Home
>
Jóvenes acusan “abuso policíaco” y violencia al ser detenidos en Zapopan sin orden judicial (fotos)
Jóvenes acusan “abuso policíaco” y violencia al ser detenidos en Zapopan sin orden judicial (fotos)
5 minutos de lectura
Jóvenes acusan “abuso policíaco” y violencia al ser detenidos en Zapopan sin orden judicial (fotos)
18 de agosto, 2014
Por: Dulce Ramos
@WikiRamos 
0

[slider_pro id=”95″][contextly_sidebar id=”0gV2vI8mS1XtRG0vcNjtjnEmcOyKEeb6″]La policía de Zapopan detuvo la madrugada del domingo a 281 jóvenes, 121 menores de edad, que participaban en una fiesta de cumpleaños convocada por redes sociales, celebrada en el interior y a las afueras de un domicilio particular del fraccionamiento Mirador del Sol.

La corporación reportó dos policías y cuatro jóvenes con lesiones leves, así como el decomiso de 462 gramos de mariguana, dos armas blancas y daños en vehículos.

Antes del mediodía de este domingo, todos los detenidos estaban en libertad, 50 de ellos pagaron una multa de 250 pesos por escándalo en la vía pública, el resto sólo recibió una amonestación de parte del Juez, según la policía.

El director de la corporación, Hernán Guizar dijo en conferencia de prensa celebrada este domingo, que los jóvenes fueron detenidos por escandalizar en la vía pública al participar en una riña colectiva que vecinos denunciaron mediante reportes telefónicos a la corporación.

Jóvenes que estaba en la fiesta denunciaron a medios de comunicación que los policías actuaron con “abuso de autoridad” durante la detención al golpearlos para someterlos, amenazarlos e ingresar al domicilio sin una orden judicial, provocando destrozos en la finca.

La madrugada de este domingo, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) recibió una queja vía telefónica en la que se daba cuenta del presunto “abuso policíaco” al momento de detener a los jóvenes y por irrumpir elementos zapopanos con violencia y sin una orden judicial al domicilio, confirmó a Animal Político, el director de Quejas del organismo, Luis Alberto Jiménez.

El funcionario dijo que esperan los cinco días que marca el reglamento de la CEDHJ para que la queja a nombre de 200 personas sea ratificada y de no ser así, el organismo protector de los derechos humanos podría seguir el caso por oficio.

Agregó que por lo pronto el organismo estuvo “pendiente” de que durante las horas que estuvieron detenidos los jóvenes, les fueran respetados sus garantías individuales y recibieran adecuada atención médica.

El director de la policía de Zapopan, aseguró a Animal Político que su corporación actuó apegado a los protocolos, “prueba de ello es que de 281 personas detenidas solo cuatro reportan lesiones y aún investigamos su fueron producto de la riña previa o durante el operativo”.

Guizar dijo, sin embargo, que están abiertos a recibir denuncias por parte de los involucrados en la fiesta, en caso de que se hubieran registrados excesos por parte de los policías.

En mayo del 2002, policías estatales y federales realizaron un operativo en Tlajomulco de Zúñiga donde se llevaba a cabo una fiesta de las entonces denominadas “rave”, en la que participaban unos 1,500 jóvenes, detuvieron a 25, solo tres fueron consignados por presuntos delitos contra la salud.

La imagen de cientos de jóvenes sometidos y colocados bocabajo, así como las denuncias de maltratos y abuso policíaco provocaron en aquella época reacciones de inconformidad entre la población, organismos y asociaciones civiles protectoras de los derechos humanos.

El entonces gobernador, Francisco Ramírez Acuña, declaró al respecto que en su administración no permitiría “francachelas ni orgías” y que no habría tolerancia en el combate al consumo de drogas.

Las dos versiones

Una patrulla acudió poco después de la medianoche al domicilio ante la queja de vecinos y según el director de la policía de Zapopan, los jóvenes arrojaron botellas de vidrio a la unidad, por lo que se pidieron refuerzos, llegando al sitio unas 25 unidades de apoyo.

El funcionario refirió que en el lugar había unas 450 personas, mientras que jóvenes en la fiesta, dijeron que la convocatoria realizada a través de la red social Facebook, habría reunido a unas 900 personas.

Los elementos calmaron la riña y luego contuvieron a los jóvenes para después trasladarlos a las instalaciones de la policía municipal donde fueron valorados por un Juez, solo 50 de ellos pagaron una fianza de 250 pesos”, detalló Guizar.

Dos jóvenes de entre 15 y 17 años de edad que estaban en la fiesta contaron en entrevista con medios, que la reunión se desarrollaba “en paz” dentro y fuera de la vivienda del festejado, cuando llegó la policía “haciendo detonaciones de arma de fuego”.

Empezaron a golpearnos, incluso a las mujeres y a la mamá del chavo de la fiesta y nos ordenaban que nos pusiéramos de rodillas”, dijeron los jóvenes.

Uno de ellos manifestó que alcanzó a resguardarse en la casa del festejado donde había más personas, pero según dijo, la policía arrojó gas pimienta obligándolos a salir. 

Agregó que los elementos ingresaron al domicilio con lujo de violencia, “recorrieron toda la casa, golpeaban y detenían a los que encontraban y causaron destrozos en muebles y ventanas”.

Debido a que el dueño de la finca y padre del joven que organizó el festejo, impidió a los medios ingresar a su domicilio, solo permitió fotografiar algunos de sus muebles destruidos como una televisión que sacó a la calle y colocó en la basura.

Los jóvenes entrevistados admitieron que en el festejo se ingerían bebidas alcohólicas y que algunos fumaban mariguana, aunque señalaron que fue un “churrito (cigarro)”. “Cuando nos subieron a la patrulla los policías nos dijeron ‘ya se los cargó la verga’ y nos mostraron un costal lleno de marihuana, que de dónde lo habíamos sacado, es obvio que no era nuestra”, denunciaron.

El jefe policíaco negó el uso de armas de fuego o gas pimienta durante el operativo e insistió que si hubiera habido algún abuso por parte de los elementos se investigará.

Historias de abusos en Zapopan

Guizar fue nombrado director de Seguridad Pública de Zapopan en junio del 2013, aún cuando contaba con una recomendación de la CEDHJ en 2011, por tortura y detención ilegal de una persona que murió presuntamente debido a las lesiones causadas por el funcionario cuando trabaja para la policía estatal. También es señalado por este organismo de haber ingresado ilegalmente al domicilio y sembrar droga y un arma.

En mayo del 2013, el alcalde de Zapopan, Héctor Robles, presumió ante medios locales: “todas las noches agarramos a macanazos a más de 70 jóvenes”, al referirse a los operativos que la policía lleva a cabo para combatir a pandillas.

Las declaraciones derivaron en una queja ante la CEDHJ y el funcionario tuvo que disculparse a través de su cuenta oficial en Twitter, al reconocer que la declaración había sido desafortunada y que no reflejaba el espíritu de trabajo de su gobierno.

Cinco meses después, un joven de 21 años murió a manos de un policía de Zapopan cuando la corporación lo detuvo para hacer una revisión de rutina en calles del municipio.

Según la Fiscalía estatal, la víctima identificada como Erick Chávez, murió por un disparo en la cabeza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco
detención a jóvenes
Drogas
fiesta
Hernán Guizar
jalisco
Mariguana
menores de edad
Zapopan
image