Home
>
Samuel Ruiz y el adiós de los indígenas
Samuel Ruiz y el adiós de los indígenas
4 minutos de lectura

Samuel Ruiz y el adiós de los indígenas

25 de enero, 2011
Por: Dulce Ramos.
@WikiRamos 

La misa en recuerdo de Samuel Ruiz, Obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, fue como él en vida. De la gente de a pie y de los defensores de derechos humanos. 
Si en 1994, cuando el conflicto armado en Chiapas cimbró al país, los políticos se condujeron con desatino, 17 años después, la muerte de quien fue el gran mediador del conflicto chiapaneco sólo mereció, para la mayoría de ellos, lacónicos comunicados o el usual minuto de silencio.

Misa de Samuel Ruiz. //FOTO: Cuartoscuro

Como si México no hubiera dado una vuelta de tuerca con el conflicto y Samuel Ruiz, como protagonista, no mereciera más.

Ayer, en la parroquia Santa María de la Anunciación, cerca de Ciudad Universitaria, las figuras políticas fueron pocas y distantes en sus reacciones.

El más representativo de aquellos convulsos años 90 fue acaso Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. En aquel tiempo, en que el Subcomandate Marcos era una figura enigmática, el ‘ingeniero’ era el político disidente por antonomasia. Su recién formado PRD era de los pocos contrapesos que tenía el sistema presidencial que ya agonizaba.

Cuauhtémoc Cárdenas durante su llegada a la misa de Samuel Ruiz. //FOTO: Cuartoscuro

En una de las naves laterales de la iglesia, Cárdenas, de semblante y palabras parcas, recordó a Samuel Ruiz como un hombre que vivió de acuerdo a sus principios y que siempre luchó por las reivindicaciones de los derechos indígenas.

Y de pasarela política no hubo más.

La presidenta de la Junta de Coordinación Política de los Diputados, Josefina Vázquez Mota (inexistente en el panorama político de aquellos años) se sentó en primera fila en el transepto, pero declaraciones, no hizo. 
También tuvo una presencia discreta Luis H. Álvarez , Coordinador para el Diálogo y la Negociación en Chiapas con Vicente Fox.

Josefina Vázquez Mota también acudió a despedir al obispo.//FOTO: Cuartoscuro

Aun con pocas figuras, el homenaje no estuvo exento de carga política. Una vez que los sacerdotes ingresaron a la parroquia, un puñado de representantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra protagonizó uno de los momentos más sentidos de la tarde: Machetes en mano entraron a la iglesia, en cuyas paredes retumbó el “¡Samuel vive! ¡La lucha sigue!”.

El Obispo que no parecía

Las palabras más sensatas hacia el trabajo de ‘Tatik Samuel’ (nuestro padre Samuel, en tzetzal) vinieron de sus colaboradores y de quien trabajó con él en Chiapas solideo a solideo: Raúl Vera López, actual Obispo de Saltillo y también defensor de los derechos Humanos.

Entre el sonido de la marimba, Vera ofició la misa en el que, por retrasos, el cuerpo no estuvo presente. Sin embargo, ello no mermó el fervor. Los presentes demostraron su admiración por “el obispo que no parecía obispo”, como lo definió un sacerdote de hombre Heriberto, representante de San Cristóbal, al hablar de su labor con los indígenas en la sierra chiapaneca. 
Vehemente y conmovido, el obispo Vera recordó lo que los políticos, con su ausencia, parecieron haber olvidado.

“Don Samuel llegó a un Chiapas plagado de injusticias y de abusos contra el pueblo indígena. Pudo ver las espaldas marcadas por los látigos, constató que el salario era de tres centavos y que nunca se pagaba porque existían las tiendas de raya, muchachas indígenas sometidas al derecho de pernada”. 
En una homilía cargada de elogios, Raúl Vera recordó que ‘Tatik’, que hoy cumpliría 51 años como obispo, se enfrentó a las voces que reprobaban sus acciones en la diócesis.

“Dichoso tú, Tatik Samuel, perseguido por la causa de la justicia, porque tuyo es hoy en plenitud el reino de los cielos. Dichoso tú que fuiste objeto de injurias y calumnias, de innumerables persecuciones, de vituperios, de insultos por la causa de Jesús”.

Las palabras de Vera, al punto del llanto, desataron aplausos.

Una larga espera

Desde las 15:00 horas, el obispo Raúl Vera anunció que el cuerpo no llegaría a la hora programada por retrasos en el embalsamamiento. Así, no hubo político que resistiera la espera y, sigilosos, uno a uno se retiraron. 
Tarde, pero a tiempo para recibir los restos del Obispo llegó Manuel Camacho Solís, primer comisionado para la Paz nombrado en 1994 y quien tuvo un contacto cercano con Samuel Ruiz.

Emilio Álvarez Icaza excomisionado de Derechos Humanos en el DF.//FOTO: Cuartoscuro

De políticos, sólo él estuvo presente cuando a las 19:20 horas llegó el féretro de madera entre gritos de ¡Queremos obispos junto a los pobres!
 Aturdido por los aplausos, casi en el atrio, un joven veinteañero se alejó para tomar una llamada.

‘Estoy en la misa de Samuel Ruiz, güey. ¿Sí sabes quién era?”, dijo a su interlocutor. Si el levantamiento en Chiapas, el movimiento indígena y todo lo que atrajo aquel 1994 comienzan a difuminarse en la memoria de la gente, en el recuerdo de los políticos, a juzgar por su poca presencia, parece que comienzan a borrarse por completo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Adiós
Funeral
Samuel Ruiz
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC