Home
>
“Dejé mi taxi para llegar a Uber”
“Dejé mi taxi para llegar a Uber”
4 minutos de lectura
“Dejé mi taxi para llegar a Uber”
12 de junio, 2015
Por: Gonzalo Ortuño (@periodistagonzo)
@ 
0
Taxistas del DF protestan contra el servicio Uber. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)
Taxistas del DF protestan contra el servicio Uber. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

[contextly_sidebar id=”LNadj8JJjxr1GZ3eFp1xEZ2UuUj6UH3q”]Expertos al volante desde temprana edad, apostaron por cambiar el vehículo de trabajo para aportar dinero en sus casas, pagar sus estudios o simplemente para hacer lo que les gusta: conducir. Son taxistas que dejaron su sitio para emplearse en Uber, el cambio de vida, aseguran, fue radical.

Benito García Barraza ha pasado los últimos 30 años de su vida detrás del volante ofreciendo servicio de transporte; ha sido taxista, chofer privado y es uno de los primeros conductores de Uber en México.

“Tengo más tiempo para convivir con mi familia, yo me hago los horarios aquí en el trabajo, en el taxi, tenía que agarrar corriditas mis diez horas para poder trabajar. Aquí trabajo mis ocho horas, Uber se queda con el 20% y el 80% es para mí” cuenta el veterano conductor, quien antes de comenzar en este servicio de transporte privado trabajaba un taxi de sitio en la zona de hospitales de Tlalpan, al sur de la Ciudad de México.

Entre los cuatro tipos de suscripciones que tiene esta empresa, García Barraza inició en la más económica: UberX trabajando un automóvil, propiedad de un socio con un tarifa base de 7.25 pesos, ganando en promedio 110 pesos por hora. Actualmente este chofer labora en la categoría UberBLACK de tipo empresarial, donde en un promedio de 60 horas de pasajes, puede llegar a ganar 11 mil 500 pesos a la semana, sin descontar los gastos de gasolina y mantenimiento que requiera su vehículo.

“Tenía un Áltima, luego un Passat. Ya traigo un carro diferente una camioneta Acadia, más grande, es de lujo” detalla Benito García quien hace apenas un par de años conducía un Pointer usado todos los días para llenar su cuota en el sitio de taxis.

En agosto de 2015 la empresa Uber cumplirá 2 años de establecerse en México, y a pesar del rechazo que provoca entre transportistas de la capital del país, hay taxistas que han cambiado de bando, dice García Barraza.

“Yo recomendé varios compañeros del sitio. Hay dos amigos que están aquí, inclusive dos hijos míos trabajan aquí en Uber” dice Benito García quien no ha recibido ningún tipo de agresión desde que trabaja para la aplicación.

Los días menos activos para los conductores de este servicio de transporte son de lunes a miércoles, así que suelen trabajar en la mañana y hasta las seis de la tarde. En cambio de jueves a sábado aumenta la demanda de los más de 250 mil usuarios de la aplicación en el Distrito Federal.

Tras cada viaje tanto el usuario como el chofer deben evaluarse entre sí para conocer la calidad del servicio, Benito García acumula una calificación de 4.7 de 5 estrellas posibles, si al final de mes consigue la máxima puntuación obtiene una gratificación económica.

“Nunca he podido llegar a las 5 por los jóvenes de los viernes que me piden fumar, pero no puedo, nos lo prohíben” confiesa el conductor, quien antes de laborar tuvo que acreditar una prueba de ubicación por la ciudad, otra de servicios, un examen de manejo, un antidoping y exámenes psicométricos, así como presentar una carta de no antecedentes penales.

A Maricarmen Moreno, una mujer de 57 años la liquidaron de su trabajo en logística de graduaciones y bodas en una compañía de eventos, después manejó un taxi de sitio que le exigía una cuota diaria de 280 pesos y apenas hace siete meses lo dejó para intentar adaptarse en Uber, asegura que ni la edad, ni el sexo o el desconocimiento de medios digitales han sido impedimento.

“Tenía mucho miedo porque no tenía idea de cómo usar el IPhone o la tecnología para usar la aplicación” relata Moreno quien en enero pasado estrenó un Versa rojo, pues asegura que sus ingresos han mejorado entre un 60 y 80% en los últimos meses.

Maricarmen, quien gusta de conducir desde su juventud, trabaja casi todos los días de seis de la mañana a doce del día y de cuatro de la tarde a nueve de la noche, aunque si es fin de semana puede terminar a las cuatro de la mañana. “A mí me encanta… yo digo que quien se sube a Uber ya no se quiere bajar”.

Uber para estudiantes

Abraham García Nicolás tiene 23 años, estudia por la mañanas la carrera de logística en la Universidad Autónoma del Estado de México y cuando sale de la escuela se dedica a trasladar pasajeros para Uber en un Passat, desde hace cuatro meses.

“Puedo estar más tiempo en casa, me da tiempo de ir a la escuela, estar con mis papás… ¡de comer!” relata el joven, quien trabajó tres años un taxi de sitio donde debía llenar una cuota de horas antes y después de ir a la universidad.

Hoy asegura dormir por lo menos un par de horas más antes de comenzar su jornada, que como la mayoría de los conductores aumenta en fines de semana.

Actualmente Uber funciona en el DF, Guadalajara, Nuevo León y Tijuana, así como en otras 290 ciudades del mundo a las que próximamente se incorporará Querétaro y Puebla.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
df
Mexico
taxis
Uber
image