Home
>
La lucha de Chihuahua por el agua: ¿por qué México debe cederle millones de litros a EU?
La lucha de Chihuahua por el agua: ¿por qué México debe cederle millones de litros a EU?
5 minutos de lectura
La lucha de Chihuahua por el agua: ¿por qué México debe cederle millones de litros a EU?
08 de agosto, 2020
Por: Andrea Vega
@EAndreaVega 
0

El domingo 19 de junio, elementos de la Guardia Nacional lanzaron balas de goma y gases lacrimógenos a pobladores de los municipios de Rosales y Delicias de Chihuahua, quienes se oponían a la extracción de agua de la presa Francisco I. Madero, también conocida como Las Vírgenes.

Fue así que saltó a los titulares de la prensa nacional la lucha por el agua y lo que los pobladores llaman la militarización de las presas, a causa de un viejo tratado.

Para administrar cómo se comparten México y Estados Unidos el agua de los ríos Colorado, Bravo y Tijuana ambos países firmaron lo que se conoce como el Tratado de Aguas Internacionales de 1944. 

Lee: Conagua denuncia a autoridades de Acapulco por derramar aguas residuales al mar

De acuerdo a ese instrumento internacional, cada cinco años, México debe entregarle varios millones de metros cúbicos del líquido a Estados Unidos. La entrega en este 2020 es lo que ha desatado enfrentamientos entre pobladores de Chihuahua y la Guardia Nacional.

En una nueva acción de esta pugna, un grupo de agricultores de ese estado se trasladó a la Ciudad de México para dar una conferencia de prensa en la que acusaron a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de opacidad por no proporcionar información clara respecto al volumen de líquido que se está entregando al país vecino, así como de tener urgencia para sacar el agua de tres presas que ellos usan para el riego de sus cultivos.

Los inconformes, entre ellos Salvador Alcantar Ortega, presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua y Martín Parca, representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de ese estado, insistieron en que se puede cumplir hasta octubre con la cantidad de agua entregada y así retardar la extracción en las presas de la zona, que, dijeron, son la columna vertebral de la agricultora en ese estado del norte.

En conferencia de prensa conjunta con Conagua, el 30 de julio, Roberto Velasco Álvarez, titular de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) entre México y Estados Unidos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, explicó que en el tratado se estableció que Estados Unidos aportaría a México mil 850 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua anuales de la cuenca del río Colorado.

Por su parte, México aportaría a Estados Unidos un promedio mínimo de 431 Mm3 anuales contabilizado en ciclos de cinco años, es decir, alrededor de 2 mil 158 Mm3 quinquenales.

En la misma conferencia, la directora general de Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, señaló que, mediante este Tratado, México recibe cuatro veces más agua de la que entrega a Estados Unidos. Además, México tiene flexibilidad de pago en quinquenios, mientras que el país vecino debe pagar por año.

Blanca Jiménez explicó que para cumplir el tratado se aprovechan seis afluentes tributarios del río Bravo: el Río Conchos —el más voluminoso—, el Arroyo Las Vacas, el Río San Diego, el Río San Rodrigo, el Río Escondido y el Río Salado. Pero subrayó que de dichos recursos hídricos también dependen 1.2 millones de habitantes en Coahuila y Tamaulipas, por lo que es fundamental compartir el recurso.

El tratado que debe cumplirse

El conflicto con los agricultores de Chihuahua es por tres presas del Río Conchos: El Granero, Vírgenes y Boquilla. Los agricultores aseguran que si el gobierno empieza a vaciar las presas, se quedarán sin agua para sus cultivos y piden esperar hasta el mes de octubre, cuando termina la temporada de lluvias.

El punto es que el gobierno no quiere arriesgarse esta vez a no cumplir con el tratado.

De conformidad con lo estipulado en el Tratado de Aguas de 1944 y en el Acta 234 de la CILA, México no puede incurrir en adeudos por dos quinquenios consecutivos. El ciclo 34, que concluyó el 24 de octubre de 2015, cerró con un déficit de 324.7 Mm3. Si bien este adeudo fue cubierto en el primer año del ciclo actual, el ciclo 35, que concluye 24 de octubre de 2020, no podrá cerrar con adeudos por parte de México, puntualizó Roberto Velasco Álvarez.

Y llevar el agua de México a Estados Unidos de América es un proceso tardado tanto por la distancia como por la capacidad de desfogue de cada embalse. Por ejemplo, detalló Blanca Jiménez, de la presa El Granero, el agua tarda un promedio de 57 horas para llegar hasta el punto de entrega; mientras que de La Boquilla tarda en promedio 5 días. “De allí la urgencia de mantener abiertas las compuertas para cumplir con nuestros compromisos internacionales”.

Cuestionado por Animal Político respecto a que esperar hasta octubre es quizá arriesgarse a incumplir, y esta vez eso no es una opción por lo estipulado en el tratado, Martín Parca, representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de Chihuahua se limita a decir que en efecto hubo una omisión.

“Nosotros como técnicos decimos que sí había agua, ¿por qué (hace cinco años) no se pagó en tiempo y forma? Y ahí México estaba ganando cinco años de más, hasta 2025 estaríamos en esta polémica”.

Además de pedir esperar hasta octubre para cumplir con la deuda de agua de México, los agricultores aseguran que hay opacidad en las cifras de Conagua.

“No hay una contabilidad exacta de los volúmenes que se están aportando al Río Bravo, están perdidos 380 millones de metros cúbicos. Hacemos números y están perdidos y cuando pedimos información no se nos proporciona. Llegamos a los datos duros en las mesas de diálogo que hemos tenido y se levantan”, acusa Alcantar Ortega, el presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua.

Por eso es que, dicen, ya no quieren seguir en negociaciones con la Conagua. “Exigimos diálogo con el presidente y la Secretaría de Relaciones Exteriores no con Conagua”, exije Alcantar Ortega.

De acuerdo a los datos de Conagua, al 30 de julio, se habían entregado a Estados Unidos un volumen de mil 672.1 Mm3 de los dos mil 158 Mm3 que se deben entregar para cerrar este ciclo sin ningún faltante.

La CILA, explicaron, cuenta con una de red de 62 estaciones hidrométricas y 9 climatológicas distribuidas en el río Bravo, río Colorado y río Tijuana para hacer mediciones precisas sobre los volúmenes de estos ríos.

“Dice Conagua – señala el representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de Chihuahua- que vamos a terminar con 703 millones después de las maniobras de Conagua, en el sistema de las tres presas que están ahorita en la columna vertebral del Río Conchos: El granero, Vírgenes y Boquillas, porque como va a llover, al primero de noviembre habrá mil 911 millones y nosotros decimos que no está calculando las pérdidas por evaporación, por infiltración”.

Además, ¿y si no llueve? En esas presas nada más van a quedar 464 millones no mil 911 millones, y con esos 464 la columna vertebral de la agricultura en Chihuahua no riega”, asegura Martín Parca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
agua
Chihuahua
EU
Mexico
Tratado
image