Home
>
La caza de espías rusos en México: el capítulo que tensó las relaciones con Moscú
La caza de espías rusos en México: el capítulo que tensó las relaciones con Moscú
3 minutos de lectura
La caza de espías rusos en México: el capítulo que tensó las relaciones con Moscú
05 de febrero, 2018
Por: Jorge Torres / Newsweek en Español
@liz_pf 
0

Es 12 de marzo de 1971. Palacio Nacional. El presidente Luis Echeverría recibe en su despacho a cinco funcionarios del gobierno poco antes de la medianoche. La reunión se convocó con carácter de urgente. Sin más preámbulo, y en torno al presidente, los funcionarios reciben un informe de inteligencia que se disponen a leer con detenimiento.

El legajo de documentos contiene fotografías y nombres de empleados de la embajada rusa y un análisis detallado en donde se les vincula con una conjura concebida en Moscú, planeada y ejecutada por el KGB, el antiguo servicio de espionaje de la Unión Soviética.

—Debemos actuar con energía —dijo Echeverría mientras dejaba el expediente en su escritorio.

El procurador Julio Sánchez Vargas le respondió al presidente que se tomarían las medidas necesarias para neutralizar las intenciones de los rusos.

—Pegue contra la embajada, señor procurador. Todo se fraguó allí, no olvidemos a Netchiporenko. Es el número uno. Tenemos las pruebas —terció el oficial de inteligencia que había entregado el informe minutos antes.

Oleg Maksimovich Netchiporenko era considerado uno de los más eficaces agentes del KGB designados en la embajada rusa en México. En los informes entregados a Echeverría se describía a Netchiporenko como hábil y peligroso, con un fluido español y sin acento extranjero y se le reconocía como el mejor agente del KGB en América Latina.

Desde que llegó a México, en 1961, Oleg Netchiporenko operó desde una oficina ubicada en el tercer piso de la embajada en donde se fraguaban las operaciones del KGB. El organismo de espionaje ruso consideraba esa oficina como una de las cinco más importantes fuera de territorio soviético.

El agente Oleg pronto se vio inmerso en la guerra secreta que mantenían en México los servicios de espionaje cubanos en contra de los exiliados anticastristas. Pero fue su trabajo en el reclutamiento de universitarios lo que interesó al gobierno mexicano. Los servicios de inteligencia lo señalaban como el hombre que fraguó la formación de guerrillas en México desde los años 70 tras reclutar y enviar a jóvenes estudiantes a la Universidad Patricio Lumumba en Moscú.

Los servicios de inteligencia mexicanos conocían bien a Oleg Maksimovich Netchiporenko, y para cuando se le presentó el informe de la conjura soviética a Echeverría, ya le habían ganado algunas batallas al espía.

Un año antes, en febrero de 1970, el espionaje mexicano había dado un fuerte golpe a Oleg y al KGB tras reclutar a Raya Kiselnikova, la joven viuda de un físico soviético y confidente en México de Netchiporenko.

Un año después, en febrero de 1971, los servicios de inteligencia mexicanos descubrieron una célula de jóvenes guerrilleros que pertenecían a un grupo que había incentivado Oleg, denominado Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR).

El informe presentado a Echeverría un mes después, el 12 de marzo, incluía testimonios, confesiones e información sobre un plan de subversión que vinculaba a células guerrilleras con la embajada soviética y en particular con Oleg Maksimovich Netchiporenko, el gran artífice del plan.

El 15 de marzo el gobierno mexicano anunció más detenciones y aseguró que la cacería de guerrilleros continuaba. Y el 17 de ese mismo mes, el gobierno de Luis Echeverría ordenó a su embajador que abandonara Moscú.

A la mañana siguiente, el canciller Emilio Rabasa expulsó a cinco diplomáticos de la embajada soviética en México, entre ellos Oleg Netchiporenko, que salió del país el 21 de marzo rumbo a las oficinas centrales del KGB en Moscú.

La historia, que tensó las relaciones diplomáticas entre México y la entonces Unión Soviética en la década de 1970, forma parte de un expediente desclasificado por el servicio de inteligencia mexicano al que tuvo acceso Newsweek en Español.

El legajo de 355 fojas, denominado “Comité para la Seguridad del Estado (Komitet Gosudârstvennoy Bezopásnosti-KGB)”, describe con detalles una de las preocupaciones más apremiantes del gobierno en esos años, cuando se emprendió una cacería de diplomáticos y agentes rusos en territorio mexicano.

Lee la historia completa en Newsweek en Español.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
espías
expediente desclasificado
Mexico
rusia
image