Home
>
¿Por qué los republicanos quieren llevar a juicio a Obama?
¿Por qué los republicanos quieren llevar a juicio a Obama?
4 minutos de lectura

¿Por qué los republicanos quieren llevar a juicio a Obama?

31 de julio, 2014
Por: mzepeda
Foto: AP
Foto: AP

Los republicanos, que hicieron todo lo posible para impedir la aprobación de la reforma sanitaria del presidente Barack Obama y hasta llegaron a forzar el cierre de la administración por varias semanas, ahora quieren llevar al mandatario estadounidense a juicio por no aplicarla.

Detrás de esta aparente paradoja, los opositores defendiendo la aplicación del Obamacare, está la defensa de la división de poderes, en palabras de los congresistas republicanos que promueven la iniciativa.

La demanda en cuestión, aprobada por 225 votos contra 201, se circunscribe al hecho de que Obama ordenó en dos ocasiones ampliar un plazo impuesto por la Ley de Seguros Asequibles, la conocida como Obamacare.

“¿Piensan dejar que cualquier presidente elija qué leyes quiere ejecutar y cuáles cambiar?”, preguntó en su intervención ante los parlamentarios el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, impulsor de la idea.

Los republicanos en el Congreso se quejan de que Obama se ha excedido en sus poderes constitucionales en numerosas ocasiones, puenteando al Legislativo con sus órdenes ejecutivas.

Ponen como ejemplo la facilitación unilateral de las deportaciones de jóvenes inmigrantes y el intercambio de un soldado por cinco miembros del Talibán encarcelados en Guantánamo.

Se trata de la primera vez que una de las cámaras emprende una acción legal sobre los límites de sus poderes constitucionales, aunque ya antes, a título individual, miembros del Congreso habían demandado a un presidente.

“Truco electoralista”

El proceso resulta confuso para algunos observadores, quienes se preguntan por qué, si se trata de un supuesto exceso de las atribuciones presidenciales, el Congreso no opta por promover un “impeachment” o proceso de destitución, algo que los republicanos niegan que sea su intención.

Los demócratas tratan de colocarle la etiqueta de “impeachment” a la iniciativa, en un intento por desprestigiarla ante la opinión pública, que recuerda traumáticos procesos similares, como el que atravesó Bill Clinton por el caso de Mónica Lewisnky en 1998 o el que pendió sobre Richard Nixon en 1974 por el caso Watergate.

La solicitud de autorización para demandar a Obama ante tribunales deberá ser aprobada por el Senado, donde muchos consideran que no sobrevivirá, sobre todo considerando que el Congreso entra esta semana en su receso de verano.

“No deberíamos estar gastando dinero en esto”, dijo la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi.

El oficialismo ve en la iniciativa una operación electoral de cara a los comicios legislativos de mitad de mandato que se celebrarán en noviembre.

“Todo el mundo ve esto como un truco electoralista”, fue la reacción del presidente Obama. “Si no van a hacer nada, nosotros haremos todo lo que podamos”, agregó.

El mandatario no ha ocultado su frustración por el bloqueo opositor a sus iniciativas del Congreso en asuntos como inmigración, derechos de los homosexuales, energía y medio ambiente.

Ya desde discurso sobre el Estado de la Unión, en enero pasado, había advertido su intención de usar sus poderes ejecutivos para adelantar algunas políticas públicas.

“Hemos adoptado más de 40 acciones que buscan ayudar a las familias de trabajadores. Nosotros actuamos cuando el Congreso no lo hace”, dijo Obama.

“Bolígrafo y teléfono”

Ya desde enero, en los pasillos de la Casa Blanca se oye hablar de la estrategia del “bolígrafo y el teléfono” del presidente. El teléfono para convocar reuniones en la residencia presidencial y el bolígrafo para firmar órdenes ejecutivas.

“Esa alteración de los podres debería alarmar a los miembros de ambos partidos porque amenaza la esencia de la institución del Congreso”, escribieron los republicanos en el reporte que acompañó a la ley para demandar a Obama.

“Esto no es sobre republicanos y demócratas, es sobre defender la Constitución que sobre la que prestamos juramento”, dijo Boehner durante su encendida defensa de la medida el miércoles.

Todos los presidentes desde George Washington han emitido este tipo de resoluciones. Obama, de hecho, no ha firmado muchas más que sus antecesores más recientes.

En sus seis años en el Despacho Oval, ha emitido 183. George W. Bush suscribió 291 en sus ocho años y Ronald Reagan 381, según un estudio del Proyecto de la Presidencia Americana de la Universidad de California Santa Bárbara.

Pero los republicanos, que en las venideras elecciones de noviembre aspiran a conservar su mayoría en la Cámara Baja y ganar la mayoría en el Senado, insisten en que Obama ha usado las suyas para implementar leyes aprobadas por el Congreso de forma selectiva, alterando los equilibrios de poderes previstos en la Constitución.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
Imagen BBC