Home
>
La serie <i>El Equipo</i> acabó empeorando reputación de PF: NYT
La serie <i>El Equipo</i> acabó empeorando reputación de PF: NYT
7 minutos de lectura
La serie <i>El Equipo</i> acabó empeorando reputación de PF: NYT
13 de junio, 2011
Por: Dulce Ramos
@WikiRamos 
0
Imagen oficial de "El Equipo". Foto: EsMas.com

“En principio no hay problema con que una institución se promueva a sí misma“, afirmó a The New York Times, Ernesto López Portillo, uno de los expertos más reconocidos en reforma policial. “Pero la imagen y la realidad no coinciden … creo que es un exceso”, afirmó en relación a la serie El Equipo.

La mayoría de los casos reales son solucionados con información de la audiencia, afirmó López Portillo al NYT, quien explicó también que a menos que la gente confíe en la policía, no reportarán actividades sospechosas. “Las policías más avanzadas intentan ganar la confianza de la gente“, afirmó el también director del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde).

Sobre el show afirmó: “Si no aparentan hablarle a la gente, es completamente fantasía. Es  un abuso de los recursos que la televisión te da para construir una imagen. Nadie le creyó  al programa“, finalizó López Portillo.

“¿Cómo podrían hacerlo? -se pregunta el NYT- si los investigadores de El Equipo pasaban mucho tiempo escabulléndose en las casas de los capos disfrazados de repartidores o esperando mesa en cafés donde tratantes de blancas discutían sus negocios. Algunos críticos encontraron el comportamiento de los policías tan tonto que el programa acabó empeorando la reputación de la PF en lugar de limpiarla.”

El reportaje de NYT cita una columna de Álvaro Cueva en Milenio, cuando afirma que El Equipo “pintó a nuestra policía como una bola de gente no profesional, que toman decisiones impulsivas y no les importa si desatan un baño de sangre siempre y cuando logren lo que buscan”.

Spot de la serie El Equipo:El análisis de The New York Times

En un país donde nadie confía en la policía, ¿puedes hacer una serie de televisión sobre policías? Esta es la pregunta que se hace The New York Times en el reportaje de la serie que fue transmitida por tres semanas y que tuvo 15 capítulos.

El horario estelar mexicano está lleno de melodramas y programas cómicos, una variedad de shows e incluso miniseries históricas, pero hasta el último mes una versión de los procedimientos policiales, a la usanza de la televisión estadounidense, no se había visto nunca en México.

Tan vieja como la fórmula policiaca, la serie -a decir del NYT– es sólida y funciona bien. Funcionarios honestos, ya sea en Gran Bretaña, España o Suecia, recolectan evidencia, interrogan testigos y en su mayoría encuentran a los culpables. Hasta Rusia tiene su propio remake de “La Ley y el Orden”. En México, sin embargo, la idea de un protagonista que es un policía con integridad plantea tal distancia con la realidad de la mayoría de los mexicanos, que una drama policial siempre había parecido difícil.

Pero en mayo, la encarnación mexicana de este drama finalmente llegó. El programa El Equipo no trata de resolver la contradicción entre lo que los ciudadanos piensan sobre la policía -incompetentes en el mejor de los casos, colaboradores de los criminales, en el peor-, en lugar de esto busca fanfarronear al estilo de 24. El show busca deslumbrar con las proezas de un grupo de élite anticrimen tan heróico que sus miembros no necesitan si quiera sus apellidos.

El trabajo del equipo es dividido entre operativos y el tiempo gastado en tecleos en computadoras  en lo que se supone son las instalaciones del Centro de Inteligencia de la Policía Federal, pero que luce más como un centro de conferencias de un hotel de Acapulco de los años sesentas con luces neón, del cual sólo lo separan algunos aparatos electrónicos “elegantes”. La serie, que fue la estelar por tres semanas seguidas, será transmitida la cadena de habla hispana en Estados Unidos, empezando este jueves. No se ha tomado una decisión sobre una segunda temporada.

Tan pronto como inició la serie, la historia chocó con la vida política real de la guerra contra los traficantes de drogas. Una de las piezas centrales de la estrategia contra el crimen organizado del presidente Felipe Calderón es la creación de una policía nacional eficaz para relevar al Ejército. El hombre a cargo de construir esta Policía Federal es Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública federal, quien se ha convertido en una figura polémica en la guerra contra las drogas mientras el número de muertes crece y la violencia se esparce a entidades pacíficas anteriormente.

Según el NYT, el titular de la SSP federal gusta del lado teatral de su trabajo. En un caso famoso del 2005, cuando el era el jefe de la Policía Federal, él admitió haber simulado el arresto de una presunta secuestradora para que las televisoras pudieran transmitir acción policial “en vivo”. Después del arresto el año pasado de Edgar Valdez Villarreal, “La Barbie“, el secretario hizo público un DVD del interrogatorio. Lo anterior sólo ayudó a poner el tema en la televisión, pero nada por ayudar a la investigación.

Cuando se trata de dramas de EU, los cuales pueden verse cualquier noche de la semana en nuestro país, los mexicanos no desconfían mucho, pero cuando la acción es en casa, la policía de la TV sí causa incomodidad.

Los episodios avanzan muy rápido mientras muestran la fortuna de los cuatro miembros del equipo -Santiago, Mateo, Magda y Fermín— y su comandante, Jefe Sigma, quien sigue sus acciones en tiempo real a través de una pantalla del tamaño de una Imax en el centro de operaciones y grita desde su diadema bluetooth cuando las cosas se ponen difíciles.

En algún punto, el equipo es infiltrado con resultados devastantes. La audiencia deduce rápidamente quien es el traidor, pero los policías lo hacen con mayor dificultad, especialmente Fermín que le pide que se case con él.

Es por esto que las locaciones son de alguna forma su salida más interesante. Las calles y las casas son reales, y rompen con los claustrofóbicos sets mexicanos, usados para ser vistos en las telenovelas. Pero lo que las audiencias nunca vieron fue a Santiago y a sus colegas recolectando evidencia o entrevistando testigos, acciones fundamentales en el trabajo policiaco, aun en televisión.

No fue mandada a hacer: El productor

El equipo “no es una serie mandada a hacer”, afirmó Pedro Torres a The New York Times (NYT), productor de la misma serie, en respuesta a las acusaciones que señalan a la serie como un infomercial.

“Pero hemos dicho desde el principio que esta serie no vería la luz sin el apoyo decisivo y decidido de la Policía Federal. Queríamos ver sus instalaciones, queríamos tener acceso a su equipamiento, helicópteros, vehículos, armamento. Queríamos que fuera una serie al estilo estadounidense, donde ves patrullas reales, helicópteros reales, etcétera, etcétera”, agregó el productor.

Según el diario neoyorquino, en círculos de seguridad era un secreto a voces que García Luna quería ver un show policiaco en televisión, creado a partir de algunas series en España como El Comisario. Pero Torres afirmó que el ímpetu por El Equipo vino de Televisa. Torres, quien se declaró fanático de los dramas policiacos, afirmó que quería romper con las telenovelas que dominan los horarios estelares de la televisión mexicana.

Fragmento de El Comisario, serie policiaca española:“Si hubiera un mensaje que quisiéramos transmitir, es que dentro de la policía hay tecnología, hay inteligencia, hombres comprometidos, gente de carne y hueso que van a trabajar todos los días,” dijo Pedro Torres, quien produjo la serie para Televisa, la televisora predominante en México. “Pienso que hay muchos héroes y muchas personas honestas dentro de la Policía Federal.”

La prensa mexicana inmediatamente calificó a El Equipo como un informercial para la Policía Federal, el cual dio a Torres un acceso a las instalaciones mientras filmaba. Legisladores mexicanos demandaron que García Luna rindiera cuentas sobre el presupuesto que se invirtió en apoyos a la filmación de la serie y cuánto tiempo los agentes fungieron como extras para Televisa.

El rating fue 25% menor a lo que las telenovelas logran regularmente en el mismo horario; Torres arguyó que esto se dio debido a que el programa le pedía a la gente que cambiara su hábitos como espectador. “No puedes hacer un drama policial demasiado complejo o sútil”, afirma el productor de la serie cuando las inconsistencias le son mencionadas, “porque la audiencia está acostumbrada a un lenguaje, y éste es el de las telenovelas.”

Con información de The New York Times.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image