Home
>
Santa Clausura: cervecera enfrenta acoso del gobierno de BC y responde con una chela de protesta
Santa Clausura: cervecera enfrenta acoso del gobierno de BC y responde con una chela de protesta
3 minutos de lectura
Santa Clausura: cervecera enfrenta acoso del gobierno de BC y responde con una chela de protesta
16 de febrero, 2020
Por: Verónica Santamaría y Gonzalo Ortuño
@ 
0

Insurgente, una cervecera de Tijuana, Baja California, decidió pasar el trago amargo tras haber sido cerrada, y respondió al hostigamiento de autoridades locales con una chela de protesta: Santa Clausura

La edición de esta cerveza, que ya se distribuye por toda la ciudad fronteriza, solía lanzarse entre noviembre y diciembre de cada año, pero al no salir a tiempo cambió el nombre navideño Santa’s Red 2019, por un mensaje de protesta contra el abuso de poder.

Así lo explica Iván Morales, cofundador de Insurgente, y quien ha iniciado una batalla legal contra el Ayuntamiento de Tijuana, encabezado por Arturo González Cruz, así como contra la administración actual del gobernador Jaime Bonilla Valdez. 

Lee: Operación de Constellation Brands no afectará abasto de agua en Mexicali: Semarnat

En entrevista, Morales explica que el conflicto se originó por una queja del hermano del mandatario estatal, Alberto Bonilla Valdez, vecino de la cervecera y quien en agosto de 2019 reclamó por el ruido que hacían los fines de semana, pues el establecimiento cuenta con la planta productora e instalaciones para atender a los clientes.

“El día que Bonilla toma protesta como gobernador (1 de noviembre de 2019) ese día llega el hermano y nos dice: ‘ya lo pensé y no quiero que estén aquí”, cuenta Morales sobre el último diálogo que tuvieron con el hermano del gobernador, quien tiene en la misma calle de la cervecera una empresa llamada Equipo Eficiente de Japón SA de CV., que da mantenimiento a sistemas de aire acondicionado.

La lucha por el agua que ha confrontado a ciudadanos, gobierno y una cervecera en Baja California

Al inicio, detalla, los clausuraron por no contar con letreros en áreas para fumar, y por la falta de capacitación a su personal en temas de protección civil. Sin embargo, después de cumplir con los requisitos llegaron nuevos operativos argumentando irregularidades en permisos de venta de alcohol, uso de suelo, e incluso acusándolos de delitos ambientales.

Animal Político accedió a permisos vigentes de la empresa para operar como negocio de microcervecería, correspondientes a uso de suelo con giro comercial, y a manifestaciones ambientales que permiten la operación.

La administración de Jaime Bonilla ha insistido en que la cervecería operaba “por tráfico de influencias y actos de corrupción”, dentro de la Zona Urbana Río Tijuana.

Pese a que la calle Juan Cordero, donde se encuentra el establecimiento no es habitacional, el gobernador sostuvo que la empresa cervecera “ha generado el descontento de los vecinos y hospitales por arrojar desechos industriales a las alcantarillas, como residuos de levadura, lo que genera olores fétidos en toda el área”.

Al respecto, Morales explica que un 90% de la levadura de cerveza de Insurgente se dona a otros cerveceros de la ciudad para que puedan reusarla.

En enero pasado, Bonilla acusó al gobierno anterior de actuar “en contubernio con los empresarios para obtener los permisos de uso de suelo de forma ilegal”.

En 9 años de historia que tiene la Cervecería Insurgente, nunca se obtuvieron documentos o permisos de manera ilegal, asegura Morales quien mostró incluso el primer permiso específico para producir y vender cerveza artesanal emitido en Tijuana, y con el cual otros negocios de cerveza pudieron operar.

“Han sido varios años en los que hemos ido sacando los permisos poco a poco conforme se han ido requiriendo porque primero empezamos como una planta de producción, después abrimos el bar ya al público, y conforme fueron siendo requeridos los permisos fue que los fuimos sacando, todo como ciudadanos, sin favores, ni nada”, sostiene.

Documentos mostrados por Morales prueban que desde 2014, esta cervecería ha contado con permisos para realizar su producción en la calle Juan Cordero en Tijuana, Baja California, y que se han renovado cada año.

El fundador de esta cervecería señala que el gobierno actual no realiza este tipo de acciones contra otros negocios de cerveza, por lo que considera que es se trata de un problema personal.

Incluso, cuestiona que la administración de Jaime Bonilla ha respaldado la operación de la empresa cervecera Constellation Brands en el estado, pese a las advertencias de organismos e instituciones que adelantan escasez y contaminación del agua, pero que sí busca culpar de delitos ambientales a una microcervecería.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
baja california
Bonilla
cervecera
Cervecería Insurgente
Insurgente
Santa Clausura
image