Home
>
Estados
>
Pobladores queman Palacio Municipal de Lerdo de Tejada en Veracruz tras asesinato de un joven presuntamente por policía
Pobladores queman Palacio Municipal de Lerdo de Tejada en Veracruz tras asesinato de un joven presuntamente por policía
La Secretaría de Seguridad Pública informó que cuatro elementos operativos de la plantilla de policía municipal están detenidos por el presunto homicidio. Foto: Ana Alicia Osorio
4 minutos de lectura
Pobladores queman Palacio Municipal de Lerdo de Tejada en Veracruz tras asesinato de un joven presuntamente por policía
Pobladores de Lerdo de Tejada en Veracruz incendiaron el Palacio Municipal tras el asesinato de un joven presuntamente cometido por elementos de la policía.
20 de enero, 2024
Por: Ana Alicia Osorio
@ 
0

Erika le canta una canción de cuna al cuerpo inerte de su hijo, Brando de 27 años, dentro del coche donde dos disparos de la Policía Municipal de Lerdo de Tejada en Veracruz le arrebataron la vida. A unos metros, dos patrullas aun despiden humo tras ser quemadas por los pobladores, enardecidos por el asesinato del joven. También incendiaron el Palacio Municipal.

Delfino, papá de Brando, abraza el cuerpo de su hijo y grita por justicia. Él, cuenta, recibió la llamada de su hijo para decirle que la policía lo estaba siguiendo y que iría a casa de su abuela, en donde estacionó el coche y recibió los disparos. Delfino estaba a unos metros de su hijo cuando escuchó las dos detonaciones que acabaron con su vida. 

“Alcanzó a ponerlo en neutral”, dice una y otra vez para explicar que los disparos que impactaron en el parabrisas trasero y fueron a dar contra su cuello y cabeza, llegaron justo cuando Brando ya se había detenido. Él y su mamá querían llegar hasta donde estaba, pero elementos de la policía intentaron impedirlo.

policias lerdo de tejada veracruz
Foto: Ana Alicia Osorio

El homicidio de Brando de Jesús Arellano Cruz fue la gota que derramó el vaso para el pueblo entero, cansados de los abusos policiales. Cuentan los pobladores que es común que sean detenidos, golpeados y que los policías les pongan droga para arrestarlos y luego les pidan dinero para dejarlos libres.

Tras el asesinato de Brando, pobladores retuvieron a cuatro de los cinco policías que iban en la patrulla y los golpearon. El otro se dio a la fuga.

Cuando otros elementos se llevaron a los policías, vecinos del pueblo de ese municipio de unos 20 mil habitantes, ubicado en la Cuenca del Papaloapan en el sur de Veracruz, salieron a mostrar su enojo e incendiaron dos patrullas de la corporación y le prendieron fuego al Palacio Municipal. 

También lee: Asesinan a Daniela Ortega, estudiante de odontología en Xalapa; presunto agresor se suicidó, dicen autoridades de Veracruz

“Lo que está sucediendo en nuestro municipio es causa de muchos abusos por parte de la Policía Municipal, desde hace tiempo detienen a varias personas en las calles, jóvenes, niños, adultos, de la tercera edad, quizá no es la forma correcta que el pueblo debió de actuar, pero también hay que entender que es un pueblo que está cansado de abuso, cansado de arbitrariedades, Lerdo necesita justicia”, sentenció, a unas cuadras del Palacio Municipal, Julio César Maldonado, quien vivió dos veces en carne propia esas detenciones ilegales. 

La noche del 19 de enero, con un fuerte olor a quemado todavía, el Palacio Municipal, ya había sido rodeado por la Policía Estatal. Los elementos llegaron a resguardar la zona y a llevarse a los policías acusados de asesinar a Brando. 

queman patrulla lerdo de tejada
Foto: Ana Alicia Osorio

El Gobierno del Estado informó en un boletín que los cuatro elementos se encuentran detenidos y seguirán los trámites de ley ante la Fiscalía General del Estado. No mencionan al quinto elemento que la familia señala de encontrarse en el momento del asesinato y que acusan de darse a la fuga. 

“Unos asesinos disfrazados de policía me lo quitaron, me lo mataron, enfrente de la casa de su abuela (…) no se vale, exigimos justicia porque ya la vida de nuestro hijo no nos la van a regresar, pero exigimos justicia”, dijo entre lágrimas Delfino Arellano Ramírez, papá de Brando, a unos pasos del cuerpo de su hijo. 

Pasaron más de cuatro horas del asesinato para que la Policía Ministerial llegara a procesar la escena y se llevara el cuerpo de Brando, por eso sus papás le cantaban, abrazaban y lloraban mientras vecinos le recordaban, al igual que recordaban los abusos de la policía municipal que se repiten una y otra vez. 

“Joma, jomita, tranquila”, intentaban contener a Erika mientras lloraba su pérdida, abrazada al cuerpo que cubrieron con una sábana blanca y que ella y su esposo, dijeron, vieron cuando recién perdió la vida y lograron quitarse de encima a los policías para que les permitieran el paso. 

También lee: Pese a abandono de cuerpos en Poza Rica, gobernador de Veracruz insiste en que el municipio no es un foco rojo de violencia

“Mi hijo era un muchacho alegre, si pudieron notar, si vieron algunos videos, la gente de Lerdo de Tejada se enardeció porque mi hijo era muy conocido, un padre de familia trabajador, muy amigable, muy alegre, él era pura alegría prácticamente (…) quiero justicia, es lo único que pido, justicia, ya la vida de mi hijo no me la van a devolver, que no le pase a otra madre, que no le pase a otra esposa, que no le pase a ningún hermano, justicia”, dijo la mamá de Brando, Erika Cruz Hernández. 

Entre murmullos se escuchan consuelos de que en esta ocasión no viajaban con él sus hijos a bordo, pues continuamente los traía, sobre todo con las muchas vueltas que daba al doctor por los tratamientos de la niña de dos años que tiene una enfermedad en el corazón. Ahora esa niña y su hermanito de siete años han perdido a su padre. 

 

brando asesinado policias lerdo de tejada
Foto: Ana Alicia Osorio

Brando, dijeron, era muy apegado a su familia, tanto que hace un par de semanas tuvo que dejar el trabajo en una embotelladora que tenía porque no le autorizaron las vacaciones para ayudar a un familiar de su esposa que enfermó y a quien debía llevar en reiteradas ocasiones al médico. 

Los vecinos lamentan que ya no lo podrá llevar, ya no podrá llevar tampoco a su hija. La población está cansada y enojada. No quieren que se repita otro asesinato como el de Brando y piden justicia. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Lerdo de Tejada
Veracruz
image
“Ellos mandan pistolas al sur, nosotros fentanilo al norte”: el tráfico de esta droga en ciudades fronterizas de México y EE.UU.
7 minutos de lectura
“Ellos mandan pistolas al sur, nosotros fentanilo al norte”: el tráfico de esta droga en ciudades fronterizas de México y EE.UU.
Pobladores de Lerdo de Tejada en Veracruz incendiaron el Palacio Municipal tras el asesinato de un joven presuntamente cometido por elementos de la policía.
28 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

La escena con la que se encontraron los paramédicos de Tijuana al entrar en el bar “La Perla” a primera hora de la mañana era desoladora.

Dos hombres estaban inconscientes, uno tirado en el suelo y su amigo desplomado en una silla. Sus vidas pendían de un hilo.

Una vez más, los servicios de urgencias de la ciudad tenían que intervenir por una sospecha de sobredosis de fenatnilo, algo que se ha vuelto cada vez más habitual en los turnos de noche, según el paramédico Gabriel Valladares.

“La situación está empeorando. Cada vez vemos más y más, y siempre es fentanilo“, afirma.

El opioide sintético es 50 veces más potente que la heroína y está haciendo mucho más difícil el trabajo de los paramédicos.

“Generalmente vemos dos o tres sobredosis por noche. Pero hemos tenido hasta seis o siete casos en una sola llamada, probablemente porque todos tomaron la misma sustancia”, añade Gabriel.

Algunos de los miembros del equipo que llegaron a “La Perla” iniciaron rápidamente la reanimación cardiopulmonar de los dos pacientes mientras otros preparaban dosis de Narcan, el fármaco más eficaz para revertir una sobredosis de fentanilo.

Es posible que los dos hombres ni siquiera supieran que estaban consumiendo fentanilo.

Dado que este opioide es barato y fácil de producir y transportar, los carteles de la droga mexicanos han empezado a mezclarlo con otras drogas recreativas como la cocaína.

Una “epidemia”

Incautación de drogas en Tijuana
Getty Images
Según autoridades del estado de Texas, EE.UU., una dosis de fentanilo del tamaño de 15 granos de sal puede ser letal.

La ciudad fronteriza mexicana se encuentra sumida en una auténtica epidemia de drogas. Pero el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, le ha restado importancia al problema.

Aquí no se produce fentanilo. Aquí no se consume fentanilo”, dijo el año pasado. Tras esa polémica afirmación, prometió presentar una nueva ley en el Congreso para prohibir el consumo de fentanilo y otros opioides sintéticos.

En Tijuana, temen que eso puede ser muy poco y venir demasiado tarde.

El doctor César González Vaca, director de los servicios forenses del estado de Baja California, me cuenta que durante más de un año su departamento ha analizado todos los cadáveres que llegan a sus morgues en dos ciudades fronterizas, Mexicali y Tijuana, en busca de fentanilo.

El estudio ha demostrado que alrededor de uno de cada cuatro cadáveres en Mexicali contenía fentanilo, dice, y el pasado mes de julio, las estadísticas para Tijuana llegaban a uno de cada tres.

“Parece que, cuanto más cerca estamos de la frontera, más consumo de esta droga vemos”, explica González Vaca.

“Desafortunadamente, no podemos comparar los resultados con otros estados de la República, ya que somos el primer estado en realizar este estudio”, agrega, y exhorta a sus homólogos de todo el país a ayudar a construir un panorama nacional más claro.

Una crisis subestimada

César González Vaca
BBC
Muchos cadáveres en Tijuana dan positivo en fentanilo, afirma el doctor César González Vaca.

Quienes trabajan con los vivos en Tijuana también afirman que el presidente ha subestimado la magnitud de la crisis en México.

Prevencasa es un centro de reducción de daños de la ciudad que ofrece cambio de agujas y servicios médicos a los adictos.

Su directora, Lily Pacheco, selecciona al azar dos agujas usadas y dos frascos de droga vacíos del contenedor de desechos.

Los cuatro artículos dan positivo en fentanilo. La ciudad está inundada de fentanilo, dice Lily.

“Por supuesto que existe el fentanilo. Sugerir lo contrario es no reconocer esta realidad. Tenemos las pruebas aquí mismo”, expone, señalando las tiras reactivas.

“Las sobredosis que vemos y todos los que han muerto a causa del fentanilo también son parte de esa evidencia. Ignorar el problema no lo resolverá. Al contrario, seguirá muriendo gente”.

Al terminar nuestra entrevista, de repente se produce una ilustración de la crisis mucho más visceral que las pruebas de fentanilo en jeringuillas usadas.

Lily sale corriendo a la calle, donde alguien sufre una sobredosis. Ella también lleva Narcan, donado por una organización benéfica estadounidense, y salva la vida del hombre.

Tuvo suerte. Pero muchos no.

Impacto en Estados Unidos

La epidemia de fentanilo ha golpeado especialmente duro al país vecino, Estados Unidos, el mayor mercado mundial de drogas ilegales. Se calcula que allí murieron 70.000 personas por sobredosis el año pasado.

Elijah Gonzales fue uno de ellos.

Con sólo 15 años, sufrió una sobredosis accidental con una pastilla falsificada de Xanax procedente de México que no tenía ni idea que contenía fentanilo.

Los mensajes de texto que la madre de Elijah, Nellie Morales, encontró después sugieren que era la primera vez que experimentaba con drogas.

Su cuerpo simplemente no pudo soportarlo.

“Lo extraño todos los días”, dice Nellie en su apartamento de El Paso, Texas, adornado con fotos de su hijo. “Se iba a graduar en junio. Una parte de mí murió ese día que él murió“.

Nellie
BBC
Elijah, el hijo de Nellie, sufrió una sobredosis de fentanilo en El Paso, Texas, al otro lado de la frontera con México.

Por desgracia, este tipo de muertes son frecuentes en Estados Unidos.

Más de cinco habitantes de Texas mueren cada día a causa del fentanilo, según las autoridades estatales, y sólo en el condado de El Paso el fentanilo estuvo implicado en el 85% de sobredosis accidentales como la de Elijah.

La policía de la ciudad compara la situación con la epidemia de crack de los años 80.

El Paso se encuentra al otro lado de la frontera de una de las ciudades más peligrosas de México, Ciudad Juárez.

Cuando la visitamos, los agentes de aduana estadounidenses incautaron en un solo día 33 kg de fentanilo, cantidad suficiente para matar a todos los habitantes de El Paso dos veces.

Algunos republicanos han llegado incluso a abogar por enviar tropas a México para luchar contra los carteles.

No cabe duda de que estos debates ocuparán un lugar preponderante en la campaña electoral estadounidense para los comicios de noviembre.

Sin embargo, dada la facilidad con que se transporta, es casi imposible detener el flujo de fentanilo hacia Estados Unidos.

El negocio de los traficantes

En Ciudad Juárez, me reúno con Kevin (no es su verdadero nombre), un joven de 17 años dedicado al tráfico de drogas y sicario del cartel de La empresa.

Me muestra videos de su banda transportando la droga por túneles bajo la frontera entre México y Estados Unidos.

“Un kilo de fentanilo le hace ganar al cartel unos US$200.000 en EE.UU.”, dice, “yo gano unos US$1.000 por llevarlo al norte”.

Traficante de drogas
BBC
Las bandas reclutan a niños para que les ayuden a traficar fentanilo.

Kevin lleva trabajando con el cartel desde que tenía sólo 9 años. Pero nunca había visto nada como el fentanilo. Predice que es el futuro del tráfico ilegal de drogas:

“Es la droga más fuerte que he visto, químicamente tan potente que la gente sigue pidiendo más y más. Va a seguir explotando”, afirma.

Le pregunté si siente algún remordimiento por las muertes de adolescentes estadounidenses como Elijah.

“No, todo forma parte de una cadena”, dice y se encoge de hombros. “Ellos envían armas al sur, nosotros enviamos fentanilo al norte. Cada uno es responsable de sus actos”.

De vuelta en Tijuana, aunque hicieron falta tres dosis de Narcan, los paramédicos consiguieron sacar a uno de los pacientes del borde del abismo en el bar “La Perla”.

Para su amigo, en cambio, ya era demasiado tarde. Murió entre botellas de cerveza y vasos vacíos en el suelo del bar.

El silencio digno de los paramédicos es interrumpido por el horrible sonido de un lamento.

La madre del fallecido llega al bar y le comunican que su hijo, de 27 años, es otra víctima de este poderoso estupefaciente.

Su muerte es una nota a pie de página en un año electoral a ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México.

Línea gris
BBC

Y recuerda que puedes recibir notificaciones. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Lerdo de Tejada
Veracruz