Home
>
Nicolás Aguilar, el sacerdote clave para acusar al Vaticano de crímenes de Estado
Nicolás Aguilar, el sacerdote clave para acusar al Vaticano de crímenes de Estado
6 minutos de lectura
Nicolás Aguilar, el sacerdote clave para acusar al Vaticano de crímenes de Estado
17 de febrero, 2014
Por: Tania L. Montalvo (@tanlmont)
@ManuVPC 
Acusan a la iglesia mexicana de encubrir casos de abuso. //Foto: Manu Ureste (@ManuVpC)
Acusan a la iglesia mexicana de encubrir casos de abuso. //Foto: Manu Ureste (@ManuVpC)

[contextly_sidebar id=”b4c6e2c929222303e482507d7ea925bb”]La cifra que organizaciones civiles llevaron ante el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas y que en abril próximo presentarán ante el Comité de Tortura es de por lo menos 120 menores abusados por el sacerdote Nicolás Aguilar, a quien señalan como uno de los clérigos mexicanos que más violaciones ha cometido y que no ha sido juzgado gracias a la protección de la jerarquía de la Iglesia Católica en México, encabezada por Norberto Rivera.

El caso de Nicolás Aguilar es clave en el reporte de pederastia clerical que mexicanos han presentado ante las Naciones Unidas y también la base del juicio que plantean llevar ante tribunales internacionales pues los denunciantes consideran que es una muestra clara de cómo actúan las autoridades eclesiásticas a nivel local y en la Santa Sede para proteger la imagen de la institución y de sus ministros a costa de las víctimas.

“La forma en la que se buscó a las autoridades de la iglesia católica en México primero y después en el Vaticano nos dio muestra de cómo iba a ser una barrera intraspasable y que no había intenciones de proteger a los que somos víctimas ni de denunciar el delito para que fuera perseguido. Pero la conducta con este caso —el de Nicolás Aguilar— es la que se repite en todos, es la muestra de cómo actúan en cada caso”, dijo Joaquín Aguilar, víctima del sacerdote y representante en México de la Red de Supervivientes de Abusos por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés).

El caso que han documentado sobre este sacerdote que se ordenó en la década de 1970 en la diócesis de Tehuacán, Puebla, tiene otro protagonista: Norberto Rivera Carrera, actual arzobispo primado de México, a quien acusan de ser “su principal protector” tras darse a conocer los abusos que Nicolás Aguilar realizó tanto en México como en Estados Unidos.

“Siempre ha gozado de total protección”

Los mexicanos que firmaron el informe Pederastia Clerical de mexicanos en México y en otros países. 1944-2013 dan cuenta de que los crímenes cometidos por Nicolás Aguilar han quedado impunes porque “en México, el pederasta ha gozado siempre de total protección y encubrimiento de la iglesia, de su propio obispo, Norberto Rivera, cuando era párroco en la diócesis de Tehuacán y posteriormente del arzobispo de Puebla, Rosendo Huesca Pacheco y finalmente del arzobispo primado, Norbero Rivera, cuando (Aguilar) regresó a la Ciudad de México”.

Según el registro que llevan organizaciones civiles como Católicas por el Derecho a Decidir de las acciones de Nicolás Aguilar, en 1987 —once años después de que se convirtió en párroco de la Parroquia de San Sebastián en Cuacnopalan, Puebla— fue la primera vez que se habló de posibles violaciones a cargo del sacerdote, cuando fue encontrado rodeado en un charco de sangre luego de ser golpeado por jóvenes con los que se presume sostenía relaciones sexuales.

En ese mismo año, el sacerdote fue enviado a la Arquidiócesis de Los Ángeles tras una orden del obispo de Tehuacán, en ese entonces Norberto Rivera Carrera.

Los informes judiciales señalan que en  esa ciudad estadounidense hay al menos 26 denuncias de niños que fueron víctimas de Aguilar. La primera de ellas se dio en diciembre de 1987, cuando dos monaguillos de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe reportaron los abusos, apenas tres meses más tarde un jurado lo acusó de violaciones contra diez niños, pero antes de que pudiera ser aprehendido, regresó a México.

En la Corte Superior de California en Los Ángeles, Aguilar sumó 26 denuncias de abusos cometidos durante los nueve meses que fue párroco en la región, en éstas también aparecen los cardenales Norberto Rivera y Roger Mahony —arzobispo de Los Ángeles— como cómplices por encubrir los delitos y avisar al sacerdote que podría ser aprehendido, por lo que huyó hacia México.

“Nicolás Aguilar regresa a México y continúa con sus abusos, pero ya podemos hablar que se hace bajo la jurisdicción del cardenal Rivera, quien nunca evitó que siguiera en contacto con niños, nunca protegió a nadie de los abusos”, relata Joaquín Aguilar.

Los casos ante la ONU

En la década de 1990, Nicolás Aguilar es restituido, primero enviado a la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en la Ciudad de México —en donde Norberto Rivera es cardenal— y después regresa a Tehuacán, Puebla, a la parroquia de San Nicolás Tolentino, en donde vuelve a estar en contacto con monaguillos y niños que se preparan para su primera comunión.

Aunque también denuncian los abusos cometidos en su primer paso por Puebla y luego en Los Ángeles, organizaciones civiles han preparado un archivo de abusos que van de 1997 a 2006 en contra de Nicolás Aguilar, en el que hacen énfasis de la impunidad en la que prevalece el caso.

De esa época, en contra del sacerdote existen al menos 60 testimonios de niños de entre cinco y trece años originarios de Sierra Negra, Puebla, una comunidad pobre de la región y en la que se inició un proceso legal.

El expediente de los niños de la Sierra Negra fue remitido el 8 de enero de 1998 al juzgado primero de lo penal de Tehuacán, Puebla, un mes después de que iniciara la averiguación previa.

Tras cuatro años de proceso legal, se sentenció a Aguilar a un año de prisión “por ataques al pudor”, pero nunca lo cumplió porque se mantuvo en libertad bajo fianza, finalmente en 2001 se le concedió un amparo.

Dos años después también fue declarado culpable de un abuso cometido en 1997, pero se mantuvo libre tras apelar la sentencia. El caso de estos 60 niños terminó en 2004 cuando un tribunal decidió que el crimen era demasiado viejo para ser castigado.

Para ese año, Nicolás Aguilar presidía misa en la Arquidiócesis de Puebla y en la Diócesis de Cuernavaca.

Las organizaciones civiles que buscan que los crímenes de Aguilar sean parte del juicio contra el Vaticano argumentan que estos procesos judiciales y denuncias infructuosas “muestran claramente la predisposición de las autoridades mexicanas y del Poder Judicial de proteger a los curas pederastas en lugar de a las víctimas”, por lo que buscarán instancias internacionales.

Como víctimas reclaman fin a la impunidad y encontrar justicia, para ellos el caso de Nicolás Aguilar no es archivo muerto, por eso es la base de su denuncia contra la Iglesia y la pederastia clerical y tampoco creen que es suficiente que en 2009 el sacerdote haya sido retirado de sus deberes religiosos por orden del Vaticano.

“Se remueve de su “estado clerical” por estar vinculado a acusaciones de abuso sexual, pero eso no es justicia para nadie, no es justicia para ninguna de sus víctimas”, dice Joaquín, uno de los firmantes de los reportes entregados a la ONU, que finalmente acusó al Vaticano de propiciar los abusos y no proteger a las víctimas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Abuso
Iglesia
Pederastia
vaticano
Violaciones
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC