Home
>
Las dos caras del gobierno de Obama
Las dos caras del gobierno de Obama
3 minutos de lectura
Las dos caras del gobierno de Obama
16 de junio, 2013
Por: Dulce Ramos
@WikiRamos 
0

ObamaA veces parece que Estados Unidos tuviese dos gobiernos, uno abierto y otro no tanto. El presidente Barack Obama encabeza ambos, tratando de no tropezarse con él mismo.

[contextly_sidebar id=”65e79b8b3ec829c5a6eed316eff3bc8f”]Desde que ascendió a la presidencia, Obama ha aplicado un número impresionante de directrices en cumplimiento de sus promesas electorales de dirigir “el gobierno más transparente en la historia”.

Creó un centro dedicado a levantar el secreto de archivos y divulgarlos. Anunció una iniciativa para un gobierno abierto. Una cantidad vertiginosa de información fluyó a los bancos de datos públicos. Se crearon nuevos métodos para mostrarles a los contribuyentes cómo se gastaba su dinero. Se prometió lealtad hacia el cumplimiento con la ley.

Sin embargo, existe el otro gobierno.

Bajo el mandato de Obama se procesa a quienes filtran secretos como nunca antes. Ejerce privilegios sobre secretos de Estado para aplastar los juicios en contra del gobierno. Oculta un gran número de directivas y opiniones legales en soporte de las acciones del gobierno, no sólo en el campo del espionaje y no sólo en lo relativo a la seguridad nacional.

Ahora se sabe que realiza una vigilancia generalizada de los registros de llamadas telefónicas y que espía las actividades en internet de ciudadanos comunes mediante programas que eran secretos hasta que reveló los detalles un empleado de un contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés).

Steven Aftergood, director del proyecto sobre secretos del gobierno de la organización Federation of American Scientists (Federación de Científicos Estadounidenses), opina que Estados Unidos tiene a la vez el gobierno más transparente del mundo y, sin lugar a dudas, el más secreto.

Estados Unidos revela a diario una cantidad incomparable de información, pero sus secretos de seguridad nacional también crecen diariamente en cantidades asombrosas.

Inicialmente había indicios de que Obama no iba a cumplir cambiar drásticamente el equilibrio fundamental de su universo paralelo pese a sus promesas de llevar al gobierno en una nueva dirección transparente y que la apertura a orillas del río Potomac tendría que esperar.

Un indicio: Las órdenes de Obama en 2009 para imponer el secreto a ciertos documentos son casi parecidas a las de sus predecesores, por lo menos hasta Ronald Reagan.

Asimismo, una revisión hecha en 2011 sobre la forma en que el gobierno de Obama manejó los pedidos de archivos públicos bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA por sus siglas en inglés) subrayó que hubo muchos puntos positivos del presidente y su equipo sobre su empeño de seguir una cultura de transparencia.

Ésta cultura incluyó una orden ejecutiva en su primer día de gobierno, pero el análisis llevó a esa discordante conclusión cuando las acciones se compararon a sus palabras: “Muchos indicios de transparencia ni siquiera han regresado al promedio de los años (del gobierno) de Bush, un período conocido por su secrecía”. El reporte provino de la oficina conocida como OMB Watch, actualmente llamada Center for Effective Government (Centro para un Gobierno Efectivo).

Destacando lo positivo, Aftergood dice que el gobierno coloca más y mayor información en internet que antes, pero agrega que en el fondo, “la actividad de imponer secretos es muy alta“.

“El ocultamiento se ha convertido en un obstáculo en muchos campos de la política pública y seguimos viviendo con un sistema de archivos secretos que constituye un legado de la era de la guerra fría”, agregó.

Si el presidente Dwight Eisenhower estuviese con nosotros, diría que, “no tendría ningún problema en entender cómo opera el sistema de imposición de secretos. Se sentiría muy a gusto. Todos los demás sentimos que estamos viviendo en un “episodio de los Picapiedra“.

La cara secreta del gobierno tiene mucha facetas, algunas diseñadas con un Congreso sumiso, otras que emergen de su propio seno.

Con información de AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image