Home
>
La reina del Pacífico sale de prisión; PGR no pudo apelar la resolución
La reina del Pacífico sale de prisión; PGR no pudo apelar la resolución
4 minutos de lectura
La reina del Pacífico sale de prisión; PGR no pudo apelar la resolución
07 de febrero, 2015
Por: Redacción Animal Político
@ManuVPC 
0
La
La “reina del Pacífico” abandonó después de las 22:00 horas del 7 de febrero de 2015 el Penal Federal Del Rincón ubicado en Tepic, Nayarit. // foto: Claroscuro.

[contextly_sidebar id=”jo1D09BvJAuD3W2x4cZLPwmV6MRBgk3a”]Sandra Ávila Beltrán, conocida como “la reina del Pacífico”, abandonó después de las 22:00 horas del sábado 7 de febrero el Penal Federal Del Rincón ubicado en Tepic, Nayarit, luego de que el Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito ordenó su inmediata excarcelación, sin que la Procuraduría General de la República (PGR) pudiera apelar la resolución.

Antes, a través de un comunicado, la PGR recordó que el 5 de septiembre de 2014 esta mujer fue condenada a cinco años de cárcel y mil días de multa por ser penalmente responsable del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Derivado de un recurso de apelación interpuesto por Ávila Beltrán en contra de esa sentencia, la magistrada revocó la condena dictada por el Juez 7 de Distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco.

En consecuencia ordenó su inmediata libertad argumentando que la mujer ya había sido juzgada por el mismo delito, tanto en México como en el extranjero, resolución que no admite recurso alguno.

La PGR recordó que Ávila Beltrán fue detenida por fuerzas federales en la Ciudad de México en septiembre de 2007 y se le procesó penalmente por el delito de recursos de procedencia Ilícita.

Esto dentro de la causa penal 101/2003, en el Juzgado 18 de Distrito de Procedimiento Penales Federales en el Distrito Federal, resultando absuelta.

El 15 de febrero de 2011 el Juzgado 7 de Distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco concedió orden de aprehensión en su contra por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, a solicitud del Ministerio Público de la Federación.

Por esta razón se inició la causa penal 46/2011 y de acuerdo con las investigaciones el 23 de febrero del mismo año se cumplimentó la orden de aprehensión.

La PGR precisó que en agosto de 2012 Ávila Beltrán fue entregada a las autoridades estadounidenses en cumplimiento al acuerdo de extradición para ser juzgada en ese país.

Posteriormente, el 25 de julio de 2013 la Corte Federal para el Distrito Sur de Florida dictó sentencia condenándola a una prisión de 70 meses al declararla culpable.

Como resultado de su extradición en septiembre de 2012 se suspendió el procedimiento de Ávila Beltrán, dentro de la causa penal 46/2011.

El 7 de agosto de 2013 el Juez 7 de Distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco dictó orden de reaprehensión y el 20 de agosto del mismo año fue repatriada a México.

Esto para continuar con el proceso penal dentro de la referida causa, por lo que fue recluida en el Centro Federal de Readaptación Social ubicado en el estado de Nayarit, el cual abandonó la noche de este sábado.

Perfil: la reina que no era reina

Sandra Beltrán fue detenida el 28 de septiembre de 2007 en el Distrito Federal junto con su pareja sentimental Juan Diego Espinoza “El Tigre”, operador del cártel del Norte del Valle de Colombia.

En agosto del pasado año 2013, Sandra Ávila Beltran llegó deportada a Ciudad de México prodecente de Texas, en Estados Unidos, después de estar en la cárcel por asistir económicamente a un narcotraficante.

Esta mujer, sobre la cual se ha tejido todo un mito tras la publicación de un libro, tiene un pasado poco conocido, más allá de lo plasmado en corridos y en investigaciones periodísticas.

Paradójicamente, Ávila Beltrán quería ser periodista. A los 18 años de edad se inscribió en la escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) que en ese entonces, al inicio de la década de los 80, tenía poco tiempo de inaugurada.

Solía llegar tarde a clases, casi siempre dos horas después de iniciada la jornada. Entraba en silencio al aula y se sentaba en la primera silla disponible.

Un excompañero de clases la recuerda como una chica muy callada, con pocos amigos y de actitud desconfiada.

Pero era difícil que pasara desapercibida. A esa universidad privada, una de las más caras de México, solía llegar a bordo de lujosos automóviles nuevos.

“Bajaba superemperifollada (ostentosa) con muchas joyas. Usaba collares gruesos de oro que estaban de moda en esa época”, recuerda su excompañero quien prefiere permanecer anónimo.

“A nosotros nos parecía sospechoso, tenía toda la imagen de ser pariente de narcos o novia de alguno porque era demasiada ostentación. A los 18 años y con tanta joya encima nadie se le acercaba”.

Años después las sospechas parecieron confirmarse, cuando Sandra Ávila fue acusada de manejar las finanzas del Cartel de Sinaloa, así como de organizar una operación para traficar 30 toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Pero los cargos no pudieron probarse en México, y ante una corte de Miami la mujer se declaró culpable de asistencia económica a un narcotraficante.

Lee aquí el perfil completo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
la reina del pacífico
PGR
Procuraduría General de la República
sandra ávila beltrán
image