Home
>
Historia electoral del Edomex: <br>Ni tan priista ni tan estable
Historia electoral del Edomex: <br>Ni tan priista ni tan estable
5 minutos de lectura
Historia electoral del Edomex: <br>Ni tan priista ni tan estable
02 de mayo, 2011
Por: José Merino (@PPmerino)
@WikiRamos 

El común denominador en las discusiones sobre la elección del próximo 3 de julio en el Estado de México es que se trata de una entidad hegemónicamente priista. La conclusión no es tan simple: en su historia electoral se observa una caída en la ventaja del PRI y un electorado volátil.

[script nr=’1′]

De 1993 a 1999, en la elección para gobernador, el PRI pasó de 58.2% de los votos a 41.1%, aunque en 2005 recuperó un poco de lo perdido, justamente en la elección de Enrique Peña Nieto, al obtener 47.7% de la votación; en esa ocasión, la suma de los votos del PAN y el PRD fue de 59.1%. Notoriamente, el PRD es el único partido en la entidad que en el periodo ha crecido sistemáticamente en votos.

Otra conclusión común es decir que las elecciones en el Estado de México son una especie de oráculo para las elecciones presidenciales que ocurren justamente al año siguiente. Tampoco eso queda claro si comparamos el voto en esa entidad por gobernador contra el voto nacional por presidente:

[script nr=’2′]

 

[script nr=’3′]

[script nr=’4′]

El Estado de México ha sido mucho más priista al momento de elegir gobernador, de lo que México ha sido al momento de elegir presidente. La distancia creció además dramáticamente entre 2005 y 2006, cuando Peña Nieto y Roberto Madrazo fueron los candidatos tricolores, respectivamente.

Notoriamente, en el caso del PAN las líneas son paralelas, lo que implica que al menos en los últimos tres procesos electorales la votación para gobernador en el Estado de México son un termómetro de lo que pasará el año siguiente en la elección federal, aunque con un sesgo negativo. En cuanto al PRD, mientras la entidad ha mostrado una tendencia positiva, a nivel nacional ha sido más volátil; por ejemplo, México fue mucho más perredista en 2006 de lo que fue el Estado de México en 2005, mientras que la entidad lo fue más en 1999 de lo que fue el resto del país en 2000.

Bien, pero al momento de la elección presidencial, ¿cómo vota el Estado de México respecto al resto del país?

[script nr=’5′]

 

[script nr=’6′]

[script nr=’7′]

 

Sí, aquí sí, la distribución de preferencias en el Estado de México se acerca a la distribución nacional, lo que nuevamente confirma que se trata de un electorado con preferencias cambiantes, incluso más que a nivel nacional. Hay dos diferencias notables: 1. La entidad ha sido menos priista que el promedio nacional; 2. La entidad fue más panista que el país en 2000 y más perredista que el país en 2006.

Mientras tanto en los municipios…

[script nr=’8′]

El Estado de México es y ha sido un estado mucho más plural y cambiante de lo que tendemos a pensar. El dominio priista, al menos en las elecciones para presidentes municipales, es un fenómeno reciente (2009), no observado desde 1993, debido en gran parte a la estrepitosa caída del PRD, y en menor medida del PAN. En 2000, el PAN obtuvo una votación más alta que el tricolor, y en 2006 el PRD se quedó apenas tres puntos porcentuales por debajo. En ambos casos, bajo el efecto de la elección presidencial respectiva.

Para terminar: voto legislativo

El voto legislativo revela con mayor claridad el voto propiamente partidista, particularmente cuando no coincide con una elección para presidente o gobernador. Empecemos por las elecciones para el congreso local:

[script nr=’9′]

Lo obvio: La tendencia de votación ha sido casi idéntica a la mostrada en las elecciones municipales. El priismo hegemónico es un fenómeno no observado desde 1993, al tiempo que las preferencias electorales han sido claramente cambiantes.

En cuanto a la elección de diputados federales:

[script nr=’10’]

Lo dicho: El Estado de México es una entidad plural y volátil. Nuevamente vemos que la del PRI es una recuperación en 2009, pero lejana a los niveles que obtuvo bajo el sistema no democrático de 1991 y 1994. Recuperación que va acompañada de una fuerte caída por parte del PRD, y el crecimiento visible de “otros” partidos, particularmente el PT.


Hasta 2003, en la votación por diputados federales el Estado de México había sido menos priista que el resto del país y la recuperación del tricolor en la entidad entre 2006 y 2009 corre paralelamente a la que ocurrió nacionalmente. Del mismo modo, la tendencia en votos por el PAN y el PRD se han movido similarmente, aunque, con excepción del 2000, el Estado de México ha sido tradicionalmente menos panista y, curiosamente, con excepción del 2006, la entidad ha sido más perredista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image