agua en la isla Unión, un recurso vital para las pequeñas comunidades insulares del Caribe.

Es desgarrador, dicen sus colegas internacionales, que debido al paso del huracán todo ese trabajo se perdió.

Mapa que muestra el recorrido previsto del huracán Beryl
BBC

Beryl tocó tierra el lunes como huracán de categoría cuatro, con vientos sostenidos de 240 km/h.

Miles de personas siguen sin electricidad y muchas se encuentran en refugios temporales en San Vicente y las Granadinas, Granada y Santa Lucía.

Sin embargo, a pesar del caos y la falta de vivienda en cada rincón de la isla, Sebastian Sailly se siente agradecido de que las cosas no hayan sido aún peores.

Lo más importante es que seguimos vivos, no las pérdidas materiales“.

“Después de presenciar el poder de lo que pasamos, hoy me alegró ver que mis vecinos todavía están aquí”.

línea gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...