Home
>
Inauguran distribuidor vial en Mérida pese a protestas
Inauguran distribuidor vial en Mérida pese a protestas
5 minutos de lectura
Inauguran distribuidor vial en Mérida pese a protestas
10 de octubre, 2011
Por: Luis Castrillón
@WikiRamos 
Protestas contra el distribuidor vial en Paseo Montejo.

Su ausencia no impidió que se les aludiera: en medio de las palabras de agradecimiento a la ciudadanía, las autoridades de la capital de Yucatán y del estado obviaron los mensajes dirigidos a quienes desde su palco de partido político u organización ciudadana se negaron a ser testigos de la inauguración de la obra vial que adelantó la contienda electoral hacia 2012 en Yucatán.

El entrelineado en el discurso dejó de serlo desde que el maestro de ceremonias en la inauguración del distribuidor vial de la Prolongación de Avenida Paseo de Montejo y Circuito Colonias, Fernando Río, vitoreaba en intentos de arengar a los cerca de mil asistentes al acto protocolario la ya famosa frase: ¡sí se pudo, sí se pudo!

“Éste es el día que hay que recordar…”, expresaba entusiasmado en clara alusión a militantes del Partido Acción Nacional y representantes de organizaciones civiles que en actos públicos y manifestaciones en las últimas semanas han pedido recordar el 4 de julio como una fecha en la que se habrían violentado las garantías ciudadanas de quienes entonces protestaban por la construcción del paso a desnivel inferior y que esta noche inaugural habían decidido omitir su presencia.

“Por eso han venido con sus cámaras fotográficas (los asistentes), para atestiguar el hecho”, añadía refiriendo los videos y fotos que fueron expuestos a través de redes sociales virtuales y sitios en internet sobre el choque entre ciudadanos y militantes del PRI y del PAN, ocurrido en la fecha señalada, y con los que -pese a los materiales editados-, fue posible identificar responsables en ambos grupos involucrados.

Tal era el ánimo del presentador en los segundos previos a que la alcaldesa de Mérida, Angélica Araujo Lara, y la gobernadora, Ivonne Ortega Pacheco, subieran al templete dispuesto para el acto, que incluso reusó para la ocasión el texto de un viejo comercial de brandy mexicano anunciado por Anthony Quinn, allá por la década de los 80:

“Si las obras que valen la pena fueran fáciles, cualquiera las haría. Nadie dijo que fuera fácil, pero los yucatecos no somos cualquiera, y aquí están los hechos”, cerraba con mayor enjundia en su alocución.

Vestidas de blanco, ambas funcionarias, subieron al entarimado donde las esperaban legisladores federales y senadores priistas, regidores del mismo partido del Cabildo meridano y representantes de los Poderes Legislativo y Judicial. Lino italiano, casimir, gabardina y algodón, en guayaberas, camisas casuales, pantalones y vestidos sueltos, moda combinada con tradición yucateca también en blanco cerraban el escenario.

Las primeras filas de asistentes repetían el patrón cromático, combinado con sonrisas satisfechas. En su mayoría titulares del gabinete estatal y directores de área del ayuntamiento, así como subordinados de diversos rangos, que hacían como mínimo el 40 por ciento de la asistencia. El protocolo de vestimenta había sido solicitado con anticipación, para enarbolar el mensaje referente a Mérida como “Ciudad de la Paz”, mensaje inscrito en un costado del puente del distribuidor vial, o para tomar el mismo color de quienes asistían a las protestas previas contra la obra, mencionaría alguien entre el público.

El color lo dieron los fuegos artificiales que reventaron el breve silencio posterior a los discursos, mezclándose con la música y voz de una interpretación de Sarah Brigthman en el sonido ambiente del festejo y que pusieron más ánimo en el acto protocolario que siguió con una fiesta a ritmo de cumbia y sonidos más tropicalosos que los de la diva inglesa, todavía por una hora más después.

Previamente, la alcaldesa Angélica Araujo Lara parecía arrancar su precampaña aspiracional a la candidatura de la gubernatura del estado en 2012. Frente a lo que se considera entre los círculos políticos locales como “la obra magna” que todo alcalde o alcaldesa debe dejar como marca de su paso por el ayuntamiento, agradecía a quienes creyeron en su administración y lo siguen haciendo.

Dirigiendo su mirada tanto a los asistentes como a la sonriente gobernadora Ivonne Ortega, la primera edil meridana expresaba su alegría por la obra y ponía énfasis en destacar sus virtudes, descartando lo negativo que alguien pudiera encontrarle: “basta con mirar a nuestro alrededor, para darnos cuenta de todo lo que hemos ganado y de todo lo que hemos avanzado con la construcción de este gran proyecto”. “Una obra tangible y duradera”, añadiría después.

Agradecía a los ciudadanos que la respaldaron, a la empresa constructora de la obra, Proser, y a su director general, Raúl Ancona Riestra; lo hacía igual a los trabajadores del ayuntamiento y de la compañía encargada, y también a la gobernadora del estado: “por su invaluable apoyo en todos los ámbitos para hacer realidad este sueño”.

La alcaldesa sería secundada por la gobernadora Ortega Pacheco, quien después de agradecer haber sido invitada de honor al acto protocolario inaugural del distribuidor vial, tomaría la obra como pretexto para señalar algunos de los logros en obra pública de su administración, como una preparatoria universitaria más, la ampliación del Hospital General Agustín “O’Horán”, la iluminación de iglesias y templos en la ciudad y otros municipios, el Museo de la Cultura Maya, la futura remodelación y rescate del Centro Histórico meridano, entre otras.

Al retomar la línea de sus discursos a lo largo de este último año de su gobierno, Ortega Pacheco aludió a la cultura maya al expresar que este tipo de obras son “los hilos con los que se borda el futuro”. Y reiteró la necesidad de mantener la unión para que “completemos el bordado del nuevo tiempo”.

“Sigamos unidos -cerraba con fuerza contra toda oposición-; porque es en la unidad, en la paz y en la suma de buenas voluntades, donde no habrá nada que pueda detener el paso de esta tierra, que es tierra de gigantes, la tierra del mayab.

Tras los discursos vendrían los fuegos artificiales, las luces refractadas entre los chorros de agua de la llamada -a partir de esta administración municipal- “Fuente de la Paz”, los verdes destacados de palmeras y ceibas plantados en derredor, con iluminación del mismo color.

Horas después se abriría la circulación al paso vehicular por debajo de la fuente, y por debajo mismo, con el ruido de los primeros autos cruzándolo y dándole uso, parecerían irse las protestas, los conflictos y las posiciones encontradas. Desde el distribuidor vial, paso a desnivel inferior o “paso deprimido”, como lo llamaron sus detractores, parecían esta noche comenzar a tomarse, efectivamente y agilizando el avance, las direcciones a seguir políticamente con rumbo a 2012, e incluso más allá. Tanto de los presentes, como los ausentes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image