Home
>
La Marcha “Yo soy 132”: <br> La curiosa vida de los símbolos
La Marcha “Yo soy 132”: <br> La curiosa vida de los símbolos
3 minutos de lectura
La Marcha “Yo soy 132”: <br> La curiosa vida de los símbolos
24 de mayo, 2012
Por: Texto y fotos: José Merino (@PPmerino)
@WikiRamos 

Llegué a la Estela de la Luz pasaditas las seis de la tarde; estaba completamente llena. En mi vida, confieso, he ido a pocas marchas; pero de inmediato noté algo: muchos sonreían. Las sonrisas no suelen ser un atributo común en esas pocas marchas a las que he acudido. Había en esta congregación, como en la marcha del sábado, alegría.

La felicidad en la protesta, o por la protesta, o desde la protesta. Como sea, felicidad y protesta, una novedad en mi asombrada adultez. “Estos jóvenes se están viendo al espejo”, pensé; están dimensionándose. Probablemente los últimos en entender el peso de los símbolos, son sus creadores. Primero fueron 131, entonces fueron miles y miles de 132.

El 132 es una aclaración, sí, pero sobre todo una afirmación contundente: ser la/el 132 implica oponerse a cualquier acción o señal que merme la democracia y el libre flujo de información. Esa me parece la única síntesis posible. De ahí abrevan muchas posturas factibles, una feroz crítica a la cobertura de medios de todo lo ocurrido desde el 11 de mayo, y como hemos visto, una oposición abierta a Peña Nieto.

Lo primero que hice al llegar a la Estela de la Luz fue buscar “el centro” de la congregación, estuve arriba, al lado, bajé a la base del monumento… todo inútil. El movimiento no tenía un centro. Mejor dicho, cualquier punto era un centro posible. No había instrucciones, micrófonos o templete.

“¡Una congregación sin centro! ¡Una marcha sin frente!” Pensaba mientras ponía cara de estar entendiendo todo. Sigo intentándolo. Pertenezco a una generación que ha visto pasar miles de marchas prototípicas. Pertenezco también a la generación que siendo aún estudiantes universitarios atestiguamos la alternancia en la Presidencia de la República. En fin, pertenezco a la generación que acudió por primera vez a votar en 1994; que en el DF votó por primera vez por un Jefe de Gobierno en 1997… y que lleva por lo menos 12 años diagnosticando pasivamente la democracia mexicana, buscando tímidamente hacerla representativa.

En más de un sentido, tratar de entender este movimiento es tratar de entender las causas de mi propio entusiasmo.

La congregación mutó en marcha y ahí terminó el discurso que no mencionaba candidatos. Los muchos centros se volvieron muchas marchas y mismo número de posiciones. A los jóvenes del movimiento #YoSoy132 podrá incomodarles, pero son el núcleo simbólico de un círculo mucho más amplio que incluye apasionadamente su agenda para tener medios propios de una democracia (que no es lo mismo que democratizar medios), pero con similar pasión incluye la oposición al candidato del PRI a la presidencia.

La #marchayosoy132 tuvo su momento en la Estela de la Luz… y ahí se quedó. Quienes se movieron hacia el Zócalo y Televisa, estudiantes también, ampliaron la agenda restringida a medios e información, y la conectaron explícitamente con Peña Nieto.

Eso en nada cuestiona ni a unos ni a otros.

Los jóvenes de la #marchayosoy132 están defendiendo la democracia en la que crecieron (ellos sí), y en ella, identifican con mucha fortuna a la información como condición necesaria de su efectividad. Sus demandas, incuestionables, quedaron ya aclaradas en un pliego petitorio que dieron a conocer en la propia Estela de la Luz.

No sé si en ello se agoten, si continúen movilizándose, o si muden a espacios institucionales para garantizar el cumplimiento de su pliego petitorio. Lo que sí creo, es que en torno a ellos, dentro del espacio simbólico que abrieron, habrá quienes seguirán movilizándose con ese y otros discursos (pro y anti)… esos que como hoy, siguieron andando al Ángel, y de ahí a Televisa, y de ahí al Zócalo…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
132
crónica
Marcha
Símbolos
vida
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image