Home
>
Rubio y los republicanos hacen un juego peligroso con la inmigración: <i>The New Yorker</i>
Rubio y los republicanos hacen un juego peligroso con la inmigración: <i>The New Yorker</i>
4 minutos de lectura
Rubio y los republicanos hacen un juego peligroso con la inmigración: <i>The New Yorker</i>
03 de enero, 2012
Por: Redacción Animal Político
@WikiRamos 

La revista neoyorquina The New Yorker publica en su número de enero una historia sobre el enfrentamiento que sostiene el Senador por Florida Marco Rubio contra la cadena hispana Univisión, luego que ésta publicara que su cuñado estuvo recluído por ser parte de una red de narcotráfico.

Aquí te dejamos la nota completa:

Con sólo 42 años, Marco Rubio, un republicano que es el senador junior de Florida, tiene el glamour joven de Kennedy, con una esposa atractiva y cuatro hijos.

Los activistas del Tea Party lo aman, y ciertamente es el más prominente republicano hispano en Estados Unidos.

Los republicanos nacionalistas dicen abiertamente que Rubio es uno de lo más importantes contendientes para ser nominado como vicepresidente en 2012. Él podría, sugieren, asegurar la victoria para el partido republicano en Florida y ganarse los votos hispanos en otros estados, muchos de los cuales se han molestado por sus posiciones radicales sobre inmigración.

Pero las posiciones de Rubio sobre inmigración están  alineadas con las de los hispanos nacidos en Estados Unidos. Y estos puntos de vista han ayudado a que encabece una guerra contra Univisión, que es el medio más importante de habla hispana en la Unión Americana, y la cual apoya la reforma migratoria.

La lucha de Rubio contra Univisión comenzó en los primeros días de julio, cuando Geraldo Reyes, el jefe de la unidad de investigación de la cadena, habló con la hermana mayor de Rubio, Barbara Cicilia, y le preguntó sobre su esposo Orlando, quien dos décadas antes estuvo preso como parte de una investigación sobre un red de tráfico de drogas que compraba policías y vendía cocaína por kilo.

Poco después el director de comunicaciones de Rubio, Alex Burgos, arregló una llamada con el consejero político de Rubio, Todd Harris. Además de Lee, cinco personas de Univisión estuvieron en conferencia en la llamada: El vicepresidente de la cadena, Daniel Coronell; la directora editorial, María Martínez-Henao; y dos abogados de Univision.

Los colaboradores de Rubio querían matar la historia. Univision quería que Rubio hablara ante la cámara. El 11 de julio, cuatro días después Univisión presentó la nota como principal del noticiario vespertino, señalan Isaac Lee y Jorge Ramos. El 2 de octubre el Miami Herald, y su edición hermana en español El Nuevo Herald, publicaron una nota de portada dando cuenta del encuentro entre Univisión y Rubio, alegando un intento de extorsión por parte de la cadena.

La mayoría de los principales candidatos presidenciales republicanos rápidamente anunciaron que iban a boicotear cualquier debate organizado por Univision, a menos que la cadena se retractara. Steve Schmidt, asesor en 2008 de la campaña de John McCain, llamó al boicot contra Univision “una decisión profundamente miope.” Hay once millones de personas que viven en los EU que emigraron de manera ilegal, y todos los candidatos republicanos se oponen a prácticamente cualquier vía a la ciudadanía. Todos, a excepción de Jon Huntsman, se oponen al Dream Act. El escritor habló con Rubio en noviembre en su oficina en Washington. Mientras el desempleo siga siendo alto, dijo, no se relajarán las restricciones de inmigración.

Pero, si ha caído, a él le gustaría aligerar las leyes de inmigración de alto nivel de educación a inmigrantes, refugiados políticos, y a trabajadores agrícolas. Sin embargo, se opone a toda forma de amnistía. Las notas de la conversación entre la oficina de Rubio y Univision no ofrecen un caso convincente de que Univision propusiera lanzar cualquier mención de antecedentes penales del cuñado de Rubio si accedía a una entrevista.

Parece mucho más probable que el boicot a un debate en Univisión fuera una manera conveniente de los candidatos republicanos para apoyar al senador Rubio y, al mismo tiempo, evitar participar en un debate en la víspera de las primarias de Florida, que probablemente serviría para alentar a los hispanos. En una encuesta de diciembre hecha por ImpreMedia y Latino Decisions, sólo 13% de los hispanos dijo que la inclusión de Rubio en la lista nacional haría mucho más probable que votaran por los republicanos, el 10% dijo que lo haría mucho menos probable.

Lea la nota completa en The New Yorker (en inglés, suscripción)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Marco Rubio
Republicanos
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image