Home
>
Médicos duermen en hoteles para no contagiar familiares; caso de extorsión no mancha la iniciativa, dice asociación
Médicos duermen en hoteles para no contagiar familiares; caso de extorsión no mancha la iniciativa, dice asociación
7 minutos de lectura
Médicos duermen en hoteles para no contagiar familiares; caso de extorsión no mancha la iniciativa, dice asociación
21 de mayo, 2020
Por: Alberto Pradilla y Andrea Vega
@ 

Ana tiene uno de los trabajos más duros y peligrosos contra la COVID-19. Es médico residente de anestesiología y le toca sedar y entubar a los pacientes que requieren apoyo de un ventilador, para llevar oxígeno a sus pulmones.

“Soy médico, tengo que atender enfermos y siempre estoy expuesta a eso. Aunque ahora es más peligroso, porque tengo que ayudar a los pacientes introduciéndoles en la garganta un tubito porque ellos no pueden respirar”.

Así le explicó a su hijo de siete años su trabajo y el motivo por el cual ya no duerme en la casa con él. Desde finales de abril, la mujer duerme en el hotel MX Reforma, uno de los 212 hoteles puestos a disposición del personal de Salud para que puedan descansar sin miedo a contagiar a sus familiares.

Según datos de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) de la Ciudad de México, actualmente hay mil 818 personas adscritas a este programa.

El martes, 14 enfermeros que llegaron desde Nuevo León fueron extorsionados en un hotel de Tacubaya. Los delincuentes se comunicaron vía telefónica con sus familiares desde un centro penitenciario,  y les dijeron que estaban secuestrados, pidiéndoles un rescate. Finalmente hubo una intervención de la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México y elementos de la Guardia Nacional que puso fin a la extorsión en su modalidad de “secuestro virtual”.

La Asociación de Hoteles y Moteles del Valle de México dijo que había apartado al hotel Entre Mundos de la iniciativa. Sin embargo, fuentes de la Sedeco indicaron a Animal Político que el establecimiento sigue operativo y que tenía personal médico alojado, un día después del operativo de la Fiscalía.

“Las medidas se tomarán, será cuestión de analizar lo que concluya la Secretaría de Seguridad Ciudadana y la Fiscalía”, dijeron estas fuentes.

“No se puede manchar un proyecto tan grande y tan amplio”, dijo Sergio Vera, vocero de la Asociación de Hoteles y Moteles del Valle de México. Aseguró que desde la institución realizan recomendaciones a todos sus asociados para evitar este tipo de sucesos y manifestó que “estamos seguros que ninguno de los empleados de la hotelería están coludidos con la delincuencia organizada ya que se aplican exámenes de confianza y protocolos al momento de su contratación”.

La extorsión a los enfermeros mostró la peor cara de la Ciudad de México en el peor momento de la pandemia, el día en el que casi se alcanzaban los 55 mil enfermos confirmados y las 5 mil 666 víctimas mortales.

Sin embargo, al mismo tiempo, había personas como Ana que necesitaban un lugar en el que descansar sin tener preocuparse de poder contagiar a su familia.

Desde el 21 de abril

Para la anestesista, seguir bajo el mismo techo sería demasiado peligroso.

Cuando se le coloca a un paciente el tubo que lo conectará al ventilador, este expulsa aerosoles y gotas. Y estos son, precisamente, los vehículos que usa el virus SARS-COV2 para infectar a un nuevo huésped.

Por eso Ana no quería correr el riesgo de que el virus la utilizase como trampolín para saltar hasta su hijo, su esposo o la madre de este. Es la razón por la que aceptó la invitación del gobierno de la Ciudad de México para instalarse en el Hotel Mx Reforma mientras dura la emergencia. Si se contagia en alguna de las dos guardias de 24 horas que hace en el hospital Juárez, se contagiará sola.

La soledad es uno de los castigos de la COVID-19.

La iniciativa de abrir los hoteles al personal de Salud comenzó el 21 de abril.

El sistema es el siguiente: quien desea alojarse en un hotel, como Ana, debe presentar su documento de identificación y una carta firmada por un responsable del hospital que certifica su puesto de trabajo. En principio la oferta era hasta el 30 de mayo, pero podría ampliarse mientras que siga la emergencia.

Los hoteles solo pueden ofrecer el 15% de sus habitaciones para evitar aglomeraciones y no reciben ninguna compensación a cambio. “Se trata de una donación, un apoyo a los doctores”, dicen fuentes de la Sedeco de la Ciudad de México.

Además del personal de Salud, pueden alojarse trabajadores de actividades esenciales que tienen que desplazarse o viajeros que quedaron varados en México. A estos sí que les cobran la estancia.

El agua, la luz y el salario de las personas que trabajan en los hoteles corre a cargo de las empresas.

“La iniciativa es un apoyo a México, ya que contamos con toda la infraestructura para poder dar el servicio a todos los héroes que están al frente de esta lucha”, dice Sergio Vera, de la Asociación de Hoteles y Moteles del Valle de México.

Ver a tu familia en la distancia

“Vivo con mi mamá, mi hermana, sus hijos y otro hermano en un departamento. Compartía cuarto con mi hermano, que es un año menor. Por precaución y prevención con la familia decidí venir a un hotel”, explica Gabriel Zedillo, enfermero general en el Hospital CMN La Raza.

“Decidí marcharme el tiempo que dura la contingencia para prevenir. En mi familia hay antecedentes de diabetes y es mejor prevenir”, explica.

“Me despierto y voy con temor a contagiarme. Tengo miedo de que pueda caer”, dice el joven, alojado también en el MX Reforma.

Los 208 hoteles no son el único espacio del que disponen médicas y enfermeros para descansar y evitar el contagio de sus familias. Profesionales del Centro Médico La Raza, el Centro Médico Siglo XXI y el Hospital General de Zona #27, de Tlatelolco, se alojan en el Complejo Cultural de Los Pinos. Ahí, además de la cama, tienen alimentación y servicio de lavandería. Por el contrario, Ana, Gabriel y el resto de personal destinado a hoteles debe procurarse los alimentos y el lavado de la ropa por su cuenta.

También tienen que hacerse cargo del transporte, al contrario que sus compañeros en Los Pinos, a los que llevan y traen en buses amarillos.

“Cerrado pierdes mucho, abriéndolo en cortesía pierdes más, pero hay mucho apoyo por parte de los hoteleros y lo importante es que lo hemos dado de forma altruista”, dice Rafael García, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles.

Dentro de este colectivo hay hoteles como el Benidorm, en la Roma Norte, que aloja a parte de los más de 500 médicos cubanos y algunos técnicos encargados del mantenimiento de maquinaria del Hospital General.

Según explica García, la emergencia ha supuesto una catástrofe para el sector. Actualmente, los alojamientos están al 3% y pierden 60 millones de pesos al día.

Coincide con esta visión Sergio Vera. “Somos uno de los más afectados en esta pandemia. La recuperación será lenta, las formas de viajar serán diferentes y habrá muchas medidas que estamos aplicando al día de hoy que lo más seguro es que se queden fijas y sean parte del día a día”; explica.

En la cadena en la que él trabaja, la MX, no hay despidos por el momento. En el de Reforma se mantienen los diez empleados que trabajan para cinco huéspedes, cinco profesionales de la Salud entre los que se encuentran Ana y Gabriel.

“Tenemos un manual que nos dicta los procesos para realizar la sanitización de habitaciones estando siempre protegidos. Nos dice cuál es el equipo y uniforme con el que debemos contar, así como los productos de limpieza y técnicas que debemos utilizar”, dice Vera. En México se han registrado algunos casos de agresiones a doctoras o enfermeros por parte de gente asustada que cree que podrían contagiarles. Pero Vera dice que ellos no han tenido ningún problema en los hoteles y que espera que siga así.

Para las batas blancas la vida ha cambiado por completo desde finales de abril. Lo cotidiano es ahora la soledad y cada uno se las arregla como puede.

“Me traje de casa un horno eléctrico y una cafetera y justo los días que salgo de guardia paso a la casa y en la puerta me dejan una hielerita con cosas y así resuelvo lo de la comida”, explica Ana.

La ropa sucia la coloca en una bolsa. La que se lleva al hospital la sanitiza rociándole agua con cloro antes de embolsarla. Cuando pasa por su casa la deja y su esposo se encarga de lavarla.

Gabriel, por su parte, acude todos los domingos a su domicilio en Santa Martha Acatitla, en la alcaldía de Iztapalapa, para lavar la ropa de la semana. Saluda a sus familiares pero no les permite que le abracen. Se ven, en la distancia, dentro de la misma casa, pero no se tocan. “Saludo, les dejo que me vean, estoy un rato y dejo algo de dinero”, explica.

Dice que prefiere no hablar mucho entre semana. Que sabe de la preocupación de su familia y que se imagina a su madre, muy religiosa, pidiéndole que vaya a la iglesia y regrese a casa.

Ana explica que pasa las horas viendo series en Netflix, hablando por teléfono con sus padres o su esposo. También dibuja flores. Dice que le desestresa. Aunque lo que de verdad le levanta el ánimo es hacer ejercicio con su hijo y cenar con él y su esposo. Todos los días lo hace, salvo cuando está de guardia. En vez de verse cara a cara, lo hace por Face Time.

Solo dos veces a la semana lo ve de lejos. “Cuando salgo de guardia además de pasar por comida, aprovecho para ver a mi hijo desde la ventana. Lo saludo. Me dice, así de lejos, cómo está. Así por lo menos nos vemos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Alojamiento
CDMX
contagios
coronavirus
Covid-19
duermen
epidemia
gratuito
hoteles
salud
trabajadores
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image