Home
>
No me quito de la cabeza la imagen del derrumbe: historias de los sobrevivientes del Tec 
No me quito de la cabeza la imagen del derrumbe: historias de los sobrevivientes del Tec 
2 minutos de lectura
No me quito de la cabeza la imagen del derrumbe: historias de los sobrevivientes del Tec 
21 de septiembre, 2017
Por: Manu Ureste (@ManuVPC)
@tanlmont 
0

La imagen que corrió por internet es fuerte. Jóvenes universitarios corren despavoridos entre el ruido de escombros que se desprenden de una estructura. Tras unos pocos segundos de violentos balanceos, el sismo de 7.1 tiró con una pasmosa facilidad uno de los puentes que unía dos edificios del Tecnológico de Monterrey, en su Campus Ciudad de México.

[contextly_sidebar id=”rMydouEcgPmknUzUei4ieRIbM4jm5iSg”]El saldo oficial tras culminar las labores de búsqueda y rescate fue de cinco alumnos fallecidos, 40 heridos.

Juan es uno de los estudiantes que corrió despavorido para huir del derrumbe del puente. Aún trae la rodilla inflamada de los golpes que se dio mientras bajaba las escaleras lo más rápido que podía.

“Todos corríamos espantados. Vi a un compañero correr con la pierna ensangrentada porque le cayó escombro encima”, cuenta el joven, quien lamenta que, a diferencia de muchas otras ocasiones, la alerta sísmica no les aviso con suficiente tiempo, debido a que el terremoto tuvo su epicentro muy cerca de la ciudad; a apenas unos 120 kilómetros de la capital.

“Nos agarro de sorpresa. Casi no tuvimos tiempo de evacuar el edificio”, añade Juan, que a pesar del dolor en la rodilla se ofreció como voluntario para buscar a posibles supervivientes entre los restos que dejó el sismo.

Javier, otro estudiante del Tec, estaba afuera del inmueble al momento del desastre. El vio como en cuestión de segundos el puente por el que apenas una hora antes había evacuado en calma el edificio —a las 11 tuvo lugar un simulacro para conmemorar el gran temblor que asoló la capital casualmente un 19 de septiembre, pero de 1985—, se hundió como un plomo en el agua y arrastró con él a otro puente ubicado una planta más abajo.

“Fue horrible. No he podido dejar de repetir una y otra vez en mi cabeza el momento en el que colapsó ese puente”, dice apuntando con el dedo a lo que ahora es un montón de pedazos de hierro retorcidos y cascotes de hormigón.

“Yo nada más estaba rezando que no se me cayera encima”, interviene Miguel, otro estudiante que al momento del movimiento telúrico caminaba por otro de los puentes que si resistieron la embestida del sismo.

Por su parte, Roberto Yahir, estudiante de séptimo semestre, cuenta que estaba en el gimnasio del cuarto piso cuando todas las pesas comenzaron a regarse por la sala como si tuvieran el peso de una pluma.

De inmediato, cuenta el universitario, trataron de bajar por las escaleras de emergencia. Pero en el hueco donde debían de estar ya no existía nada.

“Todo estaba destruido”, dice aún conmocionado.

“A través de un boquete en la pared vimos que el puente que conectaba los dos edificios ya no estaba —respira hondo con el recuerdo y concluye—. Solo había polvo y escombros”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
afectaciones sismo tec de monterrey
derrumbe tec de monterrey
minisitio s19
s19-victimas
image