Home
>
Las “sociedades de convivencia” no existen para el IMSS
Las “sociedades de convivencia” no existen para el IMSS
3 minutos de lectura

Las “sociedades de convivencia” no existen para el IMSS

21 de octubre, 2013
Por: Rafael Cabrera (@raflescabrera)
Foto: Cuartoscuro.
Foto: Cuartoscuro.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se niega a reconocer que Valeria, su pareja Juana María y su hijo Ian, de apenas cuatro años, son familia. Así, también rechaza que Valeria y el niño puedan acceder a la pensión que les corresponde por la muerte de “Juani”.

“Hay que seguir”, dice Valeria con su marcado acento norteño. Se oye exhausta. A “Juani” ya no le alcanzó el tiempo. El cáncer de mama que la consumía como un cronómetro en cuenta regresiva la venció el miércoles pasado.

[contextly_sidebar id=”b97b53ca2c64097e7906447c9d396d94″] “Juani” intentó dar a contrarreloj su última pelea contra el IMSS de Saltillo, Coahuila: firmó una solicitud de juicio de amparo contra el organismo, a fin de exigir que Valeria e Ian fueran registrados como sus beneficiarios. Pero el tiempo, otra vez, no fue suficiente, y la ventanilla de los juzgados cerró casi al mismo tiempo que sus ojos.

“Somos una familia, que no digan otra cosa. Por eso vamos a seguir hasta que lo reconozcan”, dice Valeria, con ese tono decidido de las mujeres del norte de México.

***

Hace 13 años, Juana María “Juani” Rosales Salazar y Valeria del Carmen Niño Gómez comenzaron su relación. En 2009, decidieron ampliar su familia con la llegada de Ian.

Por cuestiones legales, el niño sólo fue registrado por la madre biológica, Valeria, pero las dos eran sus mamás sin distinción.

“Juani” se jubiló en 2010 como trabajadora del IMSS, el mismo organismo público que ha rechazado reconocer a su familia, y casi al mismo tiempo le diagnosticaron cáncer de mamá.

“Cuando la diagnostican, quisimos tener más certeza como familia y firmamos el pacto civil de solidaridad porque nos dijeron que era igual que casarnos, que traía los mismos beneficios”, cuenta Valeria.

El pacto civil, impulsado por el exgobernador priista Humberto Moreira, es una figura vigente en Coahuila desde 2007 para reconocer otros modelos de familia, pero que en los hechos no amplía derechos, como la seguridad social.

“Cuando su enfermedad avanzó, presentamos la solicitud de registro ante el IMSS con el pacto civil que firmamos. Resultó que no era matrimonio, que no lo reconocen, nos sentimos engañadas”, dice Valeria.

El pasado jueves, “Juani” fue velada y el viernes sus restos incinerados. Para hacer frente a los gastos, amigos de la familia armaron una colecta para ayudar a Valeria e Ian.

***

La historia de “Juani” y Valeria llegó hace unos días a Lol Kin Castañeda, una de las activistas que impulsó el matrimonio igualitario en el Distrito Federal en 2009 y quien, junto con Judith Vázquez, fue una de las primeras parejas del mismo sexo en casarse en México.

“Su caso nos llegó tarde, cuando Juani ya estaba desahuciada. Y trazamos dos estrategias urgentes. Una fue presentar un amparo contra el IMSS, pero no se logró por su fallecimiento y porque no se llegó a tiempo”, explica la activista.

“La segunda ha sido acercarnos al gobernador Rubén Moreira para que el acta de nacimiento de Ian incluya el nombre de Juani, y así se puede pedir que el IMSS dé beneficios al niño y Valeria”, dice Castañeda.

Ante el fallecimiento de “Juani”, la estrategia legal ahora implica que Valeria presente una solicitud al IMSS para acceder a los beneficios de pensión de viudez, que apenas llega a los 2 mil pesos.

“Una vez que la rechacen, porque seguramente el IMSS persistirá en su política discriminatoria”, explica Lol Kin, “con la negativa promoveremos el amparo”.

A su juicio, figuras como el pacto civil de solidaridad o las sociedades de convivencia –que siguen vigenten en el DF y precedieron al matrimonio igualitario- han sido engaños para las parejas del mismo sexo, pues en realidad no dan derechos a sus contrayentes.

“Ellas se unen bajo esa figura con la promesa de que es igual que el matrimonio, y no lo es. Es un engaño que ahora vemos cómo puede afectar a una familia. ¿Hasta cuándo se van a dignar a dar los mismos derechos?”, dice Lol Kin Castañeda.

Aún falta camino por seguir, pero en el fondo, afirma Castañeda, la lucha de “Juani”, Valeria e Ian es por la dignidad de ser reconocidos como la familia que son.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC