Home
>
La silla vacía de Moreira
La silla vacía de Moreira
3 minutos de lectura
La silla vacía de Moreira
03 de diciembre, 2011
Por: Francisco Sandoval (@MrTerremoto)
@WikiRamos 
0
La silla vacía de Moreira. Foto: Cuartoscuro.

I

El pequeño recipiente de agua fue lo único que quedó en la mesa. “PRI. La fuerza de México”, se podía leer en la etiqueta con la que fue cubierta, mientras uno de los conserjes acomodaba la silla tubular que minutos antes ocupara Humberto Moreira y que al igual que la botella de plástico de 300 mililitros que se bebió en 3 sorbos, quedó vacía.

El logotipo del PRI, proyectado en la pantalla gigante del auditorio, aluzaba el escenario, mientras los tambores de una batucada retumbaban cada vez más fuertes. La sonrisa forzada cada vez que alguien le extendía la mano o le brindaba un abrazo, parecía resumir el motivo por el cual minutos antes había solicitado su renuncia como presidente del partido: La contratación -presuntamente irregular- de una deuda estimada en 36 mil millones de pesos como gobernador de Coahuila.

Su salida es la muestra de una actitud “limpia y viril”, le dijo la diputada priísta Beatriz Paredes, cuyas palabras generaron una prolongada ovación entre los integrantes del Consejo Político Nacional del PRI reunidos en pleno, que no perdieron la oportunidad para reconocer los logros electorales atribuidos a Moreira en su gestión como presidente del partido.

II

Jóvenes coahuilenses despiden a Moreira con batucada. Foto: Francisco Sandoval.

Lo despidieron como muchos mexicanos le dicen adiós a sus muertos: con música. Tambores colgados al cuerpo, llamativas pelucas y un alto voz en mano, un grupo de aproximadamente 20 jóvenes provenientes de Coahuila, fueron los encargados de poner un ambiente fiesta en el auditorio Plutarco Elías Calles donde sesionaba el Consejo Político priísta.

Por espacio de 2 horas se mantuvieron callados. De vez en cuando lanzaban alguna porra a favor de Humberto Moreira o el estado de Coahuila, ante la mirada de los trajeados y encorbatados consejeros priístas que de vez en cuando los miraban de soslayo.

Fue pasada la 1 de la tarde, agotada la orden del día en la que se eligió a Jesús Murillo Karam como presidente de la Comisión Nacional de Procesos Internos, que los jóvenes comenzaron la bulla cuando por el micrófono el secretario Técnico del Consejo, Enrique Jackson, anunció que Moreira ofrecería unas palabras.

“El nuevo PRI resurgió, Humberto Moreira lo logró”, gritaban a todo pulmón los coahuilenses, mientras a ritmo de batucada el resto de los priístas aplaudían a su presidente quien con una sonrisa desganada saludaba de mano a varios de los consejeros y se acercaba al micrófono para ofrecer el discurso en que solicitaría su renuncia como dirigente del partido.

“Saludo de manera especial a un grupo de coahuilenses que se organizaron y están este día aquí conmigo”, les dijo Moreira a los jóvenes antes de iniciar su mensaje, provocando con ello que los tambores de los invitados retumbaran más duro en el auditorio priísta.

III

Traje oscuro, corbata gris y el rostro sereno, Moreira fue ovacionado por sus consejeros, quienes finalmente votaron a favor de su renuncia, atribuida a la “guerra mediática” de la millonaria deuda con la cual, según el ex gobernador coahuilense, se trata de dañar al partido.

Priístas respaldaron a Moreira. Foto: Cuartoscuro.

Justo a la 1:15 de la tarde, la reunión del Consejo Político finalizó ante un torbellino de reporteros y priístas que se abalanzaba a Moreira para tratar entrevistarlo, saludarlo, abrazarlo o tomarle una foto. Sólo algunos consejeros, como Enrique Jackson y Beatriz Paredes, pudieron hacerlo, pues casi inmediatamente fue sacado por una de las puertas laterales del auditorio.

Los consejeros que se quedaron con las ganas de retratarse con Moreira tuvieron que conformarse con la foto de Cristina Díaz, quien como secretaría general del partido ocupará la presidencia de manera interina, en tanto se elige al nuevo presidente del PRI el próximo 8 de diciembre.

Menos de 10 minutos bastaron para que el auditorio quedara vacío. En el iluminado escenario los conserjes del lugar retiraban cuidadosamente de la mesa principal los carteloncillos con los nombres de los integrantes del Consejo Técnico. El de Moreira fue el primero. En el que fuera su lugar sólo quedó una botella de plástico y la silla que ocupara cuidadosamente acomodada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image