Home
>
Operador capturado con ‘el Z-42’ era buscado por la desaparición de un ingeniero de ICA
Operador capturado con ‘el Z-42’ era buscado por la desaparición de un ingeniero de ICA
4 minutos de lectura
Operador capturado con ‘el Z-42’ era buscado por la desaparición de un ingeniero de ICA
05 de marzo, 2015
Por: Paris Martínez (@paris_martinez)
@ 
0

Foto 1
[contextly_sidebar id=”dbBWwRIZBjK7q7mx5b3rDo0nMG04fd0q”]Tal como dieron a conocer autoridades federales, la captura del narcotraficante Omar Treviño Morales, alias Z-42, líder del cártel de Los Zetas –realizada este miércoles, 4 de marzo, en la ciudad de Monterrey–, se logró a partir de la vigilancia a un operador financiero del capo, de nombre Carlos Arturo Jiménez Encinas, quien también fue arrestado ayer en la capital de Nuevo León.

Este operador de Los Zetas, apodado El Güero o El Plátano, era buscado desde el 11 de abril de 2011, cuando la Procuraduría General de la República emitió en su contra una orden de arresto y una ficha roja migratoria –para impedir que saliera del país–, por considerarlo “probable responsable de los delitos de delincuencia organizada, privación ilegal de la libertad, en su modalidad de secuestro, y los que resulten”, cometidos en agravio del ingeniero José Antonio Robledo Fernández, desaparecido desde el 25 de enero de 2009.

“Nosotros estamos muy esperanzados –afirmó ayer la señora Guadalupe Fernández, madre del ingeniero desaparecido en Monclova, Coahuila– en que quizá la detención de El Plátano sea la hebra de la que podamos jalar para saber de nuestro hijo…”

En 2009, el ingeniero Robledo Fernández se encontraba en Coahuila, como parte del equipo de la empresa ICA que construía el proyecto Fénix, de Altos Hornos de México, y fue raptado por un grupo de hombres que lo sometió cuando se disponía a ingresar a un negocio automotriz y, a más de seis años del secuestro, su paradero sigue siendo desconocido.

Para febrero de 2009, los padres del ingeniero Robledo Fernández –originario de la Ciudad de México– se habían trasladado a Monclova para buscar a su hijo recién secuestrado, y en esa localidad fueron contactados por tres agentes de Los Zetas, quienes les exigieron cesar la denuncia por la desaparición Toño, como le llaman de cariño.

Esos tres agentes de Los Zetas eran Joaquín Benito del Ángel, que entonces fungía como jefe de seguridad de ICA en Coahuila y quien ya está preso; José David Galindo Flores, quien desde entonces y hasta al menos diciembre de 2014 ocupó el cargo de procurador del Trabajo en Monclova, Coahuila –y contra el cual la autoridad no ha emprendido ninguna acción concreta–; y el tercero era Carlos Arturo Jiménez Encinas, el operador de Los Zetas capturado ayer junto con el capo Omar Treviño Morales.

Desde 2012, además, contra El Plátano existía también una oferta de recompensa de 3 millones de pesos, para quien diera información que permitiera su captura, misma que fue difundida a través de anuncios espectaculares y desplegados en periódicos de Coahuila, Querétaro, Zacatecas, Tamaulipas y el Distrito Federal.

Yo vi las imágenes difundidas por la PGR, en las que se ve a Carlos Arturo Jiménez Encinas bajando del avión en que los transportaron de Monterrey al DF, y por supuesto que lo reconozco como el mismo sujeto que, hace seis años, acudió al hotel en el que estaba hospedada junto con mi esposo en Monclova, Coahuila, para advertirnos que, si queríamos de vuelta a nuestro hijo, teníamos que desistirnos de la denuncia por su desaparición”, aseguró la señora Fernández.

Además de este hecho, que vincula a El Plátano con la desaparición del ingeniero Robledo Fernández, también existen en su contra declaraciones de otros implicados ya detenidos, en las que señalan que “el cuerpo de Toño estuvo en el taller de este infeliz, El Güero o El Plátano… él tenía tres talleres mecánicos en Monclova, en los que reparaban los autos baleados de Los Zetas, y en los que desmantelaban los carros robados por esta banda, y según estos delincuentes, el cuerpo de mi hijo estuvo en uno de esos talleres…”

–¿Estas declaraciones indican, entonces, que José Antonio fue asesinado? –se le pregunta.

–Sí –responde la madre–, ellos se refirieron a mi hijo como “el cadáver”…

Cabe destacar, sin embargo, que a más de seis años del rapto del ingeniero, hasta la fecha la autoridad no cuenta con ninguna prueba científica que confirme su asesinato, por lo cual permanece en calidad de víctima de secuestro y desaparición forzada.

–La autoridad se ha comunicado con usted para reportarle la captura o darle información acerca del curso que seguirá la búsqueda de José Antonio?

–La PGR no se ha comunicado con nosotros aún, pero ya les enviamos un mensaje, indicándoles que nosotros, como padres de Toño, queremos que le pregunten sobre mi hijo a estos sujetos, tanto a El Plátano como a El Z-42… para mi esposo y para mí es una esperanza que los hayan agarrado… no queremos interrogarlos nosotros, pero queremos que les pregunten qué hicieron con mi hijo…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
desaparición forzada
el guero
el platano
ingeniero ica
Los Zetas
Omar Treviño Morales
secuestro
image